Que el Covid no nos amargue estas fiestas

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Archivo - Luces de Navidad en Santiago de Compostela

Luces de Navidad @ep


Con el miedo como protagonista en estas fiestas navideñas y a la puerta de terminar un año al que se creía relanzador de la vida, de las personas y la economía de este país, pues resulta que otra variante del dichoso covid ha venido para aguar las fiestas y llevarse por delante a unas cuantas personas - más de las deseas -y de paso llenar también las urgencias, las ucis y los confinamientos. Todo un panorama que no invita a la alegría en estas fechas navideñas.


Pero sin dejar de lado la realidad que estamos sufriendo, lo importante es asumirlo, pero no dejarse llevar por el pesimismo colectivo o individual, sino plantarle cara, con las consabidas prevenciones, pero plantarle cara. Lo importante es vivir, así de simple y a la vez complejo. Que nadie, ni el virus maldito se introduzca en nuestra mente para amargarnos estos días, ni los que vienen, ni siquiera todos los años que nos quedan por vivir. La fortaleza humana queda demostrada en las adversidades. En más de una ocasión los palos que dan la vida, por cierto, unos cuantos, los que los padecen se llegan a creer que van a ser capaces de superarlos, pero la fuerza interior, la esperanza y la lucha son capaces de anteponerse a casi todo. Esa es la gran lección de la vida y de la condición humana. Decía Colin Powell que “el optimismo perpetuo es multiplicador de fuerzas”.


Que estos días de desconcierto, agitación y preocupación, no impidan pasar de la mejor manera posible unas fiestas que tienen un denominador común: disfrutar de la mejor manera posible unos días con la familia amigos y hasta con conocidos Ya se sabe que la limitación en el número de personas en las reuniones puede desbaratar los planes iniciales, pero es igual, se pueden buscar fórmulas para que la incidencia sea menor, pero hay que hacerlas, Si aun así, algunos están confinados, que piensen que está compartiendo con las personas que quieren esas comidas, cenas o charlas, que se lamenten poco, porque el tiempo tendrá que volverlo hacer de manera presencial. Esta batalla hay que ganarla, es una más de las que nos toca en esta vida de claroscuros, cuadriláteros y soledad. No sé quién dijo que la vida es o una gran aventura o nada. Si no la planteas como una aventura, se habrá pasado por ella sin pena ni gloria.


Cuando se lleva ya un par de años de saltos continuos, muchos se han acostumbrado a ellos, e intentan encontrar fórmulas para pasarlos de la mejor manera, entre ellas están la risa, o la sonrisa que son un gran veneno para el miedo, que todos hemos tenido o seguimos teniendo en algún momento. Por ello, y olvidándonos de lo que está sucediendo, en todos los terrenos, pero en especial en la salud que es lo más importante, la paciencia, es otra de las premisas que debemos tener para salir adelante y no dejar de lado la esperanza que es lo que no se debe perder nunca. Como decía Schopenhauer: “Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en los que nos falta”.


Así que estas fiestas hay que tomarlas con filosofía, y que nada ni nadie sea capaz de impedir disfrutarlas, con las comidas favoritas regadas de vino, cava y lo que haga falta, siempre con una sonrisa, paciencia y algo muy importante que no se debe olvidar nunca: la solidaridad con las personas que lo están pasando mal. Y a las que hay que ayudar cada uno en la medida de sus posibilidades . Así que, ¡buenas y solidarias fiestas!


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE