Viladecans inicia la licitación del Vilawatt entre muchas dudas

|

Vilawatt


Viladecans sigue apostando por el proyecto europeo Vilawatt, un plan de gran envergadura con el apoyo de la Unión Europea. Ahora, el ayuntamiento da un paso más en su implantación y ha anunciado que, hasta el 21 de septiembre, está abierta la convocatoria para que las empresas se presenten a la licitación, por un importe de 1,43 millones de euros, para realizar las obras de rehabilitación energética de tres edificios de viviendas de Viladecans.


Este proyecto está causando sentimientos encontrados, ya que pese a que se trata de una apuesta por el ahorro de energía preocupa a los vecinos que casi cada mes sufren cortes de luz y ven como sus calles se quedan completamente a oscuras con el riesgo de seguridad que ello implica. 


Pero las obras, que ahora salen a concurso y que se prevé que duren cinco meses, deberían suponer diferentes mejoras que permitirán que las viviendas pasen de una calificación energética muy baja a la certificación A, afirman desde el consistorio. Por un lado, con medidas pasivas, como el aislamiento de fachadas, patios, cubiertas y terrazas de áticos; así como la instalación o sustitución de toldos en balconeras y la sustitución de las carpinterías de ventanas y puertas exteriores por otras más eficientes de PVC. Y, por otra parte, con medidas activas como la instalación a las viviendas de sistemas de enfriamiento o calentamiento, así como de frigoríficos de máxima eficiencia energética y de bombillas led. 


Los tres edificios "demorenovados" -elegidos tras una convocatoria abierta- se encuentran en las calles del Doctor Reig y del Canonge Doctor Auguet, en el barrio de Montserratina, donde el 78% de los edificios se construyeron antes del año 1977, cuando la regulación no tenía en cuenta la importancia de los aislamientos. La licitación se hace en tres lotes, uno para cada edificio.


ASOCIACIÓN Y MONEDA LOCAL


Se prevé que estas comunidades de vecinos creen una asociación que formará parte de los órganos de gobierno de la polémica compañía eléctrica municipal que impulsará los próximos meses. Este operador energético, que comercializará un servicio abierto a toda la ciudadanía, tendrá forma de un consorcio público-privado con la participación de administraciones -ayuntamiento y Área Metropolitana-, ciudadanía y comerciantes. La compañía fomentará especialmente el ahorro energético para capitalizar ese dinero en renovaciones energéticas.



Otra de las partes polémicas de este proyecto es que el ayuntamiento tiene pensado que este ahorro se vincule también a una nueva moneda local, que quiere fomentar las compras al comercio del barrio y que se pondrá en marcha previsiblemente el año 2019. Estos proyectos de moneda local está extendido en algunas ciudades de Europa y se quiere implantar también en Barcelona, pero mucha gente pone en duda su funcionamiento sobre la efectividad de estas monedas locales De esta manera, el ayuntamiento pretende una transición energética que empodere a la ciudadanía "para luchar contra el cambio climático, para tomar decisiones sobre un servicio básico (poniendo en sus manos la compra agregrada de energía y su modelo de comercialización) y para reforzar el tejido económico del barrio". En el papel, grandes fines, en la aplicación a la realidad poca gente entiende el Vilawatt como energética ni como moneda.


Además, el proyecto prevé crear tres espacios destinados al intercambio de experiencias, destinados a los tres actores principales: la ciudadanía, los profesionales del ámbito de las reformas y el comercio. Precisamente, el próximo 28 de septiembre se hará el primer encuentro de una de las tres ágoras participativas, pero empezando por los segundos y no por los primeros, el Espacio Vilawatt Profesionales. Mientras la ciudadanía tendrá que seguir esperando a que le aclaren su funcionamiento.


Vilawatt es una iniciativa del ayuntamiento para la promoción de la transición energética que fue elegida en 2016 por la Unión Europea dentro de la primera convocatoria de subvenciones del programa de Acciones Urbanas Innovadoras (UIA), que también escogió en este ámbito los proyectos de París (Francia) y Gotemburgo (Suecia).


Un verano de suciedad e incivismo en Viladecans
Tres municipios del Baix Llobregat entre los puntos negros del alquiler en España

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial