Pablo Iglesias “vuelve”con su izquierda que dice la verdad

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

El macho Alfa, Pablo Iglesias “volvía” de nuevo - nunca se fue-  al ruedo político para cargar contra la que el dedocráticamente había nombrado cabeza de lista tras su desastre electoral en la comunidad de Madrid. En mayo de 2021, tras conocer los malos resultados obtenidos, declaró que se iba y dejaba la política. Muchos se lo llegaron a creer y otros, entre los que me encuentro, no. Pero estaba tan quemado políticamente que muy a pesar suyo, hizo la escenificación. Como Paquito del Ferrol, lo dejó todo casi atado, o eso pensaba él: dos mujeres, después tres, al frente del teatro de marionetas - él detrás manejando los hilos- y hasta eligió a Yolanda Díaz sin consultar a las bases - no cuentan para nada-  provocando el cabreo de Belarra y su mujer, que aspiraba a sucederle. Claro que en esa época no podía ser porque se hablaba de las malas relaciones de la pareja, incluso se llegó a decir que se habían separado.

 

Archivo - El exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, interviene durante la presentación de su libro 'Verdades a la cara. Recuerdos de los años salvajes’, en la librería Altair de Barcelona.
Archivo - El exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, interviene durante la presentación de su libro 'Verdades a la cara. Recuerdos de los años salvajes’, en la librería Altair de Barcelona.


Iglesias pensó que Yolanda Díaz era pan comido. Poco conocía a la gallega, también del Ferrol, que ha luchado con todas sus fuerzas, codazos incluidos, para llegar a donde está, aunque su amigo Pablo vaya diciendo que él la puso de vicepresidenta, lo que para él significa que le debe obediencia ciega, sin rechistar. El que no cumple con el “código Iglesias  de buenas prácticas” ya sabe el destino que le espera.


En su discurso delante de los suyos y sabiendo la expectación que había levantado la ausencia de Yolanda Díaz en el acto para aplaudirle, Pablo Iglesias se despachó a gusto, y sin decir el nombre la calificó, de “ingenua”, “reaccionaria” e incluso “estúpida”. Le llegó a recordar quien la situó como candidata y le ha hecho una seria advertencia de que Podemos - que no Unidas Podemos, - ¿lapsus? - “debe ser respetada” como la fuerza más importante de la izquierda. Las tres mujeres; Montero, Belarre y Verstrynge, las tres patas del banco, estaban encantadas de la vida porque estaban  ganándole la batalla – que empezaron el mismo día que Díaz fue ungida por Iglesias- a la gallega. Tanto es así que hasta Montero le dio un beso apasionado a su “compañero” de vida ante la mirada de Verstrynge, que había sido su “paño” de lágrimas en esos días tan duros de  crisis con Montero. Y es que la “mujercita de”  se ve como candidata si su marido desiste en volver para salvar a España, que igual lo hace.Delaró  en ese discurso del domingo que “lo que se necesita es una izquierda que diga la verdad”. Una afirmación tan rotunda que ha removido los pilares de la Casa Natal de  Simón Bolívar en Caracas. Me imagino las caras que habrán puesto sus excompañeros y fundadores del partido, esos de la famosa foto de Vistalegre, de los cuales  queda él - el resto están todos fuera-y  el “recaudador” ideológico de Podemos y viajero por Latinoamérica, Juan Carlos Monedero. Todos los ex compañeros no salen de su asombro, o quizás no, lo conocen bien.


El problema de Pablo Iglesias es que piensa que la gente es tonta - alguna sí- y no se acuerda de lo que hace, dice,  o promete el macho. En una entrevista en la Sexta, allá por el 2014, Iglesias reconocía a la entrevistadora su admiración por el régimen chavista del que manifestó sentir envidia de sus políticas que no se aplican en España. Exhibió planteamientos tan polémicos como que “la existencia de medios privados ataca la libertad de expresión”. Lo que en realidad quiere el “líder” de la izquierda que dice la verdad es el modelo de medios de comunicación de su amigo Maduro, que está cerrando todos los medios que son críticos y emplea “los públicos”, los suyos ,para impartir doctrinas bolivarianas de varias horas de duración que duermen hasta a las ovejas, o las que quedan  escuchando acaban por suicidarse


 A Iglesías ya le han empezado a responder su excompañeros , entre ellos , el ex portavoz en el Senado , perteneciente en su día al núcleo duro hasta que se marchó, Ramón Espinar, que criticaba en su Twitter la política de tierra quemada que atribuye a Pablo y su entorno. Revela la cruzada de Iglesias y Podemos contra quien no les obedezca y su obsesión por construir un aparato de comunicación espectacular para arrasar con Yolanda primero y con todos los demás después. Es la política de aniquilar a quienes osan opinar y tener criterios no coincidentes con los suyos.


Pablo Iglesias, el líder de la izquierda que dice la verdad y el macho Alfa de España, viene para salvarnos a todos y poner orden. También en los medios de comunicación públicos para quitarse de encima a los privados que solo cuentan mentiras, a excepción del diario de su amigo Roures donde cada día  el imparte doctrina acompañado de gente muy joven a la que puede hechizar. Pero eso de los medios de comunicación y su obsesión por los mismos, merece otro artículo aparte.
 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE