Viladecans baja los patinetes eléctricos de las aceras, pero los usuarios no cumplen la normativa y sigue habiendo accidentes

|

Viladecans pone orden a la circulación de vehículos con el objetivo de garantizar su buena convivencia en el espacio público e impulsar un nuevo modelo para moverse de forma más sostenible, segura y justa. Este mes de agosto ha entrado en vigor la reforma de la ordenanza local de circulación, que incorpora por primera vez la regulación del uso de los vehículos de movilidad personal (VMP), entre los que destaca el cada vez más popular patinete eléctrico. Desde ahora, estos vehículos deben seguir unas normas similares a las bicicletas y no pueden circular por las aceras, a fin de garantizar la protección de las personas que se mueven a pie, el escalón más débil en la movilidad. Como exponentes de la necesaria movilidad sostenible, VMP y bicis comparten en pie de igualdad con el resto de vehículos las calzadas de la red secundaria, gracias a la incorporación a la normativa de los ciclocalles.


Patinetes


Sólo una persona y mayor de 16 años

Ante el uso creciente de los vehículos de movilidad personal, la normativa estipula cuáles son reconocidos como tal, quién y cómo los puede conducir y por qué espacios debe hacerlo. Esto se ha definido siguiendo la normativa de la Dirección General de Tráfico (DGT) y las recomendaciones del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para homogeneizar su uso en las ciudades, pero también atendiendo a las singularidades locales afloradas raíz del debate social y político.


Además de los patinetes eléctricos, son VMP las ruedas y plataformas eléctricas o los segways y los ciclos eléctricos de tres o más ruedas. La ordenanza apunta que todos estos vehículos sólo los puede llevar una persona, que debe tener como mínimo 16 años y está obligada a llevar casco. Por lo tanto, está prohibido llevar acompañante -sea cual sea su edad- ni pie ni en un asiento. De hecho, los vehículos con asiento no se consideran VMP, sino ciclomotores, siéndoles de aplicación su normativa, como cualquier vehículo comercializado con límite de velocidad de más de 25 km/h. El seguro de responsabilidad civil es recomendable, pero sólo obligatoria si se utiliza para una actividad económica.


La normativa también establece criterios de conducción, como reducir la velocidad y tomar precauciones en lugares concurridos y en situaciones meteorológicas o físicas que lo aconsejen. Además, en los cruces de carriles bici con calzadas debe aminorar la velocidad y, si no hay paso específico para el carril bici, atravesarlas a pie.


Aceras más seguras

Los patinetes eléctricos y demás VMP tienen prohibido circular por todas las aceras, sea cual sea su anchura, con la única excepción de los carriles bici que discurren encima. En este caso, su velocidad debe ser de un máximo de 10 km/h, como cuando circulen por parques o por calles con prioridad para peatones, que no están catalogados como aceras. En cuanto a su circulación por las calzadas, pueden hacerlo en las calles de plataforma única, en las calles de la red secundaria de sentido único y con velocidad limitada a 30 km/h y los ciclocalles.


Así, la ordenanza incorpora como norma la apuesta del Ayuntamiento los últimos meses de crear los ciclocalles en la red secundaria de barrio. Estas vías dan igualdad de preferencia en la circulación por el centro de la calzada a todos los vehículos: coches, motos, bicis y VMP. Para ello, en estas calles se limita la velocidad a 30 km/h y se han pintado señales para recordar que los coches no tienen prioridad sobre el resto de vehículos. Los ciclocalles locales han sido reconocidos por la Federación de Municipios de Cataluña como una buena práctica municipal a imitar (www.bbp.cat).


Difusión de la nueva regulación antes de sancionar

La ordenanza establece una sanción de 200 euros por circular por los espacios no permitidos, el mismo importe que para hacerlo con auriculares o manipulando el teléfono móvil, sin llevar correctamente puesto el casco o sin luces ni prendas reflectantes por la noche. La sanción por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas puede llegar a los 1.000 euros.


Hasta enero del 2021, el Ayuntamiento promoverá el conocimiento de la nueva regulación y no impondrá multas en relación a los espacios por donde circular, aunque las personas usuarias sí pueden ser sancionadas por no cumplir con las medidas generales de uso de los VMP , ya vigentes en la normativa estatal desde el año 2019. el Ayuntamiento canalizará a través de las Agentes Cívicas una campaña informativa, que también se difundirá a través de las redes sociales.


Los cambios en la ordenanza local de circulación favorecen la oportunidad de alcanzar un nuevo modelo de movilidad más seguro (defensa a los más débiles), más equitativo (reequilibra las prioridades entre los diferentes medios de transporte), más sostenible y saludable (favorece la movilidad no contaminante y fomenta la actividad física), más eficaz (moverse en coche dentro de la ciudad es más lento que en otros medios), más eficiente (el coche consume más por cada persona que desplaza que el resto de vehículos) y más cívico (enseña a las nuevas generaciones a cuidar el planeta y de la ciudad).


La normativa no se cumple

A pesar de las nuevas medidas que ha tomado el Ayuntamiento, parece que los usuarios todavía circulan por las aceras, poniendo en peligro la vida de los peatones. Sin ir más lejor, una persona denunció el miércoles en Twitter un accidente en el que un patinete eléctrico atropoelló a una mujer de 68 años y se dio a la fuga. La mujer, según informa el ciudadano, sufrió "conmoción cerebral" y fracturas de "nariz y pómulo derecho", así como "fisuras en ambas muñecas".


 


La Guardia Urbana de Cornellà ha impuesto hasta 216 sanciones por infracciones de patinetes y bicicletas
​Sant Joan Despí ayudará a los estudiantes universitarios a pagar sus desplazamientos

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial