La Generalitat hace frente común con los municipios afectados por la ampliación de la A-2

|

Reunion ayuntamientos A2


Los municipios afectados por el proyecto de ampliación de la autovía A-2 planteado por el Ministerio de Fomento han acordado con la Generalitat la creación de una comisión técnica y política que intente negociar con el nuevo gobierno socialista un planteamiento que escuche la voz del territorio, una parte del cual es contrario a esta ampliación. 


Los alcaldes de Olesa de Montserrat, Esparreguera, Abrera, Castellolí, Collbató y El Bruc se reunieron este jueves 12 de julio con el nuevo Secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, Isidre Gavín; el Director General de Infraestructuras de Movilidad, Xavier Flores, y el Jefe de Gabinete del consejero de Territorio y sostenibilidad, Xavier Reinaldos para abordar la estrategia y acción conjunta de ayuntamientos y gobierno de la Generalitat ante un proyecto del que han tenido poca información por parte del Ministerio de fomento liderado hasta hace pocas semanas por el gobierno del PP. 


La alcaldesa de Olesa, Pilar Puimedon, ha defendido que es inconcebible que se quiera sacar adelante un proyecto que no ha contado con la participación "de quien realmente conoce los problemas del territorio". Mientras que el alcalde de Esparreguera, Eduard Rivas, manifestó que "desde Esparreguera no negociaremos el boceto que presenta el Ministerio, porque no podemos negociar nada cuando no compartimos el punto de partida, que es que no queremos una autovía de diez carriles". 


Hace apenas un mes que el Ministerio de Fomento presentó a los ayuntamientos su proyecto de ampliación de la autovía A-2, que el gobierno central quiere convertir en una autopista de hasta 10 carriles en un tramo de 35 kilómetros -que va de Igualada a Martorell-. El proyecto contempla que en algunos puntos pasará de tener dos carriles por sentido en tener tres y dos más para las entradas y salidas de la autovía. Desde el ministerio anunciaron que esperaban poder comenzar las obras en 2020 y que estén terminadas en 2023.


Ante el anuncio, los ayuntamientos de Olesa de Montserrat, Esparreguera, El Bruc, Collbató, Castellolí y Abrera decidieron unirse para diseñar acciones conjuntas de cara a mejorar y consensuar el trazado que el Ministerio de Fomento plantea para el proyecto de ampliación de la autovía A-2. Después de un encuentro de trabajo celebrada en Olesa, los seis ayuntamientos lamentaban la "falta de diálogo y de búsqueda de consenso" por parte del Ministerio de Fomento con los municipios afectados, la falta de disponibilidad de la información y reclamaban que el trazado se diseñe conjuntamente con Generalitat y Ayuntamientos, "que son los que verdaderamente conocen el territorio y sus problemas reales".


Si bien los seis ayuntamientos entienden que es necesario mejorar algunos tramos de la autovía A-2, por su peligrosidad y falta de seguridad, también entienden que es importante que este proyecto cuente con la participación directa de los municipios afectados por la obra. Por esta razón no entienden que el Ministerio de Fomento no haya ofrecido "y ni siquiera aceptado" esta colaboración que se ha propuesto desde los Ayuntamientos. Los seis Alcaldes también lamentaban la "falta de sensibilidad ambiental y la afectación urbana en barrios consolidados" del trazado planificado o el hecho de que el proyecto no tenga en cuenta la conectividad entre municipios. También piden especialmente que se tengan en cuenta las necesidades vinculadas al transporte público, punto que el proyecto deja totalmente en el olvido y que perjudica especialmente a los municipios más pequeños.


Autovía A 2 Esparreguera


Por todo ello los ayuntamientos han reclamado una nueva diagnosis del trazado propuesto para la ampliación de la autovía A-2 entre Martorell e Igualada "pensando en el país pero también teniendo en cuenta el territorio y los municipios". Los alcaldes de Olesa de Montserrat, Esparreguera, Abrera, El Bruc, Collbató y Castellolí también reclamaron que el proyecto de ampliación de la autovía A-2 se trabaje a tres bandas (municipios, Generalitat y Gobierno central); y que se atiendan las peticiones y sugerencias de los municipios previa a la exposición pública del proyecto, ya que los ayuntamiento afectados quieren hacer aportaciones "desde la colaboración, y no desde las alegaciones".


Ahora la Generalitat se ha sumado a esta llamada, tal y como quedó patente en la reunión celebrada este jueves. Desde la Generalitat se comunicó a los ayuntamientos afectados que el gobierno catalán tampoco ha recibido información sobre el proyecto y por lo tanto, ante la situación, se propuso y acordó la creación de una comisión de trabajo técnica y política para compartir criterios alrededor del proyecto y negociar con el Ministerio de Fomento.


Según se destacó en el encuentro, la nueva delegada del Gobierno central en Catalunya, Teresa Cunillera, comunicó en una reciente reunión con tres ayuntamientos afectados por el proyecto de la A-2 que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez tiene la intención de liberar peajes como el de la autopista AP-2. Para la alcaldesa de Olesa, si se libera este peaje no tiene ningún sentido ampliar la autovía A-2, ya que la autopista podría absorber buena parte del tráfico rodado, si bien ha admitido que sí deben hacerse obras de mejora en la autovía.


Una parte importante que hay que solucionar son las conexiones del territorio no sólo a la autovía A-2, sino también la futura autovía orbital B-40. Y es que el tráfico que asumen todas estas vías y que se podrían derivar hacia el interior de municipios como Olesa es también un punto a tener muy en cuenta.


Por todo ello, la voluntad de los ayuntamientos afectados y de la Generalitat es la de sumar posicionamientos para luchar por un proyecto que implique la mejora de la autovía A-2, sobre todo en cuanto a la seguridad de la vía, sin necesidad de ampliar a diez carriles. Pilar Puimedon defensa que lo que hay es "analizar qué es necesario, mejorar la autovía A2 y hacer una buenas conexiones". 


La alcaldesa de Olesa también ha insistido en que hasta ahora el Ministerio de Fomento no ha planteado el proyecto de manera correcta, sobre todo por el hecho de no haber consultado al territorio antes de sacar adelante el proyecto. Puimedon, que ha recordado que el ayuntamiento de Olesa, al igual que otros ayuntamientos, aún no ha recibido oficialmente ningún plano del proyecto, espera que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez sea más receptivo a la demanda de los ayuntamientos y en la voz del territorio.

Esparreguera, Abrera, Olesa y Collbató organizan un frente común contra la ampliación de la A-2
El posible final del peaje de Martorell

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial