• Usuario

Políticos y periodistas, ¿un binomio de intereses?

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

El mundo de la información siempre ha sido y sigue siendo muy atractivo para algunos políticos en activo o cuando han dejado  sus cargos. Más de uno   elige la “nueva” profesión de analista político o tertuliano - predicadores- en los medios amigos o en aquellos otros que cubren la cuota de partido. Porque la cuota “ideológica” está a la orden del día en la mayoría de medios.


Los periodistas deberíamos ser críticos con los que gobiernan en las distintas administraciones. ¿Lo somos? Tengo serías dudas de que eso sea así. Hay muchos periodistas que ya les va bien codearse con los políticos porque se sienten importantes. Y eso les gusta a los dirigentes porque piensan que tienen en sus manos a los periodistas. Les gusta controlar el sector y creen que estos deben escribir, hablar y opinar de acuerdo a sus directrices. La verdad es que hoy más que nunca hay periodistas que actúan así, aunque hay que aclarar que más que  periodistas son predicadores ideológicos: están en la derecha, la izquierda, la ultraderecha, el nacionalismo y el independentismo. Los que van por libre, no están bien vistos porque no los pueden controlar: son un peligro.


En los últimos tiempos la connivencia de políticos que eligen a sus periodistas de cabecera, y los periodistas que eligen - se lo cree ellos- a sus políticos es cada vez más evidente. Tan evidente que la profesión está aceptando que las  ruedas de prensa se hagan con retrasos de más de media hora, que no se admitan preguntas, o que solo las hagan determinados periodistas de medios que el poder ha elegido. No hay un plantón a los “políticos” que hacen este tipo de cosas. Es más, los distintos presidentes de gobierno lo han tomado como algo normal, ¿Libertad? Cada vez hay más cortapisas al trabajo de periodista -los que no son de la cuerda, y hay unas cuantas cuerdas- y las asociaciones del ramo sacan notas de prensa - teoría, pero la acción se queda solo en eso-. Escribía Albert Camus que “una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”.


La connivencia entre políticos y periodistas tiene como objetivo la influencia recíproca. Creo que esa no es la función de esta profesión, aunque haya muchos que lo practiquen y además se jarten de ello. George Orwell decía que “periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se difunda. Todo lo demás son relaciones públicas o propaganda”. Una frase muy gráfica que no necesita explicación.

 

Archivo - El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, firma su libro en el mismo día que se celebra el Dia Internacional del Libro en la caseta de Casa del Libro, a 23 de abril de 2022, en Barcelona, (España). (Foto de archivo).
Archivo - El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, firma su libro en el mismo día que se celebra el Dia Internacional del Libro en la caseta de Casa del Libro, a 23 de abril de 2022, en Barcelona, (España). (Foto de archivo).


Cuando Pablo Iglesias dijo que dejaba la política- casi nadie se lo creyó, como se está viendo- no volvió a su anterior trabajo de docente universitario, sino que eligió ser “periodista” con programa propio en el diario de su amigo Roures, y además tertuliano de algunas emisoras de radio, entre ellas la cadena Ser, donde comparte tertulia con Carmen Calvo del PSOE y García Margallo del PP. En esa nueva faceta, aprovechan los medios para hacer adoctrinamiento político. No es el único, los otros también lo hacen. Llama la atención la cantidad de expolíticos que se están dedicando a los medios. Los hay que están en programas del corazón, caso de la expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, dando lecciones de ética en algunos comportamientos de “famosos”.


¿Qué tendrá la profesión de periodista que tanto atrae a los políticos? Que cada uno haga su propia interpretación, pero está claro que el periodismo es el mejor oficio del mundo y como decía Garcia Márquez, “el periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad”. Eso es así, aunque ahora es otra cosa y los menos adecuados para hacerlo son los ex políticos metidos a periodistas, tertulianos entrevistadores y hasta maestros que quieren dar lecciones.
 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal - Política de Cookies - Configuración de cookies - Consejo editorial
AMIC CLABE