El Gobierno autoriza la licitación de cinco contratos para la conservación y explotación de la AP-2 y AP-7

|

El Consejo de Ministros, en su reunión de este martes, ha autorizado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) la celebración de cinco contratos para la conservación y explotación de sectores de la Red de Carreteras del Estado en Catalunya, con un valor estimado de 541 millones de euros.



Peajeap7 1


@ep


Las autopistas de peaje AP-2 Zaragoza - El Vendrell y AP-7 Tarragona – La Jonquera, que suman 375 km en Catalunya, finalizarán sus contratos concesionales el 31 de agosto de 2021. Tras su reversión al Estado, Mitma pasará a gestionarlas directamente a través de su programa de conservación y explotación de carreteras, a cuyo efecto se contratan los servicios necesarios en los 6 sectores en que pasan a integrarse: 5 de ellos en Catalunya y 1 en Aragón.


Los sectores señalados en Catalunya son los siguientes:


1. Sector Girona nº4:AP-7, tramo La Jonquera (antigua frontera con Francia) – Vidreres (del p.k. 0,000 al p.k. 85,000).Áreas de servicio: La Jonquera, Empordà y Gironès (AP-7).


2. Sector Tarragona nº5:AP-2, del P.K. 181,130 al P.K. 232,500.AP-7, del P.K. 207,269 al P.K. 258,500.Áreas de servicio: Penedès, Medol, Altcamp (AP-7) y Montblanc (AP-2).


3. Sector Lleida nº5:AP-2, del límite de provincia de Huesca, p.k. 120+550, al límite de provincia de Tarragona, p.k. 181+130.Áreas de servicio: Lleida y Garrigues (AP-2).


4. Sector Barcelona nº4:AP-7, del P.K. 85,00 al P.K. 147,422.Áreas de servicio: La Selva, Montseny y Vallès (AP-7).


5. Sector Barcelona nº5:AP-7, del P.K. 147,422 al P.K. 207,269.B-30 (calzadas laterales de AP-7), del P.K. 0 al 11,430.Áreas de servicio: Bellaterra y Porta Barcelona (AP-7).


Además, el Consejo de Ministros, en su reunión del pasado 23 de marzo, autorizó la celebración de un contrato de servicios para la gestión del Centro de Gestión de Vialidad y Operaciones de carreteras de Granollers, con un valor estimado de 19,36 millones de euros, que tiene por objeto la centralización de comunicaciones, gestión del tráfico, incidencias, mantenimiento y vialidad, así como coordinación de operaciones de los 5 sectores de conservación anteriores.


CONOCE LAS CARACTERÍSTICAS DEL NUEVO MODELO DE CONSERVACIÓN 


Para los cinco sectores citados, Mitma ha establecido un nuevo modelo de conservación que persigue ofrecer un servicio integral de movilidad al usuario, mejorar el estado de la carretera y red y optimizar los recursos públicos; incluyendo:


Ayuda a la vialidad y conservación ordinaria de las carreteras, incluyendo actuaciones como:


Permitir que la carretera y sus elementos funcionales dispongan de las mejores condiciones de vialidad y seguridad posibles.


Vigilancia y atención accidentes e incidentes

Vialidad invernal.

Servicio de control de túneles y comunicaciones.

Mantenimiento de instalaciones.

Establecimiento de inventarios y reconocimiento del estado de la vía, agenda de información de estado y programación, ayuda a explotación y estudios de seguridad vial.

Mantenimiento de los elementos de la carretera con los niveles de calidad más próximos posibles a los deseables, en función de las prioridades y recursos disponibles

Proyectos específicos de pequeñas obras necesarias para mejorar la funcionalidad de la vía.

Explotación de los elementos funcionales de las carreteras: áreas de servicio existentes.


Se separan de forma expresa los gastos e ingresos del contrato, estableciendo, de un lado, el presupuesto de gastos (costes de conservación y explotación, y pequeñas obras) y, de otro, el presupuesto de ingresos (canon a abonar como contraprestación por el derecho de explotación de las áreas de servicio y otros servicios públicos).


Con este nuevo modelo se refuerza la orientación hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con los que está comprometido Mitma.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial