La brillante decisión de la ministra de Igualdad Irene Montero

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Llevamos ya casi siete meses desde que vino a visitarnos ese “bicho” al que han puesto el nombre de Covid-19. Sigue entre nosotros y los entendidos nos avisan que esto va para largo. Todo este tiempo, el virus asesino se ha llevado a miles de personas por delante y aún no está satisfecho, quiere más.


VÍDEO:España.- Montero enmarca acoso que sufre su familia a



Después de todos estos largos meses de angustia, miedo y resignación, aparece la genial ministra de igualdad, Irene Montero, anunciando el cierre de los clubes de alterne y la persecución de la prostitución porque “va a ser fundamental para el control de los rebotes, puesto que el rastreo es más difícil” en las mujeres prostituidas y es preciso garantizar sus derechos”. Es más difícil en las mujeres, y por supuesto en los clientes. ¿Igual le gustaría, como ha venido ocurriendo en las discotecas, pedir los datos y números de teléfonos a los clientes?


Con la gran rapidez, astucia y resolución que ha anunciado la brillante medida, se supone que ha tenido tiempo de pensar en la alternativa al cierre que le van a dar a estas mujeres, que trabajan -la mayoría de ellas- por obligación. ¿Ha pensado Montero en los recursos que necesitan para poder vivir? Prohibir es muy fácil, pero dar alternativas es más complicado cuando quien lo tiene que hacer no tiene ni la más remota idea. Además es tan controladora, que fuera de ella, nadie decide las acciones por miedo a ser sustituida. “Donde hay patrona, no manda enchufada” deben pensar sus acólitas.


Como las personas tienen el vicio de comer y de cubrir otras necesidades, lo que va a ocurrir es que el “sector” va a pasar a la clandestinidad, con lo que ello conlleva para las afectadas y sus angelitos custodios, los proxenetas. ¿Quién se va a ocupar de velar por la salud de estas mujeres? ¿Qué sucederá con los clientes sin escrúpulos que sigan demandando sus servicios? ¿Estará doña Irene custodiando todo el territorio para que esto no suceda?


La ministra igualdad se declara abolicionista y está dispuesta a llevar sus ideas hasta las últimas consecuencias ¿Podrá?, Está claro que la profesión más antigua del mundo seguirá por los siglos de los siglos. Es lo mismo que pretender que desaparezcan los ladrones, estafadores o mentirosos o asesinos, eso es imposible porque es inherente a la condición humana. No se puede hacer populismo.


Mientras que no se ofrezca una salida laboral a las mujeres que no quieren ejercer la prostitución, no hay solución. Y a las que quieren, porque lo ven como una profesión, hay que garantizarles amén de un control sanitario, unos derechos que ahora no tienen, por muchas razones.


Formar parte de un gobierno, sea de izquierdas o de derechas, es algo más que llevar una cartera que ponga ministra de…. Porque, como decía el escritor Baltasar Gracián, “es desgracia habitual en los ineptos la de engañarse al elegir profesión, al elegir amigos y al elegir casa”.


Si después de casi siete meses, la gran idea de la ministra de igualdad es cerrar los burdeles sin dar alternativas a las mujeres que dice defender, es digna de ponerla en el manual de incompetentes para que a nadie se le ocurra tomarla como ejemplo.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial