¿El ayuntamiento de Viladecans está premiando la labor de Alba Vergés en el Federica Montseny?

|

Federica Montseny

Federica Montseny fué Ministra durante la II República. La primera mujer en ocupar tal cargo.



El pleno del mes de diciembre del Ayuntamiento de Viladecans que se celebra el último jueves de cada mes, en esta ocasión se ha adelantado al día 16. Quizás esa decisión se haya debido a eso de las fiestas navideñas o, porque algunos se van de vacaciones, o porque dos días después se celebraba el congreso de los socialistas catalanes. Lo cierto es que lo han adelantado.


Hay varios temas de los que se han tratado en el mismo que merecen ser  “analizados”- lo iremos haciendo- pero hoy el comentario de la Colla del Mamut quiere incidir en la concesión de las medallas de honor de la ciudad que otorga cada dos años el Ayuntamiento de Viladecans y que el pleno ha ratificado.


En esta ocasión los galardones han recaído en el sector sanitario público por su labor llevada a cabo en su lucha contra la pandemia y también en dos grandes ejemplos de valor deportivo: La Unión Deportiva Viladecans ( UDV) por cumplir 100 años y el campeón paraolímpico de ciclismo adaptado, Sergio Garrote que recibirá el merecido título de hijo predilecto de Viladecans.


La concesión de las mellada al sector sanitario público se concreta en los CAPs, el Hospital de Viladecans, el exministro de Sanidad, Salvador Illa - que por cierto se le concede dos días antes de ser elegido Secretario general del PSC. ¿Será casual? - y a la exconsellera de Salud, Alba Vergés.


La concesión de la medalla de honor a la exconsellera de Salud, Alba Vergés - porque la de Salvador Illa no nos sorprende por las razones que se intuyen- nos ha llamado poderosamente la atención porque se le concede por su labor al frente a la pandemia en Catalunya. 


Ante tal afirmación a esta Colla del Mamut nos viene a la memoria, ¿la magnífica labor?, realizada en el centro sociosanitario Federica Montseny de esta ciudad/pueblo que es Viladecans, donde el Covid se llevó por delante a un numero muy importante de personas mayores residentes del centro, según pudo llegar a saber en su día Vilapress, pese a que su entonces responsable del centro, “aconsejara ” a sus trabajadoras/es que tenían prohibido facilitar las cifras de los fallecidos/das. Y la dirección no facilitó nunca los datos exactos de infectados, ni el número real de los fallecidos, tal cual.  Además se produjo una denuncia en la Inspección de trabajo por falta de material de protección para sus trabajadores /as. La situación fué caótica en el socio- sanitario público, del que el ayuntamiento forma parte pero que miró para otro lado y en ningún momento quiso abrir una investigación de lo que realmente había sucedido. ¿Por qué no lo  hizo? ¿Por qué no lo ha hecho? .Un escenario que familiares de algunas de las personas fallecidas sí han llevado a los  Juzgados, pero el silencio, por miedo, ha tapado el derecho a conocer  lo que realmente sucedió. En una gestión pésima y además poco transparente de su entonces directora.


Pero como viene siendo habitual no pasa nada y la oposición calla y no es capaz de denunciar en los juzgados el gran desastre de la gestión del covid en el centro publico Federica Montseny. Tampoco la Conselleria de Salud de la señora Vergés se interesó por conocer la pésima gestión realizada por su responsable, es más, a la directora del centro se la “premio” incorporándola a la Conselleria como asesora comarcal. Todo un despropósito para el sentido común  y en la que nadie ha dado las explicaciones suficientes sobre lo sucedido. El centro Federica Montseny no es precisamente por esta y  otras situaciones creemos un modelo de gestión a imitar sinó que es un modelo a reformar de arriba a abajo y desde luego no merece ser premiado porque es un insulto a la memoria de los fallecidos y sus familias. 


Mientras esto sucede, nos viene a la memoria, la participación en un pleno de la portavoz de ERC de Viladecans, Bárbara Lligadas, en la que pedía que Viladecans fuera “la ciudad de la salud”, una paradoja que contrasta con  la falta de personal y recursos suficientes en el centro sociosanitario Federica Montseny, el Hospital de Viladecans, o los propios CAPS donde los cambios de facultativos y de enfermería son una constante y donde las quejas van en aumento.


¿A esto se llama ciudad de la salud?. Es un chiste de mal gusto porque nadie es capaz de rebatir con sentido esta cantidad de tonterías que se llegan a plantear y votar. 


Si Federica Montseny levantara la cabeza algunos se verían obligados a agacharla. 



COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE