¿Qué podrán hacer los niños en su salida del domingo?

|

Los menores de hasta 14 años podrán bajar a las zonas comunes de las comunidades de vecinos a partir de este domingo 26 de abril, pero sin coincidir con otros niños en las zonas de juego de estas urbanizaciones, sin estar más de una hora y siempre acompañados de un adulto, es decir, respetando las mismas medidas que las establecidas para los paseos por la calle, durante el Estado de Alarma por la pandemia del coronavirus COVID-19.


NIÑOS JUGANDO


"Los espacios comunes de vecinos son espacios privados, objeto de regulación comunitaria. El Gobierno va a especificar unos criterios pero van a ser los mismos que para los espacios públicos, los niños no podrán estar en grupos superiores a 3, deberán estar permanente acompañados de un adulto, no es aconsejable que estén más de una hora y no pueden coincidir en espacios de juego conjuntos", ha precisado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este viernes 24 de abril en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario.



En cuanto al paseo de los niños, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno ha recordado que esta medida permitirá un "pequeño alivio" para los niños pero ha precisado que si se observa que no tiene los resultados correctos para el control de la situación sanitaria se podrá "retrotraer", tal y como prevé el Real Decreto por el que se proclama el Estado de Alarma. Montero también ha apelado a la responsabilidad de los padres.


PASOS A SEGUIR PARA LAS SALIDAS DE LOS NIÑOS ESTE DOMINGO



NIu00d1OS1              NIu00d1OS2



NIÑOS3





                   NIu00d1OS4         



  NIu00d1OS5                   NIu00d1OS6














Pediatras recomiendan que los niños no salgan más de media hora y siempre de la mano
Entidades de infancia piden al Govern un "fondo extraordinario" para los niños

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial