Las trabajadoras del hogar se quedan desprotegidas frente a la crisis del Covid-19

|

La crisis del coronavirus está poniendo en primera línea algunas realidades y escondiendo otras. Todas las tardes la población española sale a aplaudir a los sanitarios, a los trabajadores de los supermercados y, en definitiva, a todos las personas que se han considerado "esenciales" en las fases de expansión más duras del virus. Sin embargo, en esos aplausos pocas veces se tiene en mente a colectivos como las asistentas del hogar, consideradas servicio esencial desde el primer momento. 


EuropaPress 2354394 campana red acoge empleadas hogar


Según las cifras proporcionadas por UGT, en Catalunya hay 90.000 empleadas del hogar y de curas, y 30.000 de ellas se encuentran en situación irregular, por ser inmigrantes sin papeles o porque sus pagadores no les hacen contrato. "Estas trabajadoras están entrando en el conjunto de mortales que no tienen ningún tipo de cobertura económica", explica Enriqueta Durán, secretaria de Políticas Sociales de UGT Catalunya. 


Las condiciones de las que trabajan con contrato tampoco son como las del resto de trabajadores: una empleada del hogar puede ser despedida al momento por desistimiento del empleador y sin que este deba notificar la causa. Además, están inscritas en un régimen especial donde no cotizan por desempleo y, por tanto, al perder el trabajo, se quedan sin acceso al paro.


En medio de este panorama tan poco esperanzador para las trabajadoras de los hogares ha llegado la crisis del Covid-19, y el Gobierno se ha tenido que poner en marcha para proteger a un colectivo que ya estaba suficientemente maltratado. El Ejecutivo ha aprobado un subsidio extraordinario para este sector, que se podrá calcular como el resultado de aplicar el 70% a la base reguladora correspondiente al último mes de trabajo. En ningún caso este subsidio podrá superar el Salario Mínimo Interprofesional. 


Sin embargo, igual que con los ERTE, la teoría funciona mejor que la práctica: "Esa ayuda salió en los primeros días de marzo y no se hizo efectivo el plazo de presentación de la documentación hasta el cinco de mayo. Además, la Administración tiene hasta tres meses para poder contestar a esta petición", explica Enriqueta Durán. 


Además, la sindicalista denuncia que el Gobierno "ha externalizado la gestión del subsidio", que ahora controla una empresa privada. "¿Cuándo cobrarán esas mujeres? Yo no lo sé", afirma Durán. 


"Ahora nos referimos al colectivo como trabajadoras del hogar y de la cura. Por la situación de no cobertura en residencias, centros de día o ayuda a domicilio, las familias han tenido que recurrir a este sector. La mayoría de las trabajadoras que cuidan a gente mayor son inmigrantes, incluso muchas son irregulares por su situación de extranjería", afirma Durán. 


TRATA DE BLANCAS


La trata de blancas es un concepto asociado, principalmente, a la explotación sexual, tráfico de órganos o narcotráfico. Sin embargo, hay una realidad mucho más escondida: "Hace tiempo fui a una reunión a Madrid hablamos de la trata de personas. Al igual que hay mafias que se dedican a la explotación sexual, también hay mafias que traen a colectivos de mujeres y las ubican en unas casas determinadas", explica Enriqueta Durán. 


"Las tienen encerradas, trabajando todos los días y, en definitiva, esclavizadas", alerta la sindicalista con la intención de visibilizar las realidades de un sector demasiado desconocido. "Es una situación dantesca", lamenta. 

Colectivos reclaman la equiparación de derechos para las trabajadoras del hogar y los cuidados
Los trabajadores autónomos exigen que se les incluya en la Seguridad Social

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial