• Usuario

“Abrid escuelas y se cerrarán cárceles”, decía Concepción Arenal

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

EuropaPress 3806627 centro penitenciario brians ii
El Centro Penitenciario Brians II - EP

 

Hay personas que simplifican tanto a la hora de catalogar las cosas, incluso el comportamiento de las personas que suelen decir que son blancas o negras. Se olvidan de que hay gamas de grises, de blancos, de negros, y que no hay que olvidar que el arco iris existe y debe ser por algo. En la variedad está el equilibrio.

 

En el comportamiento de las personas la metáfora se puede aplicar independientemente del rol en sus trabajos o en la sociedad. También es cierto que algunos profesiones utilizan con demasiada frecuencia el negro - visto como el color que se asocia al mal- y el blanco a lo contrario, no debería ser así.

 

Hay determinados trabajos donde sus profesionales tienen un papel difícil, complicado, y hay que gustarle realizarlos. Me estoy refiriendo en concreto a los funcionarios de prisiones cuya labor consiste en “vigilar” a los presos/as que cumplen condenas en esos recintos que dicen sirven para rehabilitarlos. Tengo serías dudas de que la mayoría de las prisiones cumplan esa función. Hay quien afirma que cuando los presos han cumplido la condena salen a la calle peor de lo que entraron.

 

Estos días, lo hemos publicado en Catalunyapress, nos llegaba la noticia de que un joven de 27 años moría en la prisión de Brians II. No es la primera vez que ocurre, son demasiadas las veces que esto sucede, aunque traten de ocultar la triste realidad. La poca transparencia que aplican no implica que algunos casos salgan a la luz por mucho que no quieran que se conozcan.

 

Lo grave del caso del joven muerto, a parte de que no avisaron a la familia del fallecimiento, es que, en este caso, en otros también, se le había visto en bastantes ocasiones cómo se tambaleaba, se dormía en la silla, y ningún funcionario - ¿son desechos humanos?- acudió a socorrerlo o llevarlo a enfermería. La atención médica deja mucho que desear. Al final, Victor, que es como se llamaba, se moría solo en su celda. Según fuentes del centro, por sobredosis.¿Quién le suministró  la droga mortal? ¿Cómo entran los estupefacientes en las cárceles? Pues porque algunos malnacidos funcionarios ganan dinero a costa de la vida de las personas. 

 

Muere un preso de 27 años en Brians II y el centro penitenciario no avisa a su familia

 

El pasado año fueron detenidos cuatro trabajadores de Brians II por introducir droga. No es la primera vez, ni la única prisión en la que ocurre esto, ¿Qué controles tienen los funcionarios para actuar con impunidad?

Algunos pueden decir que todos los funcionarios no son así, que es una minoría, es cierto, pero muchos de los que forman parte de la mayoría son conocedores de lo que ocurre y miran para otro lado, no quieren complicarse la vida denunciando a los compañeros, por miedo o cobardía.

 

Es conocido que hay funcionarios que tratan muy mal a los presos, los provocan hasta que explotan y ya tienen la excusa para castigarlos. Ellos son los amos y juegan con el destino y la vida de esas personas, como si fueran trastos viejos. Los presos nunca tienen razón, sus derechos se ven vulnerados y no pasa nada. No defiendo que los internos sean unas hermanitas de la caridad, están ahí cumpliendo una sentencia, privados de libertad, pero deben ser tratados como personas, ayudándoles en la reinserción, prestándoles atención médica cuando lo necesitan, cosa que no ocurre como se ha podido comprobar  Muchos funcionarios actúan como “carceleros”, con las connotaciones peyorativas que eso conlleva. Los presos les tienen miedo, piensan que son los dueños de la vida de los internos. 

 

Qué explicar del trato que reciben los enfermos mentales. Suelen deambular por el patio o las instalaciones como sonámbulos, cayéndosele la baba de la cantidad de medicación que les suministran para que no creen problemas. ¿Rehabilitación, integración de nuevo en la sociedad? Tengo serias dudas de que eso sea así.

El trato a las familias por parte de esos “carceleros”, que no funcionarios  - abusan de sus cargos. es similar: los tratan como si fueran delincuentes- no son todos, aclaramos- y en demasiadas ocasiones las familias se sienten vejadas, sin poder protestar, la mayoría por miedo a las represalias, que van desde no dejarles ver al familiar durante un mes  o amargarle la vida al mismo.  Los internos suelen decirles a sus familiares que no protesten porque lo pagan con ellos. ¿Alguna vez se pondrá de verdad a hacer la gran reforma pendiente? Creo que ya toca.

 

“Abrir escuelas y se cerrarán cárceles”, es la frase pronunciada en 1867 por una gran mujer, Concepción Arenal, que luchó por la dignidad de las personas presas, para mejorar sus condiciones de vida (consiguió que en cada celda solo hubiera una persona) y peleó para la reinserción de estos en la sociedad en lugar de castigarlos. Su lucha contribuyó a la reforma de las instituciones.

 

Sería conveniente que los funcionarios, en lugar de leer tanto diario deportivo, se entretuvieran, también los jefes, en leer el libro de  Concepción Arenal: “Cartas a los delincuentes” seguro que les vendría bien e igual aprenden alguna cosa. “No es tan culpable el que desconoce un deber como el que lo acepta y lo pisa “, eso escribía la escritora, feminista y defensora de los pobres y de los presos, a la que no se le ha dado el reconocimiento que ella se merece.

 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal - Política de Cookies - Configuración de cookies - Consejo editorial
AMIC CLABE