​“En España mucha gente se ha enriquecido por arte de mafia”

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Que algo está cambiando desde la pandemia y ahora con la masacre en Ucrania es evidente, y nadie lo pone en duda. Son episodios desagradables que deberían hacer pensar a la gente. Nada será igual, pero hay cosas que no cambian. Se suele decir con bastante facilidad que de las cosas malas siempre se saca algo bueno, puede ser, pero lo que sí tengo claro es que de las guerras, las enfermedades y otros desastres, siempre hay más de un sinvergüenza que saca partido de ello: dinero, mucho dinero, sin importarle como lo ha conseguido. Y sí tiene claro en qué lo va a invertir. Escribía Enrique Jardiel Poncela que “para ser moral basta con proponérselo; para ser inmoral hay que poseer condiciones especiales”.


Que la pandemia de covid ha cogido de improviso a todos los gobiernos del mundo nadie lo pone en duda. Que cada uno se ha tenido que buscar la vida hasta organizarse de la  mejor,manera posible también. Ello ha consiguido que los precios de los productos básicos: mascarillas, guantes, geles y otros materiales sanitarios se hayan encarecido de lo lindo, es más, algunos han tenido precios estratosféricos. Porque al final hay empresarios que no hacen de la virtud su escudo, sino que de la necesidad hacen negocio.


La justicia se ha puesto manos a la obra en estas operaciones presuntamente especulativas y está haciendo desfilar por sus dependencias a unos cuantos - serán más- entre ellos, los jefes y su “trabajador”, el hermano de la presidenta de la comunidad de Madrid, por hacer negocios con este producto y cobrar comisiones. 


EuropaPress 1694922 luis media presume cuerpo estilo aguas mallorca

Luis Medina Abascal de vacaciones en Mallorca @ep


Cuando ya se estaba investigando al hermano de Díaz Ayuso, saltaba otra bomba en la que Luís Medina Abascal, hijo del ya fallecido duque de Feria y su socio Alberto Luceño, pegaban un pelotazo millonario vendiendo al ayuntamiento de Madrid mascarillas, guantes y batas, inflando el precio de estos materiales: en muchos casos en más del 200%. Estos individuos hacían de intermediarios. ¿Cómo habían conseguido hacerse con ese importante pedido? Según el alcalde Almeida, por los canales “habituales ”, afirmación que nadie se cree y al parecer se debe a la relación de estos dos “pájaros” con un primo del alcalde que le facilitó el contacto. Todo muy “legal” y muy ético, como se puede apreciar. Y es que el dúo de comisionistas, en plena pandemia, con gente muriéndose, se llevaron la menudencia de 6,1 millones de euros de comisión. Estaban tan necesitados económicamente que nada más cobrar la mordida, el aristócrata al que al parecer su socio “engañó” pues solo recibió un millón de euros, se compró un velero, mientras que Javier Luceña, que había percibido 5,1 millones, echó la casa por la ventana: compra de vivienda en Pozuelo de Alarcón (Madrid), tres relojes Rolex, más 12 coches de gama alta, ¿Por qué 12? Para hacer ostentación de que le sobraba el dinero. Decía el gran Perich que “un aristócrata no es más que un señor del que se conocen sus antecedentes y a pesar de ellos es respetado”.


Que estos dos tunantes sin escrúpulos digan que la operación es legal y que se paseen por la calle como si no hubieran hecho nada, es para soliviantar al más tranquilo del país. Con tantas personas que han muerto y con las necesidades que han pasado miles y miles de personas por no disponer de dinero - solo hay que recordar las colas para recoger comidas- y que estos dos impresentables utilicen el dinero para comprar producto de lujos, como si les importara un pimiento lo que está sucediendo en su país, es indignante. Menos mal que la justicia, esperemos, los va a colocar en su sitio, porque todo no vale, ni en este caso el fin justifica los medios. Enriquecerse a costa de las desgracias y necesidades de los demás es algo que no debe quedar impune. Como decía Perich: “En España mucha gente se ha enriquecido por arte de mafia”.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE