Ya empiezan las peticiones de indulto para los huidos del procés

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

La política, entre otras actividades, suele ser un espacio donde la opacidad y la mentira tienen un lugar preeminente. Se oculta información sobre temas importantes - cuando se les llena la boca a los políticos de hablar de transparencia y derecho a la información- y se miente sobre materias que están negociando. ¿Es la política una escuela en estas dos materias? La evidencia así lo muestra a diario. Toman a la ciudadanía por tontos o borregos. Lo malo del asunto es que muchos se lo creen. Otras personas en cambio han pasado al hartazgo y pasan de los políticos. Los resultados de participación en las distintas elecciones así lo indica: cada vez se produce más abstención, para desgracia de una democracia que se encuentra tomando “pastillas “con el fin de curarse.


Archivo - El expresidente de la Generalitat y presidente del Consell per la República, Carles Puigdemont

Carles Puigdemont @ep


Después el indulto que concedió el gobierno PSOE / Unidas Podemos a los políticos catalanes, que se saltaron las leyes, fueron juzgados, condenados - ahora se encuentran libres y algunos con la boca grande y otros con la pequeña declaran que lo volverían hacer-, viene la segunda parte: ¿Qué se va a hacer con los políticos huidos? El tema no es menor porque estos, unos más que otros, aprovechan cualquier ocasión para seguir con su mantra de la autodeterminación, el Consell per la República y sus ataques a la justicia española, al mismísimo Estado y hasta a España, causante de todos los males de Catalunya.


Por eso, desde el primer momento del indulto, venía la segunda parte del asunto: que los huidos vuelvan, sin ser juzgados, a Catalunya, como si no hubiera pasado nada. De eso se llevan encargando los partidos independentistas, sus satélites y hasta cierta clase privilegiada que se presta hacer de “personas buenas” y pedir el indulto. Es el caso de Francesc Jufresa,  abogado penalista de larga trayectoria profesional que ha estado metido de lleno en procesos judiciales como Gran Tibidabo, KIO, Filesa o los GAL. Él fue el primero en pedir el indulto para los políticos catalanes. Según él, lo hizo en nombre propio, sin “petición” de los sentenciados. Es una manera de salvarles la cara a los condenados. Ahora, de nuevo, Jufresa está realizando un tour por los medios de comunicación independentistas para explicar que quiere repetir la jugada de pedir el indulto de Puigdemont, Comín y el resto de los huidos. Es una estrategia de ir calentando el ambiente para que el gobierno acceda a la petición. Siguiendo con el goteo calculado, el abogado que ha defendido algunos de los acusados del procés, Xavier Melero, ha escrito un artículo de opinión en el diario “grande de España” en el mismo sentido.


El chirimiri del indulto y vuelta de los “aún no juzgados” solo acaba de empezar. Hace unos días el expresidente del gobierno, José Luís Rodriguez Zapatero- últimamente muy activo, ¿económicamente también? - aseguraba en Barcelona “no tener ninguna duda de que hay gente pensando en buscar una solución sobre el tema”.


Dentro de poco, se sumarán más peticiones para “sensibilizar” al ejecutivo español. Hasta Aragonés ha puesto sobre la mesa de diálogo la vuelta con indulto de los no juzgados. Una traba más en la mesa que tanto trabajo ha costado constituir.


Claro que eso de los indultos puede ser un problema jurídico y de coste político para el PSOE: quedan menos de dos años para las elecciones municipales y eso puede dañar al partido y además, también se puede producir un adelanto electoral en las generales, porque Unidas Podemos está marcando perfiles propios con “sus logros” dentro del gobierno y eso no le beneficia en nada a los socialistas.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE