​Albarrosa está de fiesta

|

Qué pena que la gente no se pueda reunir, en esas “asambleas dedocráticas” vecinales que tan magníficamente monta el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Viladecans. El Covid-19, impide este tipo de actos. Claro que siempre queda echar unos cuantos cohetes para celebrar el inicio de las obras "faraónicas" del barrio más olvidado de Viladecans que es el de Albarrosa.



Farolas albarrosa




En una nota de prensa del ayuntamiento, este explica que el consistorio formado por el PSC y los Comunes de “la Encarni”, consensuaron, en 2017, “con los representantes de los vecinos y las entidades de la zona un proceso que contó con ochos reuniones de trabajo- la estrategia a seguir en la inversión de 4 millones de euros para la mejora del barrio, el de menor densidad de población de la ciudad- cerca de un 90% por debajo de la media-, lo que supone una apuesta ambiciosa en relación al coste por habitante”. Esto quiere recalcarlo, el ilustre ayuntamiento que parece que hace un favor a los que allí viven. Se olvida de explicar que, los vecinos de este barrio pagan el IBI más alto de la ciudad. Si a eso hay que añadirle, que desde la creación de este barrio allá por los años 50, las inversiones que se han realizado en el mismo son prácticamente nulas ¿a que juega el equipo de gobierno?. Debe ser a la pelota vasca, porque hay que tener la cara muy dura para para justificar el gran “esfuerzo” que hace por sus conciudadanos pese al coste alto. Total, que hay que estarles eternamente agradecidos por ese gran esfuerzo que está realizando y que durante años ha estado mirando para otro lado. Se olvida también que en este barrio hay tres residencias de gente mayor que dan servicios a la comunidad de esta ciudad/pueblo.


Reconocen en su nota que el consenso se llevó a cabo con las entidades de la zona - ¿cuántas entidades hay, -que nos perdemos con el número de las mismas? - y los representantes de los vecinos, es decir con la asociación de vecinos con la que tan buenas relaciones tienen. Al final se descubre que los vecinos que no están en ella, más del 90% no tienen nada que decir, ni reclamar. Es la democracia dedocrática de “un alcalde Superman”, pluriempleado y miembro de la ejecutiva del PSOE, gracias a su amistad con Pedro Sánchez.


Mamut




Las dos asambleas con los vecinos, por cierto, de las que no hay actas - y eso que contrataron a una empresa por 30.000 euros- fue una autentica tomadura de pelo a la que se prestaron todos los que formaban parte de la comisión elegida por el ayuntamiento y no por la asamblea de vecinos, como debería haber sido. Claro que los resultados hubieran sido otros bien distintos.

Después del “pacto de la burra” han pasado 3 años hasta que han dado comienzo las obras. Tres años en los que no se han invertido nada de nada en el barrio. Las obras han dado comienzo por las dos calles más grandes del barrio- las eligieron los técnicos del ayuntamiento-, la calle Lilas y el pasaje de Tamariu, unos 216 metros que costará arreglar 531.000 euros, y cuyas obras durarán hasta finales del 2020. Eso sí, el consistorio da todo tipo de explicaciones sobre la reforma de las dos calles más largas del barrio: soterramiento de cables, se dobla la capacidad de las aceras -se quitan los aparcamientos-, se realizará un parterre verde con una docena de árboles ¿de los que levantan las aceras? …etcétera, etcétera.


Con esta rapidez con la que van ¿cuántos años van a ser necesarios para acometer toda la reforma?. Pues a este paso, los mismos que se llevan sin hacerse nada. Lo que quiere decir, que muchos de sus actuales habitantes se van a ir al otro barrio sin haber visto transformado, pese al gran despliegue propagandístico que ha empleado el consistorio. 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial