Luz Guilarte: “El Ayuntamiento de Barcelona funciona a base de dedazos”

|

Luz Guilarte es la actual  Presidenta de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona. Su currículum profesional y formación muestran una andadura fuera de la política brillante y diversa. Esta política rezuma pasión y energía y tiene claro que necesita Barcelona para volver a ser la ciudad admirada por todos.

Luzguilarte


Guilarte  es licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada. Durante su etapa estudiantil, consiguió una beca para trabajar en la delegación de la Generalitat de Catalunya ante la Unión Europea en Bruselas.


Está titulada en Protocolo de Estado por la Escuela Diplomática de España y en Relaciones Internacionales por la Universität Konstanz (Alemania) y por la Université Catholique de Louvain (Bélgica), en Desarrollo directivo (PMD) por ESADE e INSEAD y ha cursado estudios de banca y finanzas por la Hessiche Verwaltungs un Wirtschaftsakademie


Domina el castellano, catalán, inglés, francés y alemán y trabajó en diferentes países de la Unión Europea. Trabajó en Frankfurt en varias multinacionales del sector de las finanzas y del sector asegurador y también en ESADE. Fue  diputada en el Parlamento de Catalunya  y ahora es Presidenta de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona.


Además ha participado en el desarrollo de seminarios formativos internacionales para directivos en universidades como Georgetown  y  Fudan,  en Shanghái. 


Guilarte recibió a Catalunyapress es el despacho que su grupo tiene en el consitorio barcelonés y habló alto y claro. Analizó los problemas de la ciudad condal, con todo lujo de detalles, y puso encima de la mesa las soluciones que Ciudadanos tiene para Barcelona


Guilarte2


Luz Guilarte durante la entrevista con Catalunyapress/@ciudadanos


¿Cómo era Barcelona cuando llegaste al Ayuntamiento como Portavoz de Ciudadanos y cómo es ahora?

Tenemos una Barcelona complicada. La situación se ha ido degradando en los últimos años y ahora, evidentemente, tenemos el golpe adicional de la pandemia.


Es verdad que tienes un gobierno o tienes unas políticas que con previsión y, en el día a día, vas dando apoyo a los sectores económicos, a las problemáticas sociales, a las inversiones, entonces tienes una ciudad con cierto equilibro. Y al llegar una pandemia, habría una serie de situaciones que tienes más controladas. Sin embargo desde Ciudadanos nos hemos encontrado que ya había esa ausencia de gestión, ya había esa falta absoluta de proyecto de ciudad, y eso es lo más sangrante.


“A la falta de proyecto de ciudad, a esa falta de visión, de gestión, se ha añadido la pandemia”


El Covid lo destroza todo, pero es que Barcelona tiene una particularidad: desde hace tres años, con el referéndum ilegal que supuso el inicio de una confrontación entre ciudadanos en las calles, de degradar la imagen de Barcelona frente al mundo, ni la Generalitat ni el Ayuntamiento gobiernan, y todas las deficiencias generadas por la pandemia se evidencian más. Muchos han vivido de esa mentira procesista amparados en una ciudad que ha sido pionera en muchas cosas durante muchos años y está totalmente descolocada, con la ocupación y el empleo cayendo de una manera y un tema sanitario al que no se ha puesto solución preventivamente.


Sabíamos que estaba en la ciudad en el mes de diciembre. Teníamos ya el conocimiento de que esto iba a pasar, y por lo tanto, no se ha gestionado bien. Volvemos a tener esa incapacidad de gestión y ahora es más grave. La situación sobrevenida, evidentemente no le podemos echar la culpa de esta pandemia ni personalizarla en nadie, pero de la gestión sí. Si ya había un daño a la marca de Barcelona, si ya había un deterioro económico, si ya había trabas por todas partes para que la ciudad avanzase y progresase y funcionase, pues ahora ya nos hemos encontrado con un drama de ciudad. Y encima las políticas que se hacen, en vez de suponer una ayuda, en vez de hacer que la ciudad se recupere, que consiga cuanto antes salir de ésta, lo que hacen los de ese lado de la Plaza Sant Jaume – Generalitat-, y los de este éste, es aprovecharla para intereses absolutamente partidistas, para hacer intercambio de cromos y trueques como están haciendo. Como hicieron con los presupuestos, como hicieron con el impuesto que le impusieron a todos los barceloneses, en vez de estar centrados en lo que tendrían que estar, que es en la gestión del drama social y económico que tenemos en la ciudad.


Hablando de impuestos, desde Ciudadanos, hicieron advertencias sobre los impuestos al gobierno local. ¿Qué ha pasado?

Hace un año ya les dijimos que los impuestos y las ordenanzas fiscales que querían sacar eran especialmente dañinas en una ciudad que venía padeciendo un deterioro en su imagen y una dejadez en la gestión, y por lo tanto, que aquello ya era malo en este momento. Pero es que ahora se ha convertido en un abuso total y absoluto. Por lo tanto, no hay voluntad política. Los unos se retroalimentan con los otros: Esquerra de Colau y Colau de Esquerra. Lo que necesita la ciudad ahora sería revulsivo, un gobierno que fuese sensato, un gobierno que fuese tranquilizador, que diese confianza, que es lo que se ha perdido, tanto desde la Generalitat como desde el Ayuntamiento, se ha perdido la confianza en las instituciones catalanas. ¿Por qué? Porque la gente ve que no hay ayuda, que no hay promoción, que no hay incentivos, sino todo lo contrario, que son trabas, trabas y trabas. Y han aprovechado para cargarse la movilidad, para en la medida de lo posible, intentar cargarse todavía más el comercio y la actividad comercial económica de esta ciudad, imponer sus dogmas y sus proclamas y gastar más en propaganda que en hacer cosas.


Pero el gobierno de la ciudad de Barcelona lo constituyen dos partidos ¿Cuál es el papel de cada uno?.

El PSC tiene una tradición precisamente de pasar por los temas de calado o por aquello que necesita de la ciudad de dos maneras: de puntitas o de perfil. Es decir, no le he visto tener una influencia real a los socialistas en este gobierno ni una capacidad de moderar esas políticas extremistas de Colau. Por lo tanto, yo lo que veo es que Esquerra gobierna a Colau y Colau gobierna al PSC. El PSC está buscando probablemente esa reedición de ese tripartito, ¿no?.

El único problema que tenía Colau con Maragall y viceversa es que los dos querían ser alcaldes, pero a efectos prácticos, tanto monta, monta tanto. El mismo daño ha hecho Esquerra siguiendo las políticas de Colau, que Colau rindiéndose ante los separatistas. Y el PSC, ¿dónde está?, que es lo que yo me pregunto. ¿Dónde están ustedes, señores? ¿Dónde está el PSC? Pues desaparecido, porque se ha acostumbrado y acomodado a encajar en ese tipo de gobierno con ese tipo de ideologías.  Por pura necesidad de ser ese establishment  que siempre está cómodo con cualquiera.


“ El PSC está desaparecido en el Ayuntameinto  por esa necesidad de ser el Establishment, cómodo con cualquiera”


Pero ya le está bien estar dentro de ese nuevo establishment que también conforman los comunes ahora que han encontrado acomodo político rapídisimo y por lo tanto aquí los verdaderos disidentes, la verdadera oposición, somos nosotros, los de Ciudadanos. Somos los únicos que les cantamos las verdades siendo a la vez constructivos. Porque nosotros somos una oposición tremendamente crítica. La que más. Pero a la señora Colau y al señor Collboni no le faltan ni planes económicos, ni planes de seguridad, ni planes sociales.


Desde el primer momento que entramos, en este caso con este nuevo mandato, pero arrastramos evidente trabajo del mandato anterior de los compañeros, lo primero que hicimos es presentar un plan de seguridad.


La Guardia Urbana controla que no se formen aglomeraciones en Barcelona.


Por lo tanto, hemos criticado y sido duros con la gestión, o mejor dicho, con el desgobierno que hay, pero no le faltará esa oposición que quiere contribuir, que quiere aportar, que quiere que esta ciudad tenga lo que merece, independientemente de las diferencias ideológicas que tenemos. Y el PSC, a mi entender, no es socialismo como tal. En este país estamos viendo que dejó de ser el socialismo con el señor Zapatero y  ya con Sánchez, pues se ha rematado y se ha convertido en un partido populista, en un partido interesado en defender sus intereses y sus asientos en vez de hacer política . Ha dejado de ser un partido de Estado. Es que ya no lo es, y lo siento y lo lamento. Lo lamento porque no está por ningún lado en la gestión de Barcelona.


Las decisiones sobre  movilidad en el centro de Barcelona están siendo muy cuestionadas. ¿Qué opina Ciudadanos sobre esta cuestión?

Totalmente, totalmente. De hecho, una de las cosas que nuestro partido siempre ha tenido como bandera que es buscarse un sello de consenso con la sociedad civil. Nosotros creemos que sin la participación y esa escucha activa a la sociedad civil es muy difícil lograr una ciudad que funcione. Que haya políticas equilibradas, la colaboración público-privada es para nosotros la solución para una ciudad como Barcelona. Pasa por ahí, por escucharles y por buscar esa colaboración y esas políticas equilibradas y moderadas. De alguna manera en los grandes temas podemos estar de acuerdo. Todos estamos de acuerdo en más sostenibilidad, en mejorar la movilidad, en que haya un desarrollo económico de la ciudad que crea empleo y que haya actividad económica. Que el beneficio de esa actividad económica luego se pueda repartir, que la gente pueda pagar impuestos. Porque no puedes pagar sino ingresas.


El tramo central de la Via Laietana en el día sin coches


Nosotros que hemos trabajado en otros sectores, hemos tenido responsabilidades, pagado nóminas. Sabemos lo que es. Yo siempre le he dicho muchas veces a muchos colectivos que para mí son muy relevantes en esta ciudad, y que nos ayudan también a alzar la voz, porque ellos están de acuerdo con lo que nosotros decimos, con la degradación que tiene esta ciudad, con la dejadez que sufre, con la falta de equilibro en las políticas que se desarrolla. Y que a ellos les afecta en primera persona. Y para nosotros es muy importante que esas personas nos cuenten lo que ven, como lo están viviendo, porque eso nos ayuda  en la acción política, a poder realmente poner encima de la mesa aquellos problemas que son puntos principales y prioritarios para la ciudadanía, como es la seguridad en Barcelona, por ejemplo. Por eso nuestro primer plan en este nuevo mandato fue un plan de seguridad. También tenía un plan de seguridad vial que nos hubiera ahorrado muchos de los problemas si el gobierno se lo hubiese mirado y nos hubiese dado respuesta. Aún no lo ha hecho cuando se lo presentamos en julio del 2019.


“Era algo que ellos ya traían entre ceja y ceja: cargarse la movilidad de Barcelona, por lo menos crear un desequilibrio en esa movilidad. Si nos hubiesen hecho caso no estaríamos así”


Nosotros hablamos con la sociedad civil y estamos en permanente contacto e intentando traducir esas necesidades a la acción política. Y es nuestra labor. Es que esa debería ser la labor de todos. Porque nosotros hablamos con personas que no son ideológicamente afines a Ciudadanos, pero que tienen los mismos problemas que los que tienen nuestros votantes. Y como somos gente de gestión y de buen gobierno, pues son nuestra prioridad. Lo que están haciendo es todavía ahondar más en la crisis, crear más incertidumbre y más problemas de los que ya tenemos. Los barceloneses viven día a día las dificultades de no tener acceso a las ayudas, de no poder moverse, etcétera.


¿Qué opinan sobre la sensación de inseguridad en la ciudad?

Nosotros le dimos un voto de confianza al señor Batlle cuando entró hace un año. Se lo dijimos: "Esperamos que usted sea capaz de enfrentar y afrontar esta situación que tiende cada vez peor y con más degradación por ese mensaje que se ha lanzado desde el gobierno de Colau, de tolerancia total y absoluta con la delincuencia.


“Los delincuentes son los que viven bien en Barcelona cuando tendrían que vivir bien son los ciudadanos”


Las mafias campan a sus anchas. ¿El mensaje que se ha lanzado que hace? Pues seguir atrayendo lo peor y se encuentran en una ciudad sin ley y cómo en Barcelona  vale todo, eso cada vez se va extendiendo y se va ampliando más. ¿Qué hemos hecho nosotros? Presentar un plan de seguridad integral para la ciudad pensando y atacando todas esas derivadas que tiene la seguridad, ya sea la ocupación. Como habréis visto, hemos sacado un plan anti ocupación también, donde el Partido Socialista junto a ERC y los Comunes han votado en contra. Me parece lamentable que el responsable de seguridad del Ayuntamiento, que es el PSC , vote en contra de un plan de ayuda a las víctimas en vez de favorecer a las familias.


Hablamos de seguridad vial, porque vemos como este desorden de movilidad que nos ha creado Colau con las pintadas en las calles, con una serie de incoherencias y de trabas a la circulación es una guerra contra el vehículo privado cuando lo que tendría que hacer es proveer una movilidad intermodal donde todos convivan.


Buscamos la sostenibilidad, pero también hace falta incentivarla y hemos propuesto en ese plan una planificación para incrementar el número de efectivos de la Guardia Urbana, porque la Guardia Urbana tiene un déficit, primero porque no se ha contratado. Segundo, porque la señora Colau se ocupó muy mucho de quitarles medios y también de criminalizarlos. Y luego también para cubrir esas bajas, porque hay mucha gente que se está jubilando y no se está cubriendo.


“Faltan 1.500 agentes de la Guardia Urbana en la ciudad”


Nosotros presentamos un plan para que se fuera reponiendo todo el cuerpo y se fuese e incorporando efectivos de otros que estaban dispuestos a venir. E incluso aumentando las plazas, desviando o derivando a academias a otros puntos de España, como puede ser Aragón, su formación, porque aquí en Catalunya había un cupo de Guardia Urbana para ser formada en esa Academia, pues para que se pudiera en otros lugares de España formar a esos urbanos o que pudieran ampliarse esa formación y viniesen más. Es decir, puesto encima de la mesa un abanico de propuestas y hemos sido los únicos en hacerlo.


También fuimos los únicos que propusimos las cámaras de vigilancia para determinadas zonas de la ciudad, que los mismos comerciantes y vecinos nos decían que eran puntos calientes, que podrían haber sido disuasorias. Planteamos una forma de patrullaje y de policía o urbana, de barrio, de proximidad, que hace muchísimos años existía y ahora se ha perdido. Yo creo que más ahora con lo que estamos viviendo tiene sentido porque es una figura que, aparte de ser un elemento de referencia para la seguridad en el barrio, también ayuda a los vecinos, a otras muchas cosas, y por lo tanto, esa presencia da tranquilidad.


¿Cree que desde la Generalitat y el Ayuntamiento se hacen todos los esfuerzos por mantener a Barcelona como una ciudad segura?

Las administraciones, tanto la Generalitat como el Ayuntamiento, tienen que ser los primeros que hagan un esfuerzo y no lanzar mensajes de que en Barcelona se pueden quemar las calles si eres de una determinada ideología; se puede cortar la Meridiana si eres de una determinada ideología, porque eso es evidentemente cometer delitos y además poner en riesgo la seguridad de todos los ciudadanos.


“Desde el Ayuntamiento no se tiene que criminalizar a los cuerpos y fuerzas de seguridad”


La señora Colau les pone defensa a aquellos que delinquen y sin embargo, a las víctimas de muchos delitos, como es la ocupación, no les pone una defensa como hace con los delincuentes. Por lo tanto necesitamos un mensaje desde las administraciones catalanas de que aquí no vale todo, de que la seguridad de los ciudadanos es una prioridad.


Además en un momento duro de la pandemia han estado pidiendo que no vinieran Cuerpos y Fuerzas de Seguridad a ayudarnos. Como la UME, un elemento del ejército que a lo que se dedican es a tareas de apoyo en catástrofes y en este tipo de problemáticas que conocen y gestionan muy bien. Por lo tanto, ese rechazo hacia los cuerpos y fuerzas de seguridad, que vienen a ayudar a aquellos que quieren que la ciudad esté mejor, más tranquila, haya más orden y más seguridad para todos, ese se mensaje de criminalización es un perjuicio importante para la seguridad de la ciudad.


El gobierno de Colau en Barcelona habla mucho de las remunicipalizaciones de servicios, pero es llamativo que, por ejemplo, el servicio de atención domiciliaria y servicios sociales estén privatizados a pesar de las reivindicaciones de sus trabajadores. ¿Qué le parece a Ciudadanos que decidan remunicipalizar sólo sobre algunos temas y otros no?


Sí, yo lo que creo es que son incongruentes. Y eso es lo que le pasa al populismo, que dice cosas que luego ni ellos mismos entienden ni saben. El populismo es el enemigo de la gestión y además “venden humo” porque ellos necesitan estar produciendo continuamente humareda para tapar esa falta de capacidad de gestionar y de tomar decisiones coherentes y acordes a una ciudad.


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Barcelona



“Colau está muy lejos de saber cómo hay que manejar una ciudad como Barcelona”


Tienen un modelo absolutamente retrógrado que tanto Barcelona, como Catalunya o España superaron hace muchísimos años. Nosotros creemos que su modelo está muy lejos de ser lo que necesita una urbe como esta y luego esa falta de gestión. Entonces, ¿qué pasa? .Que hay incoherencias. Ellos pretenden hablar de remunicipalización cuando nunca hubo municipalización. Por ejemplo, el tema del agua es uno de ellos. Nunca, nunca fue de titularidad pública. Por lo tanto, no sé qué remunicipalización vamos a hacer cuando nunca ha sido ese el modelo.


Grifo agua2 1


Esa es la incoherencia. Pero la realidad es que el Ayuntamiento es incapaz de gestionar el modelo, además es inviable, primero por coste; segundo porque la administración no tiene toda la experiencia para hacerlo todo y porque hay quien sabe hacerlo mejor. Por lo tanto, de lo que somos partidarios es de que lo primero es que se aplique el sentido común y a ver quién puede hacer mejor cada cosa, de qué manera optimizamos la gestión de este servicio a la ciudadanía. ¿Quién es el profesional? ¿Quién puede hacerlo? Y evidentemente, para eso está la contratación pública, para que haya una serie de acuerdos y lo que resulte más conveniente para la administración, pues sea aquel que desarrolle el proyecto.


“El problema de la alcaldesa es que los suyos nunca han trabajado”


El problema de Colau es que los suyos, como nunca han trabajado, no saben lo que valen las cosas o se creen que la Administración puede asumir determinadas cosas cuando no las puede asumir, porque no será el más eficiente gestionando ni asumiéndolas. Por lo tanto, tiene que haber sentido común, equilibrio y decir: hombre, si tenemos quién gestiona, lo gestiona bien y nadie se ha quejado de la gestión del servicio del agua, entonces, ¿por qué vamos a cambiar algo que funciona bien? Los Comunes tienen una guerra ideológica.


Pero lo que hay que hacer es exigir que se cumplan aquellos estándares que nosotros creemos que se deben dar y debe proveer ese servicio a los ciudadanos de Barcelona. Si las cosas no se hacen bien, sancionemos, multemos y seamos exigentes como administración, pero no pretendamos criminalizar y decir que podemos hacer lo que verdaderamente ni pueden hacer, ni saben gestionar, ni tienen capacidad para hacerlo.


Dentro de esa remunicipalización, cómo se entiende que no se remunicipalice la presentación de un servicio tan esencial como el servicio de atención domiciliaria. Porque ha habido muchas manifestaciones de las propias trabajadoras y familiares a quienes Colau hizo promesas en las municipales pero hasta hoy no ha habido pasos en esa dirección. Incluso se ha renovado el contrato nuevamente gestionado por empresas privadas.


Sí, claro. Lo que tienes que hacer como Administración es que ese servicio, lo preste quien lo preste, lo haga en los estándares y en las condiciones óptimas, tanto para los trabajadores como para aquellas personas que reciben el servicio. Y por lo tanto, lo que no puede hacer Colau es pretender hablar de absorber un determinado servicio, cuando luego no sólo lo ofrece de manera, digamos, en este caso privada, sino que además no está siendo vigilante, ni está siendo lo suficientemente riguroso a la hora de exigir ese servicio se preste de una determinada manera. Es su juego de siempre. Es decir, cuando algo no soy capaz de hacerlo y además quiero cargármelo, quiero criminalizarlo, lo que hago es prestarlo mal, o asignarlo a aquellos que a mí me interesan.


“En temas de contratación tenemos un problema tremendo aquí en el Ayuntamiento Barcelona porque funcionan a base de dedazos”


Nosotros lo hemos denunciado por activa y por pasiva. Es decir, se abusa de la contratación menor, se abusa del trofeo de contratos. Vemos cómo se hacen contrataciones a dedo de servicios que luego no responden a aquello que deberían, o para lo cual en teoría han sido contratados.


Entonces Colau lo que hace es eso: priorizar determinados aspectos que en esa contratación no van en beneficio del servicio, sino responden a otros intereses, ya sean políticos o propios.


“Colau es muy de subvencionar a los suyos y así construir esa red clientelar que al bipartidismo y al PSC aquí en Catalunya tanto rédito le ha dado”


Los comunes no sólo criminalizan la colaboración público-privada, sino que cuando la implementan, ni la vigilan, ni controlan, ni la inspeccionan. Entonces, con lo público-privado lo que hay que hacer es ser exigente: que se cumplan los estándares y que se haga de manera adecuada. Pues porque el Servicio de Atención Domiciliaria además es muy delicado y lo hemos visto.


“Los comunes no pueden hacer es predicar una cosa y luego, a la hora de la verdad, hacer lo contrario y encima hacerlo mal”


Y ese es el problema, la incapacidad de gestionar una colaboración público-privada adecuadamente. La señora Colau es como el perro del Hortelano,  que ni come ni deja comer.


Sobre las mociones, vosotros presentasteis una sobre el tema de la ocupación en la ciudad. ¿Qué diferencias entre lo que vosotros presentasteis, a las indicaciones actuales que se han dado desde la Fiscalía sobre el modo de actuar de la policía en las ejecuciones judiciales?


Nada, porque desde el Ministerio del Interior en realidad no se ha hecho nada. Verdaderamente lo único que han hecho es hacer ver que decían que se habían dado nuevas instrucciones, cuando en realidad nosotros hemos presentado los tres niveles: hemos presentado medidas en el Congreso, a nivel autonómico y hemos presentado medidas a nivel municipal, porque creemos que el problema de la ocupación, como muchos otros, hay que resolverlo desde diferentes niveles y con diferentes competencias. Por lo tanto hay competencias, como por ejemplo el tema del Código Penal, para que esas penas se aumenten, se incrementen, sobre todo a los que son reincidentes. Por lo tanto, eso se debe atajar desde el Congreso, que se modifique el Código Penal.



'Okupas' en el edificio de la Calle Acuerdo

Lo único que venía a decir la Fiscalía es que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad puedan de alguna manera actuar dentro de un tiempo determinado y puedan facilitar ese desalojo. Pero eso es algo que ya se podía hacer. Es decir, otra cosa es que llegamos a otros niveles, como es el de la Generalitat o el local y precisamente desde esas administraciones estaban poniendo trabas para que eso no se pudiese hacer, y el Ministerio es consciente de esto. Por lo tanto, en realidad ellos no han hecho nada de calado, que es lo que nosotros les pedíamos: reformar el Código Penal y que cambiaran la ley para que las ocupaciones no estuviesen protegidas. Vamos, lo que es una reforma de calado. Y la señora ministra lo que nos decía es que ya había instrumentos legales para abordar esto. O sea, no pretendas decir que es que ahora tú, como novedad, has impulsado algo que ya se podía hacer. ¿O lo que nos estás diciendo es que antes tú dabas la instrucción contraria? Todavía sería más grave. Y luego, a nivel autonómico, el gobierno de la Generalitat, es que es lo mismo que Colau, protege ese tipo de actividad delictiva. Y ya a sabemos que quienes lo padecen son familias, son particulares, que no tienen ni mucho ni menos por qué hacerse cargo de aquello que es incapaz de gestionar la administración.


Si hay familias vulnerables hay que preguntarse ¿por qué no hay vivienda pública? Porque las administraciones y los gobiernos, tanto a nivel del Estado como en Catalunya  tenemos competencias; y a nivel local, la señora Colau, que tiene competencias, no han hecho nada . No se ha hecho vivienda pública. Entonces ahí hay un déficit. Por lo tanto, lo que se tiene que hacer es más vivienda pública para esas personas.


Recurso de llaves, firma de hipotecas sobre viviendas.


Y segundo, si hay alguna una persona con esta vulnerabilidad, pues usted le tendrá que dar una solución como administración. No pueden ser un particular que ha trabajado toda su vida para complementar con esa vivienda su pensión, o para dársela a sus hijos, o para tener unos ingresos que le permitan complementar, pues que tengan que ser ellos los que le den la solución a los vulnerables.  No puedes fomentar a las mafias. Tampoco se puede hacerle la vida imposible a los propietarios y a los vecinos. Porque tenemos comunidades de vecinos que nos dicen que están amargados.


Nosotros lo que hemos hecho es pedir también en Catalunya que se modificara la ley y, a nivel local, pedir que se creara una unidad antiokupa, antiocupación dentro de la Guardia Urbana con especialistas . Que se de apoyo jurídico a las familias o personas víctimas de la ocupación. Igual que la señora Colau se gasta la pasta en asesorar a los CDR, que lo que hacen es destrozar la ciudad. No debe asesorar a determinados tipos de delincuentes. Colau  tiene que asesorar realmente a los vecinos perjudicados por la ocupación en Barcelona. Y luego también que dentro de esa unidad de la Guardia Urbana se ampliarse el patrullaje, que eso ya lo venimos pidiendo en el Plan General de Seguridad, el patrullaje en aquellas zonas que sabemos porque además están localizadas, están identificadas. Algunos son edificios que compró la señora Colau en 2017 y que se lo cedió a los okupas, como uno que tenemos identificado.


¿Cuánto se llegó a gastar Barcelona por los disturbios de la sentencia del procés?

Pues mira, si solo en la última diada de este 2020 el coste en mobiliario urbano destrozado fue de 56.000 euros, en sólo una tarde-noche, imagínate el coste que tuvimos durante esas semanas de destrozos y de quema de las calles en el centro de la ciudad. Hemos preguntado pero no nos dan las cifras exactas. Pero bueno, si tenemos esta referencia, de 56.000 euros en solo una tarde noche, imagínate el coste que ha supuesto para las arcas públicas reparar semanas y semanas de destrozos. Pero más allá del coste público, está el coste que ha tenido esto en la reputación y la marca de Barcelona. Y eso es muy difícil, muy difícil de compensar y de contrarrestar y volver a levantar por muchas campañas publicitarias que hagas.


Mossos d'Esquadra durante los disturbios, en Barcelona (España) a 18 de octubre de 2019.

Y por lo tanto es que el coste no es sólo económico, que lo es y gordo, si no que además tenemos un coste reputacional como ciudad tremendo. Hemos visto como embajadas de otros países decían que no se podía venir a nuestra ciudad, que pasaba de todo. Hemos visto como Barcelona salía en las noticias. Bueno, pues eso: Barcelona en llamas. Yo tengo amigos que viven en el extranjero y me han llamado a preguntarme "qué pasa, si os están quemando la ciudad. ¿Qué pasa? ¿Hay una guerra civil?”


“En este gobierno local son incapaces de reflexionar. Son incapaces de rectificar. Y nosotros lo que queremos es que se acabe esa etapa”


Lo que queremos ahora es que la gente pueda tener garantizados sus empleos, pueda recibir ayudas. Enfoquemos todos los recursos en eso, en que los comercios no tengan que sufrir más de lo que ya están sufriendo; que los autónomos reciban las ayudas que necesitan para poder soportar esa inactividad y ese cierre que han tenido tan grande y esa recuperación que no va a llegar; que las familias tengan una certeza con la vuelta al colegio. Queremos que se gobierne para los ciudadanos. Con el procés, ellos, cuanto peor, mejor. Y nosotros no estamos por esa política.


Cómo veis desde Ciudadanos la gestión del Covid-19 en Barcelona y Madrid. ¿Saldremos de esta?

La situación es mala y es mala en muchos sitios. Hay comunidades gobernadas por el PSOE que están en una situación también bastante límite. Lo pasa es que claro, hay que derrocar al Gobierno de Madrid. Esta es la instrucción que hay desde el Gobierno de España y por lo tanto se está haciendo mucha sangre y con mucha inquina . Eso es golpear al gobierno de Madrid, un gobierno que funciona e intentar desestabilizarlo, algo que no van a conseguir ni mucho menos porque ya quisieran sus gobiernos y su coalición estar como estamos nosotros en el Gobierno de Madrid.


Realización de un test covid

Pero, pero la situación es mala para todos. Y aquí en Catalunya se ofrecían los datos al Gobierno con un cierto retraso en cuanto a lo que era la realidad y por lo tanto siempre salían datos mejores respecto a las del resto de España. Por lo tanto, había una falta total de referencia aquí en Catalunya con el tema de los datos interesadamente.


Cada vez hay más grupos confinados en los colegios, en los centros, etcétera, etcétera. Nosotros lo que creemos es que no se ha sido previsor. No se fue previsor en su momento y no se ha sido consecuente ahora. Nosotros en el tema de las PCR lo llevamos pidiendo aquí en Barcelona desde hace tiempo. Se lo pedimos en el mes de marzo, les pedimos que empezasen a hacer esas PCR, que empezasen a hacer un plan para que cuando llegase el mes de septiembre que volverían colegios, que volvería la actividad económica a ponerse en marcha, que tuviésemos ya eso avanzado y que por lo tanto, lo que les pedía es que detectamos los asintomáticos cuanto antes. Y ahora en Barcelona se está haciendo lo que nosotros pedimos que se hiciera hace meses y se están haciendo tarde las PCR.


Me consta que los colegios, muchos centros, no lo han dicho directores de centro, que ellos han estado trabajando durante este verano solos, sin que Ensenyament les diesen ni una sola directriz ni un solo protocolo de qué hacer. Se han ido intercambiando planes de contingencia entre los directores y cada uno ha adoptado las mejores prácticas para poder empezar el curso ante la dejadez absoluta funciones de Ensenyament.


Las restricciones se han aplicado de forma muy severa contra determinados colectivos como la restauración, el comercio, etcétera, que son los que mejor lo han hecho y lo están haciendo, pero lo han hecho ellos, no porque la Administración les haya puesto los medios y les haya dado a esa información.


“En Catalunya creo es que no va a ser fácil y que  noviembre probablemente venga complicado. De aquí a Navidades lo tenemos complicado”


Pero bueno, entiendo que Madrid es la capital de España y entiendo que hay un especial interés por que Madrid aparezca por parte de los partidos que gobiernan España, que aparezca muy señalada en este sentido. Y también el volumen y la afluencia que tiene Madrid es mucho mayor. No se hicieron controles en el aeropuerto de Barajas como se pedía y hay un movimiento internacional muy importante aquí.


Aquí se acabaron y se cortaron los eventos que atraen, más público internacional como podría ser el Mobile Congres, se cortaron y por lo tanto no hemos tenido esa afluencia tan importante de gente de fuera. Sin embargo, Madrid tiene mucha más gente, tiene una densidad también muy importante, es mucho más extensa, más amplia que Barcelona y hay más posibilidad en ese sentido de que la situación allí se complicase antes.


¿Qué aportaréis a los Presupuestos Generales del Estado de 2021 desde Ciudadanos?

Lo primero es que el presupuesto general tiene que salir para que también los municipios puedan recibir aquellas inversiones que tienen que venir del Estado y de otras administraciones. Porque no olvidemos que también tiene que venir dinero de Europa y que Europa pone una serie de condiciones . Y para que los municipios se puedan beneficiar de todo eso, tiene que haber unos presupuestos que sean sensatos, que sean moderados, que de alguna manera respondan a las prioridades y las necesidades de los españoles, que desde luego no van a estar en las prioridades que tienen ni Bildu, ni ERC, ni Podemos.


“Desde Ciudadanos vamos a intentar que se aparte el sectarismo, se aparten los privilegios y las prebendas que piden algunos para poder dar salida a los presupuestos”


Si no, no serán los presupuestos que necesita España . ¿Qué bien para España puede querer ver Esquerra o puede querer Bildu? Hay que hacer lo posible para apartar ese condicionamiento y esa influencia que puedan tener los partidos que no quieren ningún bien para España.


La presidenta de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona, Luz Guilarte

Sobre los Presupuestos Generales del Estado tenemos una visión a largo plazo. Deberían ser unos presupuestos que nos sirvan para hacer unas políticas sostenidas en este tiempo y razonables, y por lo tanto Sánchez tendrá que decidir y no hay excusas. Sabe que puede hacer esos presupuestos con Ciudadanos y que sean buenos para todos. Si decide lo otro, tendrá que dar explicaciones a los españoles. Él tendrá que elegir. Nosotros vamos a hacer todo lo posible para que no tengan ninguna influencia ERC ni Bildu y la menos influencia posible de Podemos, porque sabemos que Podemos presentará un programa antieconómico con el que será muy difícil ayudar a levantar España. 



​Sapol critica que "Ada Colau ni se ha dignado a hablar con nosotros en toda la legislatura"
Domus VI gestionará la mitad del Servicio de Atención Domiciliaria barcelonés a pesar de su mala praxis asistencial

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial