Donde queremos vivir ¿en Viladecans o en Vilacarlitos?

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

No nos engañemos, ni dejemos que nos tomen el pelo, lo que vamos a votar en las elecciones municipales del domingo, nada tiene que ver con la estabilidad del gobierno Sánchez, ni con la crisis del Partido Popular, ni, mal que le pese a Ciudadanos, con sus ambiciones de llegar a liderar la oposición.


Aquí lo que nos jugamos, los que vivimos en el municipio de Viladecans es un modelo de ciudad, en la que los políticos no sigan haciendo lo que les viene en gana con absoluta impunidad, mientras los ciudadanos, nos los miramos, sin acabar de explicarnos: ¿cómo hemos podido llegar a este estado degradación sin que nos hubiéramos enterado de casi nada? En dos palabras, nos mojamos para decidir donde queremos enfilar el futuro de nuestros hijos. ¿En un pueblo próspero y dialogante llamado Viladecans o en la Marbella del Baix Llobregat apodada por los que no tragamos con las viejas y pesadas ruedas de molino, como Vilacarlitos?


Y me dirán Vds., periodista, ¿que es eso de Vilacarlitos? Pues miren, Vilacarlitos, es ese panel de rica miel al que han acudido como laboriosas abejas, pero también imitando a moscas, avispas y abejorros, todos aquellos que han visto en este pueblo la oportunidad de ganar dinero y, de paso, repartirlo a los egipcios de turno que, en época electoral, los ven Vds. colgados sus caretos en la mayoría de las farolas, o en la vallas exclusivas, o en el rostro bondadoso de cantidad de estómagos agradecidos que ocupan sillón y sueldo, en alguna oficina o empresa municipal, mientras los verdaderos funcionarios hacen el trabajo de esos paniaguados, si no es que nos los colocan en una mesa en que la ver el sol es un lujo y hacer carrera profesional una entelequia.


Aquí, en este apartado, les pongo un ejemplo sangrante la humillante derrota judicial sufrida por el gobierno municipal de Carlos Ruiz quien, después de varios años de pleitos que hemos pagado todos los vecinos, una pasta gansa en abogados, en el llamado "caso Casal" un gran Jefe de la Guardia Urbana que tenía nuestro pueblo, quien por no hacer lo que quería el alcalde y sus concejales fue cesado y vejado profesionalmente durante años en los que se mantuvo firme, con una enfermedad muy grave encima, que conocían 'perfectamente" sus perseguidores, a los que el afectado derrotó rotundamente en los Tribunales que le dieron la razón, indemnización incluida, y pago de costas por los amos del cotarro municipal que se fueron de rositas sin sacar de sus bolsillos ni un solo euro.


Vilacarlitos es también el lugar en el que se asienta y padece la Plataforma de afectados de la Torre Roja, vecinos a los que el Ayuntamiento prometió un paisaje montañoso idílico, que luego se mutó a especulación de viviendas sin tino puro y duro.


Vilacarlitos son también los 50 años de parking que se ha quedado Mercadona por un alquiler muy beneficioso, cuando lo propio era un aparcamiento público sin que, para dejar tu coche tuvieras que ir a comprar en el supermercado. ¿Alguien se acuerda de quien donó generosamente ese terreno de la plaza de la Constitución y con qué fin social?


Vilacarlitos también abarca, sin tener porqué, el popular Edificio de la vergüenza, construido sobre una riera de la antigua Taxonera, una mole de ocho plantas que sobresale 5 alturas mas que las de los edificios vecinos , y que provocó la indignación de muchos ciudadanos que se fueron varias veces en manifestación hasta la puerta del Ayuntamiento para pedir explicaciones. Otra cacicada mas.


Vilacarlitos es el municipio que vendió inesperadamente a una constructora el solar del Pabellon Municipal para que el beneficiado del asunto construya en pleno centro una morterada de pisos, ninguno de los cuales con la calificación de viviendas de protección oficial. Menos patrimonio municipal y mas pasta para los que vuelan alrededor del panel de rica miel.Claro había que pagar la deuda colosal generada por la gestión de las empresas municipales.


Vilacarlitos es la unica ciudad/pueblo de España que tiene un sindic de Greuges que participa como militante en los actos políticos de su partido el PSC sin que se le caiga la cara de vergüenza por su falta de imparcialidad social y saltándose la ética La misma desvergüenza que manifiesta el gobierno municipal que permite que un camión del municipio de la empresa URBASSER haga limpieza en Mercabarna por el morro y en beneficio de otros.


En Vilacarlitos ya se habla y mucho de Las Oliveretes, el próximo Edén de la especulación urbanística. Unos terrenos que pronto veremos convertidos en bloques y casas pareadas. Al concejal que se opuso ,cuando era un activista social y ecológico, al proyecto ya le han colocado en el negocio de la política desde donde reparte alguna subvenciones a su asociación metereológica de la que se dice Presidente. Ver para creer.


Vilacarlitos ha dado trabajo a Emili Sala Martín hermanísimo del Colorines del Barça y como a él a la mayoría de los Jefes de las Empresas Municipales, que ni son de Viladecans ni les preocupa, ellos se lo pierden, aunque su padrinos políticos si esten contentos. No es de extrañar que la Guardia civil entrara en la ciudad-pueblo por el llamado Caso Inipro, que todavía sigue pendiente de Juicio, y donde el Juez que lo llevaba ha sido trasladado a Barcelona, y el equipo de investigación policial lo "han movido" sospechosamente, alargando la causa sine die. Vamos cómo en su día pasó con la investigación sobre el tinglado del amigo Luigi, que el genio de Pérez Rubalcaba paró en los límites municipales. ¿Les suena a los del PSC?


Vilacarlitos encierra muchos secretos todavía por desvelar, que se irán apagando si desaparecemos los que nos hemos atrevido a contarlos y Vds. se vuelven insensibles o despreocupados electoralmente hablando. Por todo ello,y por lo que les escribo ahora y guardo en mis archivos de periodista, me atrevo a preguntarles Vds. con los que convivo en mi día a día: ¿En qué ciudad quieren vivir, en Viladecans, o en Vilacarlitos?. Si todavía tienen dudas, pregúntenles a los socialistas del pueblo, ¿de dónde habéis sacado los miles de euros para pagar semejante despilfarro electoral?


Cita del autor: El copyright de Vilacarlitos no es patrimonio de este periodista, sino, desde hace ya un tiempo, de un destacado dirigente socialista catalán, quien, al conocer alguno de los desmanes cometidos en el muy honrado pueblo de Viladecans, hizo acopio de su ingenio y se inventó el nombre. La cita forma parte del secreto profesional de la conversación confidencial, pero distendida, entre político y periodista habida en un histórico café de Barcelona... 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial