Bellvitge alerta del aumento de alergias alimentarias

|

Alergias



La alergia alimentaria es un problema de prevalencia creciente en Catalunya. En sólo 10 años, las consultas por este motivo han pasado del 8,7% en 2005 al 12,6% en 2015. Uno de los ámbitos en los que se detecta un incremento son las alergias alimentarias complejas por fenómenos de reactividad cruzada entre proteínas alergénicas presentes en varias especies, los llamados "panallèrgens" (reactividad entre varios alimentos, entre alimentos y pólenes , entre alimentos y otros alergenos ambientales, etcétera).


Así los han revelado los especialistas del Hospital Universitario de Bellvitge (L'Hospitalet de Llobregat), la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC) y la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica en la jornada "III Mañana Alergia Bellvitge: alergia alimentaria ", donde se ha abordado la problemática de la alergia a alimentos tanto desde la perspectiva de la atención primaria como de la especializada, haciendo especial énfasis en los aspectos clínicos, los factores de riesgo, el diagnóstico diferencial y los criterios de derivación.


Según datos de la Comisión Europea, 7 de cada 10 reacciones alérgicas graves se producen comiendo fuera de casa, y, concretamente, un 20% tienen lugar en las escuelas. El huevo y la leche son los alimentos más frecuentemente implicados en el caso de los niños, mientras que en mayores de 14 años lo son la fruta (especialmente el melocotón) y los frutos secos. Casi la mitad de los pacientes presentan erupciones cutáneas (urticaria), pero en uno de cada cuatro casos la alergia se manifiesta en forma de anafilaxia, una reacción alérgica generalizada grave potencialmente mortal.


Y es que en las ponencias se ha anunciado que también se detecta un incremento de casos con manifestaciones clínicas menos clásicas como las esofagitis eosinofílicas, en los que en algunos pacientes el papel de la alergia alimentaria puede ser relevante. Asimismo, crece la importancia de los llamados cofactores como inductores y / o magnificadores de reacciones alérgicas potencialmente graves, como por ejemplo la práctica de ejercicio físico o la administración de antiinflamatorios coincidiendo con la ingesta, entre otros.


Unidad alergologia bellvitge


Maria Teresa Dordal, alergóloga del Hospital Universitario de Bellvitge y presidenta de la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica, recuerda que "en el caso de las reacciones alérgicas graves, la identificación y el tratamiento precoces son fundamentales para evitar desenlaces fatales". Otro aspecto que destaca la doctora Dordal es "la importancia de diferenciar adecuadamente las reacciones propiamente alérgicas otras reacciones sin ningún mecanismo inmunológico subyacente, como las intolerancias alimentarias". En este sentido, alerta de que "en los últimos años han proliferado diversas pruebas de laboratorio que se ofrecen supuestamente para el diagnóstico de alergias y / o intolerancias alimentarias pero que no tienen ninguna fiabilidad científica".


"INSTRUIR A LOS PROFESIONALES"


Según la alergóloga, "es necesario instruir a los profesionales de la atención primaria en competencias sobre cómo identificar a los pacientes con alergia a alimentos, entender los mecanismos responsables, mejorar el manejo de posibles reacciones alérgicas, saber dar respuesta al dudas que los pacientes plantean en relación a esta patología y conocer los criterios de derivación al alergólogo consensuados en su momento entre las diferentes sociedades científicas implicadas y la administración ".


Los médicos de familia, como puerta de entrada al sistema sanitario, son los primeros responsables del diagnóstico inicial y el tratamiento de los pacientes con alergias a alimentos. Segundo explica el doctor Ionuc Chiriac, coordinador del grupo de alergias de la CAMFiC, "la valoración inicial no es fácil dada la gran variabilidad de los síntomas que pueden presentar los pacientes, diferenciando entre diversas patologías con presenta¬cions a veces similares como las alergias, las intolerancias o las toxiinfecciones alimentarias. La mayoría de estos pacientes se quedan en atención primaria para control y seguimiento, y sólo los casos severos o dudosos los derivamos al alergólogo".


La Unidad de Alergia del Hospital Universitario de Bellvitge ha participado en un estudio multicéntrico promovido desde la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica para analizar el perfil de los pacientes con alergia a alimentos atendidos en Catalunya.

El Hospital de Bellvitge participa en un ensayo internacional contra unos edemas de piel hereditarios
RELAT-Hos: Historias de pacientes de Bellvitge

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial