​La valentía del pueblo venezolano y el papelón de Zapatero

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Se han celebrado las elecciones en Venezuela y un 70% de su población ha dejado el miedo en las alacenas vacías de sus casas desde hace ya demasiado tiempo y no han acudido a depositar su voto para demostrar el rechazo al actuar régimen del dictador Maduro. Esta parte mayoritaria de la ciudadanía ha demostrado que no le tienen miedo al dictador que quiere perpertuar su estirpe en la figura de su hijo Nicolasin, un joven malcriado y que vive en la opulencia en contraposición al hambre que vive el resto de personas.



Zapatero




Tal es el talante del dictador Maduro que no ha tenido el menor escrúpulo en colocar en la lista a su mujer y su hijo, lo que quiere decir que los dos son ya diputados. Es la tónica de un dictador cuyo representante y defensor en España es Pablo Iglesias y su “equipo”. Su mujer Irene Montero, no solo ha formado parte de la lista de Unidas Podemos, en los primeros puestos y por lo tanto es diputada, sino que se ha impuesto como ministra. Eso de las familias en las dictaduras es algo habitual, aunque estemos en el siglo XXI hay cosas que no cambian.


La Unión Europea no ha reconocido el paupérrimo “triunfo” de Maduro, amén de EEUU y otros países que han considerado los comicios como un fraude. Las cosas deben cambiar, no es democrático que con ese resultado siga insistiendo en gobernar. La comunidad internacional ha mostrado su total desacuerdo con las acciones del dictador que cuenta como aliados en Rusia China, Irán y Cuba, regímenes autoritarios y seudocomunistas. Hay un antes y un después en Venezuela con estos resultados le guste o no a los bolivarianos.


Mientras esto sucede, el expresidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, incomprensiblemente sigue defendiendo los resultados escandalosos y al propio Maduro mientras compañeros suyos de partido como Felipe González o  Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea, condenan la situación y no reconocen los resultados. Resulta i increíble que todo un expresidente de la España democrática siga actuando de la manera que lo hace. El prestigio que tenía se lo ha dilapidado en estos años que lleva asesorando y dicen que intermediando con Maduro. ¿Por qué lo hace?, ¿por dinero?, eso parece. Menudo ejemplo está dando a los votantes socialistas. 


“El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido” decía Groucho Marx.


Cuando Rodriguez Zapatero dejó la política tras perder las elecciones, podía vivir tranquilamente de su sueldo de ex prsidente, pero no era suficiente y como casi todos los expresidentes, entró a formar parte del Consejo de Estado, cuyo sueldo era de 100.000 euros anuales. Renunció al de expresidente porque era inferior. Unos meses después lo abandonó para presidir el Consejo Asesor de una ONG alemana de promoción de la paz .


Hay que recordar que Felipe González no llegó a entrar en el Consejo de Estado porque se dedica a sus negocios. Mientras que José María Aznar si que estuvo dos años, pero dos años después renunció para seguir con sus empresas. Cosa que no hizo Zapatero hasta el año 2015- de manera provisional- cuando fue fichado para presidir la fundación Instituto foro Cultural Diplomacy, que le permite también ser lobbista como algunos de sus excompañeros y amigos, el exministro de exteriores Moratinos y Bono, amén de otros. El ser presidente o ministro conlleva unas relaciones que después algunos utilizan para sus trabajos  y en esta situación se encuentra políticos de todos los partidos.


Zapatero ha dejado atrás esa imagen de "Bambi", con mirada dulce hasta ingenua y su sonrisa bonachona y hasta se ha olvidado de algunas de sus aportaciones que han mejorado la vida de los españoles. Pero desde que en plena crisis económica habló de brotes verdes significó el fin de su gobierno y su imagen quedó bastante tocada. Ahora, el Bambi se ha convertido en un tiburón cuya presa es el dinero, sin importarle de donde viene y a costa de lo que lo consigue. Al final, como decía Quevedo “Poderoso caballero es Don dinero”. Así que Zapatero, menudo papelón estás haciendo.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial