Las lluvias vuelven a provocar desperfectos en el Baix Llobregat

Carreteras cortadas por desprendimientos, colegios desalojados, además de inundaciones de bajos y este 16 de noviembre Protecció Civil sigue alertando de los riesgos en ríos arroyos por el aumento del caudal.

|

Lluvias olesa


El episodio de lluvias vivido este 15 de noviembre ha tenido graves consecuencias en el Baix Llobregat. Carreteras cortadas por desprendimientos, colegios desalojados, además de inundaciones de bajos y este 16 de noviembre Protecció Civil sigue alertando de los riesgos en ríos arroyos por el aumento del caudal.


El agua acumulada ha dejado registros por encima de los 100 litros por metro cuadrado, como en Viladecans, donde han caido 113 litros y 177 en El Papiol. De hecho, en Viladecans la comisaría de la Policía Nacional de Viladecans han vuelto a sufrir el descuido de los entes públicos, ya que han vuelto a aparecer las goteras que el ayuntamiento decía que ya estaban arregladas. Según ha podido saber Vilapress, tras la denuncia de este diario, técnicos del ayuntamiento se desplazaron a las dependencias policiales y para evaluar los daños tomaron unas medidas que han resultado del todo ineficaces, visto lo sucedido este 15 de noviembre. Eso sí, el ayuntamiento no lo ha computado en su balance de daños público.


Pero hubo otras afectaciones en las que este 16 de septiembre aún se está trabajando para recuperar las zonas afectadas, especialmente en lo que hace la limpieza de hojas acumuladas y arrastres. Algunas de las afectaciones más destacadas durante ayer fueron las inundaciones del centro médico Meisa, de la calle de la Llobatona -que llegan hasta el medio metro de agua-, así como las inundaciones en Domici de las calles del Sol, Antonio Machado, Ángel Arañó, Jaume Balme y Sant Jeroni y en el carril de deceleración de entrada a la C-32. Uno de los carriles del Camino del Mar también quedó cortado por inundaciones, con la policía local regulando el tráfico.


Asimismo, varios centros escolares de Viladecans también se vieron especialmente afectados por la intensidad de las lluvias. En el colegio Doctor Trueta, se tuvieron que personarse la Brigada Municipal y Protección Civil a raíz de la inundación de la zona de juego infantil, la cual ya está limpiada a estas alturas. En la escuela Àngela Roca 2 también hubo problemas en la zona del patio, además de un problema de filtraciones y el embolsado del tejado, por lo que la Generalitat ha decidido suspender las clases en el centro todo el viernes. Otras escuelas afectadas han sido la Muntanyeta y Pinar, también limpiadas en este momento, y el colegio Amat y Targa, con grietas y filtraciones en la pared del patio.


También hubo desprendimientos de rocas y arena en la carretera de Sant Climent e incluso un incendio en el parking de la Murtra a causa de un rayo.


Los desprendimientos han llegado a afectar a nueve carreteras catalanas, tres de ellas incluso tuvieron que ser cortadas, ha informado el Sevei Català del Trànsit. Una de lasa carreteras del Baix Llobregat más afectada ha sido la B-120 a la altura de Olesa de Montserrat que en la mañana de este 16 de noviembre aún tenía un carril inhabilitado a la circulación en dirección Terrassa.


Pero no ha sido el único problema que se ha vivido en el municipio. Según ha informado la Policía Local, entre las incidencias destacables por el agua hay un desprendimiento en la carretera BV-1201, a la altura del cementerio de Can Singla, en la que ha trabajado Brigada Municipal y servicio de mantenimiento de carreteras de la Diputació, que es la titular de esta vía. Debido al colapso a diferentes puntos de la red de alcantarillado, han saltado las tapas en algunas calles del municipio, sobre todo en la zona de Les Planes y San Bernardo, así como en la avenida Francesc Macià y Anselm Clavé. También hay calles donde el agua baja con mucha intensidad y se han anegado los alrededores del lago municipal y el parque infantil que hay en el lado, así como el camino de la Flora.


La Brigada Municipal también ha informado de pequeñas afectaciones por la entrada de agua a diferentes edificios y equipamientos municipales, como la nave anexa al pabellón Salvador Boada, la Tejedora, Cal Mané, el Juzgado de paz o la escuela Montserrat.


En Abrera, durante todo el jueves, efectivos de la policía local, Protección Civil, la brigada municipal y los Bomberos de la Generalitat han trabajado para restablecer la normalidad debido al temporal de lluvia. También se ha vigilado el río Llobregat que, de momento, se mantiene dentro de los márgenes normales con fase de alerta.


C 55 abrera


Debido a las lluvias, el 15 de noviembre por la mañana tuvieron lugar diversas afectaciones viales por charcos y desprendimientos en diferentes vías de nuestro municipio como el acceso a la rotonda de la Seat, la carretera BV-1201 o varias calles del barrio de Can Vilalba. También se hicieron requerimientos por parte de ciudadanos a inmuebles privados por inundaciones de terrazas y parkings y la caída parcial de un muro, sin tener constancia de ninguna incidencia personal. Sólo se registró un accidente leve de un motorista en el kilómetro 6 de la BV-1201 que no requirió atención por parte del Servicio de Emergencias Médicas.


Otro de los municipios afectados por los destrozos de la lluvia ha sido Vallirana donde a las 17 horas de este 15 de noviembre se vieron obligados a activar un gabinete de crisis municipal por las incidencias de la lluvia para hacer un balance de la situación, analizar los puntos donde hay afectaciones, y valorar la actuación. Destaca el gran despliegue de los trabajadores municipales para poder normalizar la situación lo antes posible. También se ha contado con la colaboración de Urbaser en tareas de limpieza. Aunque las lluvias han reducido en las últimas horas se continúan recibiendo al Ayuntamiento incidencias.


Lluvias vallirana


Uno de los incidentes que más asustaron a la población fue la evacuación y suspensión de clases de la escuela Campderrós por su cercanía a un arroyo y que ha visto inundadas algunas instalaciones que obligaron a trabajar intensamente, tanto en el interior como en el exterior del centro, así como en los accesos. 


Miembros de la Brigada Municipal y de la empresa Urbaser con maquinaria especial han limpiado toda la zona y la escuela. En el interior del centro también se ha desplegado una unidad de limpieza para dejarlo todo en las mejores condiciones lo antes posible.


También se ha trabajado en puntos como la calle Comtes de Cervelló, con presencia de la Brigada, en la carretera de Can Cases y la calle del Port de la Bonaigua, con trabajos de limpieza a cargo de la Brigada Municipal. También huibieron trabajadores de la Brigada desplazados en Vallirana Parque, Selva Negra, Mas de les Fonts y Solana entre otros barrios para actuar sobre los desperfectos.


Las agentes cívicas han trabajado también en detectar incidencias e informar para su reparación. Está previsto también desde Servicios Técnicos valorar la situación de la calle Riera.


En la calle de la Moreneta a la altura del número 42 se ha cortado el tráfico por un desprendimiento que puso en peligro la circulación. 


En Sant Esteve Sesrovires, quedaron cortados a la circulación los caminos de Can Domènech y de Can Prats. En el resto de vías hay que circular con mucha precaución. Es el caso del camino de Can Tobelleta se está a la espera de la llegada de maquinaria que permita limpiar algún tramo afectado por desprendimientos. También se encuentran en la misma situación, la calle Montseny y avenida Moixeró en Masia Bach y la calle Sant Pau en Pou del Merli. En el barrio de Can Bargalló se han producido desbordamientos de alcantarillado por el importante volumen de agua. En La Bebida la lluvia ha provocado la caída de un árbol.


Sólo el 15 de noviembre en Sant Esteve, desde las 5 de la madrugada hasta la 1 del mediodía han recogido 51 litros por metro cuadrado en el municipio, situando el acumulado durante el mes de noviembre hasta los 79,7 (a día 15), un dato muy superior en noviembre de 2017 cuando se registró un total de 17 litros por metro cuadrado.


Lluvias sant esteve


Protecció Civil de la Generalitat ha desactivado la alerta el plan INUNCAT por riesgo de inundaciones debido al alto caudal que llevan muchos ríos y arroyos. Aún así se recomienda mucha prudencia y evitar acercarse a ríos y arroyos, especialmente los de Girona y el Llobregat, que todavía tienen que recoger agua de cuenca arriba. Evitar cruzar cualquier punto inundado, aunque parezca que llevan poca agua.


La Agència Catalana del Aigua ha informado del incremento de caudales significativos en las siguientes cuencas: Ter, Onyar, Daró, Llobregat, Tordera y Fluvià. Así como un aumento de rebose del pantano de Foix.


El teléfono de emergencias 112 de Catalunya ha recibido 1.519 llamadas por 1.075 incidencias relacionadas con las lluvias desde el inicio del episodio y hasta las 6 h de esta mañana. La mayoría de llamadas se han hecho desde el Vallès Occidental (757), Barcelonès (307) y Baix Llobregat (181). Por municipios, las llamadas se han realizado sobre todo desde Rubí (266), Barcelona (240), Terrassa (159) y Sant Cugat del Vallès (130).


De estas llamadas al 112, los Bombers de la Generalitat han dado, durante la noche, 39 servicios más relacionados con las lluvias de este 15 de noviembre. Así desde el inicio del episodio se han realizado 624 actuaciones para atender problemas relacionados con las lluvias. La mayoría para retirar y limpiar vías, ayudar a conductores afectados por acumulaciones de agua y retirar árboles caídos u otros elementos del casco urbano como cableados.


Activado el pla INUNCAT en el Baix Llobregat
En la comisaría de Policía de Viladecans llueve sobre mojado gracias al Ayuntamiento

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE