El túnel más moderno de Europa, el de la B-24 de Vallirana, hace aguas

|

La Variante de Vallirana (B-24) se estrenó, hace dos meses, después de quince años y han aparecido los primeros problemas de construcción de una infraestructura que ha costado 175 millones de euros.


VALLIRANATEMPORAL

La borrasca Gloria a su paso por Vallirana/Ayuntamiento Vallirana


La borrasca Gloria ha puesto a prueba la impermeabilidad y se han produce las primeras filtraciones de agua que han llenado de charcos de agua la calzada en el interior del túnel dificultando la movilidad de vehículo y el tráfico. Además este túnel trazado entre viejas minas y en terreno inestable, según los propios técnicos, impide que llegue la cobertura móvil. 


EL TÚNEL MÁS MODERNO DE EUROPA HACE AGUAS 


La longitud del túnel, debida al hecho que en gran parte discurra bajo trama urbana y que por él vayan a circular 19.000 vehículos diarios –muchos camiones– obligó a construir una infraestructura con grandes medidas de seguridad con sensores de los más modernos de Europa.


De hecho el túnel cuenta con un sistema de luces inteligentes que se adaptan a la luminosidad exterior bajo la supervisión de un centro de control, también en Vallirana, lleno de pantallas, de servidores informáticos, al que llega información precisa del tramo gracias a múltiples sensores y de 40 cámaras inteligentes, tres de ellas termográficas.


El sistema detecta las incidencias (presencias de objetos, peatones, animales, coches parados, accidentes...) por sí mismo. El túnel cuenta además con 44 sistemas de ventilación y con tres galerías de evacuación, por la que pueden pasar varios camiones de bomberos, pero también acoger a decenas de conductores en caso de incendio: se presurizan.


Sensores de calidad de aire, un sistema de drenaje para recoger todo tipo de vertidos –por si se produce un accidente– o un pavimento de hormigón armado de una variante, largamente esperada, y que quienes la han construido aseguran que está hecha para perdurar.


UNA INFRAESTRUCTURA DE 175 ME QUE HA TARDADO 30 AÑOS EN EJECUTARSE


Este tramo de la B-24 se estrenó después de que las obras se iniciaran el 2004 y después de varios atrasos en la ejecución de las obras. Las obras, que costaron 175 millones de euros, han servido para dar continuidad a la variante de Cervelló, que se construyó en 2003. 


Las obras han sufrido varias paradas por remodelaciones del proyecto e incidencias o la crisis económica que ha hecho que varios ministros de Fomento y delegados del Gobierno español se comprometieran a acabar una carretera espera desde hace treinta años.


Vallirana2


La B-24 es el tramo final de la Autovía del Mediterráneo A-7, renombrada así a la entrada de Barcelona que empieza en el enlace 599 del A-2 a la altura de Pallejà, y finaliza en Vallirana, donde enlaza con la N-340, en un trazado sinuoso de 6,4 km.


Después de años de promesas políticas, obras y manifestaciones y pancartas por parte de los vecinos bajo la plataforma Prou cues, las obras parecían haber culminado. Con las filtraciones de estos días de Borrasca tocará revisar la infraestructura de nuevo con el consiguiente inconveniente para sus usuarios, que la han disfrutado únicamente dos meses.

La variante de Vallirana ve por fin la luz

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial