• Usuario

Los 19 miembros de la manada de Castelldefels grababan sus violaciones grupales y se jactaba de parecerse a la Manada de Pamplona

Los mensajes de WhatsApp de esta nueva manada dejaron de presumir de sus relaciones sexuales para mostrar ansiedad y preocupación cuando empezaron a ser citados por los Mossos a declarar uno por uno.

|

Vilapress MossosEsquadra
Vilapress MossosEsquadra

Se van conociendo más detalles de las barbaridades de esta manada de Castelldefels, así la primera denunciante relató a los Mossos que se opuso a que la grabasen durante el acto sexual y después se produjo la violación. También ha sostenido que le introdujeron un botellín de cerveza en la vagina
 

Según consta en el sumario una joven acudió el 9 de noviembre de 2021 a presentar una denuncia por violación en una comisaría en Badalona.  Lo que contó a los agentes de los Mossos dio origen a este caso donde hay cinco acusados en prisión provisional e indenfificar a dos posibles víctimas más.

 

Los Mossos destacan que eran constantes los comentarios degradantes hacia las mujeres en el chat de esta manada y que se compartían fotos de ellas sin su consentimiento. Los Mossos otorgan al hombre que grabó con el móvil un papel activo en la captación de chicas a través de las redes sociales. Añaden además que siempre eran perfiles de mujeres especialmenete vulnerables o con problemas afectivos. 

 

La primera denunciante tiene diagnósticada una depresión y está bajo tratamiento y toma medicación futo de las secuelas de haber sufrido bullyng cuando era niña. Las otras dos posibles víctimas también presentan perfiles vulnerables.

 

Los hechos de la denuncia inicial se remontan a la primera mitad de 2021. La joven conoció a un chico mayor que ella a través de una conocida APP de citas y él propuso hacer un trío con otro chico y ella aceptó. Como la experiencia les gustó, acordaron volver a verse. La siguiente cita fue en junio, en un domicilio de Castelldefels donde había más personas en “una fiesta”. Estaban los dos chicos a los que ya conocía de la vez anterior y otros tres más. 

 

La chica se metió en un cuarto donde mantuvo relaciones sexuales consentidas con uno de los conocidos y al rato entró el segundo, que se sumó también. No obstante, este último comenzó a grabarla con el teléfono móvil, a lo que ella se opuso. Les dijo que así no seguía y paró. Ahí fue cuando empezó la violación. “Tú cállate, puta, que la noche la vamos a disfrutar”, dice que le contestó el varón del teléfono mientras el otro la retenía a la fuerza dejándola “indefensa”. Al rato, entraron otros dos hombres que en ese momento seguían en la casa. Al menos uno de ellos también la penetró, siempre según su relato. En una segunda declaración ante los Mossos matizó que el tercero no la penetró, pero sí la forzaron a hacerle una felación.

La denuncia cuenta que el mismo que la grabó con el teléfono sin su consentimiento cogió un botellín de cerveza “y la introdujo en la vagina”. La denunciante asegura que dejó de oponer resistencia y se quedó paralizada por el miedo. Al terminar, cuando recogía su ropa para vestirse, los hombres revisaron el vídeo en su presencia y se jactaron de lo que habían hecho: “Mira, esta eres tú con todos encima”. El mismo miedo fue la razón que alegó para no haber presentado la denuncia cuando se produjeron los hechos, sino cinco meses después.


El Juzgado de Instrucción número 5 de Gavá (Barcelona) investiga a los cinco hombres que estaban en la casa. El 1 de diciembre de este año autorizó a los Mossos  a analizar los teléfonos móviles de los investigados. La policía autonómica buscaba vídeos, fotos y comentarios que arrojasen luz al caso, ya que los investigados sostienen que todo fue consentido. Los Mossos detectaron que el acusado que grabó con el teléfono a la joven había “borrado previamente información de interés”. Los investigadores creen que se deshizo de años de mensajes del chat que tenía con el resto de acusados.


Del análisis de los otros teléfonos se aprecia que en ese grupo de WhatsApp —llamado K-Teamcompartían sus experiencias de sexo en grupo y se jactaban de ellas. Hasta el punto de que en una ocasión llegaron a compararse con la Manada de Pamplona, los cinco jóvenes sevillanos condenados por violar a una chica en los Sanfermines de 2016. Pero todo eso cambió cuando supieron que estaban siendo investigados. 

 

Gracias al análisis de los teléfonos, los Mossos concluyen que es cierto que alguien grabó un vídeo de los hechos aquella noche. Lo saben porque consta un audio en el que se escucha a uno de los integrantes del grupo recordar en tono airado a otro que él sale en el vídeo: “Tú la estás intentando follar a cuatro patas, sales tú con el pantalón bajado y la polla bajada también. Eso la policía ya lo sabe, así que no me cuentes películas”. En el grupo de WhatsApp K-Team había 19 participantes, todos hombres, y tenía una finalidad sexual, según uno de los informes que obran en la causa.


Antes de ser llamados para declarar ante los Mossos los comentarios de esta Manada eran de este tipo: “¿Desde cuándo una tía es solo para uno?”, “Aquí yo consigo tías, ¿y si no invito, qué?”, “Cuando vaya bien borracha y cachonda, es tu momento de picar a la puerta”.


 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE