El Parc Agrari ya cuenta con una guía para la luchar contra la chinche parda

|

La Conselleria de Agricultura y el IRTA siguen sus trabajos en el seguimiento y control de la plaga de la chinche parda marmorada -Halyomorpha halys- con la edición de una guía práctica para dar a conocer cómo actúa este insecto y qué protocolos se deben seguir para parar su expansión.


Chinche parda 1


La guía pretende aportar conocimientos a los técnicos asesores en gestión integrada de plagas de los ayuntamientos y también a la ciudadanía, y en ella se explican los últimos avances en el conocimiento sobre la biología de este insecto, las claves y los detalles que deben permitir diferenciarlo de otras especies de aspecto similar, ha explicado la Generalitat en un comunicado este martes.


La chinche parda marmorada es un insecto de origen asiático presente en varios países de Europa, que se desarrolla y se reproduce en un gran número de plantas y árboles de espacios verdes para comérselas en verano, y cuando llega el otoño busca refugio en los edificios urbanos y construcciones diversas para pasar el invierno.

Evolucion plaga chincha parda


En Catalunya, la chinche parda se detectó en 2016 en Girona y se ha ido extendiendo por todo el territorio con el paso del tiempo, y últimamente ha sido vista en cultivos de hortalizas del Parc Agrari del Baix Llobregat (Barcelona) y en frutales del Alt Empordà (Girona), aunque en ninguno de estos casos se han detectado daños.


La publicación de la guía se enmarca en los trabajos que están haciendo Agricultura y el IRTA para controlar la plaga, que incluye también un folleto informativo para la ciudadanía explicando cómo actúa el insecto.

La Generalitat restringe los movimientos de tierras en el Parc Agrari para evitar la acumulación de escombros
El AMB se une al Consorci del Parc Agrari y del Delta de Llobregat

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial