Salvador Cos gana la batalla legal al Ayuntamiento de Viladecans y complica las aspiraciones de Paz Dorado

|

Calmenut

La masía Cal Menut (Fotografía de Pobles de Catalunya).


El sindicato Unió de Pagesos aplaude la victoria legal contra el Ayuntamiento de Viladecans, gracias a la anulación decreto de la alcaldía del diez de junio de 2016 contra Salvador Cos, un vecino del municipio, que además estaba afiliado al sindicato.


El Juzgado de Instrucción Número 13 de Barcelona ha aceptado el recurso presentado por su abogado y ha revocado el procedimiento que le hubiese obligado a abandonar la caseta donde vive hoy en día, desde que fue desahuciado de la masía de Cal Menut en 2003.


El sindicato también se ha mostrado satisfecho ya que el agricultor ha recuperado la titularidad del aprovechamiento del agua de la masía, que era de su propiedad. Cal Menut tramitó en 2006 un expediente de cambio de nombre al pozo a la Agencia Catalana del Agua (ACA) sin notificar al campesino. Tras años de batalla legal, la ACA ha anulado sus pasadas actuaciones.


La Unió de Pagesos siempre ha denunciado el acoso que ha sufrido Cos desde hace casi quince años y lamenta que este largo proceso legal haya provocado prejuicios a la actividad agraria.


UN PROPIETARIO CON PLANES


Paz Dorado es el propietario de la masía de Cal Menut (desde 2007), a través de la empresa Promociones San Ramon Viladecans S.L., que forma parte del engranaje de Global Inversiones Europeas (GIE). Dorado tenía planeado la construcción del Sector Residencial San Ramon, aportando una superficie de 16 hectáreas para el proyecto.


El deterioro de Cal Menut, por parte del Ayuntamiento, era ideal para Dorado, pues su intención era derrocar la antigua masía para comenzar su proyecto inmobiliario.


Viladecans, al igual que otros municipios como Sant Boi, sufre la presión inmobiliaria sobre la montaña y todos los terrenos históricos a su alrededor. En el caso de Sant Boi, un vecino solicitó una declaración de utilidad pública a la Dirección General de Medio Natural de la Generalitat para proteger el monte de la construcción.


Además de ser el propietario de la masía, Dorado es también el gerente y administrador de Global Inversiones Europeas, una sociedad con varias empresas filiales. Marc Tauste y José Francisco Salas eran algunos de los testaferros de GIE, y también el hijo de Dorado, David Dorado, fue el apoderado de la empresa hasta el 2007.


UN HISTORIAL CON LA JUSTICIA


Pero para Paz Dorado, ésta no es la primera vez que se encuentra bajo la lupa judicial. En 2005, el Juzgado de Instrucción número 2 de Cornellà de Llobregat imputó a ocho personas por presunto fraude en las subvenciones para cursos de formación ocupacional. Dorado era uno de ellos, junto a Vicenç Rocosa y Juan José Casado, y los secretarios comarcales de CCOO y UGT respectivamente.


Según el informe de la Guardia Civil, la Confederación de Empresarios del Baix Llobregat y dos organismos creados específicamente para impartir cursos cometieron constantes irregularidades entre 1995 y 2000.


Ahora la situación se complica para Dorado y sus empresas, pues la victoria legal ha dado la razón a agricultor Salvador Cos y al sindicato Unió de Pagesos, blindando así el legado histórico y cultural de Cal Menut. 

UN PATRIMONIO CULTURAL EN PELIGRO


No es la primera vez que la Unió denuncia al Ayuntamiento de Viladecans, especialmente sobre la masía de Cal Menut, que ha sufrido degradaciones por parte del ayuntamiento por abandono. La propia entidad alertó jueves el Ayuntamiento del derribo de la fachada lateral este, un hecho que constató el propio consistorio en una inspección realizada el pasado 8 de julio.


El Ayuntamiento finalmente decretó un requerimiento por el cual se exigía a los actuales propietarios de Cal Menut, ya que forma parte del patrimonio histórico rural del municipio. Este requerimiento exige que se tomen medidas cautelares para su protección, y que esas medias, estén documentados.


La masía fue declarada Bien de Interés Local en el año 2002 y fue adquirida más tarde por la empresa inmobiliaria. Desde entonces, ha sufrido un estado de deterioro importante. Es por eso, que el sindicato Unió de Pagesos, considera que se “ha causado un grave daño” a este patrimonio histórico rural. 


El Baix Llobregat impulsará itinerarios saludables en el Parc Agrari
Los vecinos de Sant Boi y Viladecans se quejan de sus piscinas municipales

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial