En tiempos de crisis Viladecans tiene un superávit de 18 ME

|

Euros


¿Quién dice que los gobiernos municipales no gestionan bien?. Eso es una gran mentira. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Viladecans que preside, Carlos Ruiz, resulta que, en los presupuestos del 2020, se ha tenido un superávit de 18 millones de euros, pese a la crisis, la pandemia, la situación de abandono de algunos barrios o la limpieza escasa. Eso significa que el equipo de gobierno viladecanense está lleno de magníficos gestores, en recaudación y en falta de proyectos para hacer de Viladecans una ciudad del siglo XXI.


Pero vayamos por partes para explicar algunas cosas de las que se declararon en el pleno de finales de octubre. En el punto número 5 del orden del día se propuso, entre otras cosas y como viene siendo habitual, una modificación de partidas y como se destinan estas. Van a alucinar en colores que se dice. Los ejes marcados ahora por el equipo de gobierno, según dijeron son la movilidad - ¿será por los atascos de la calle Agricultura? - y limpieza. Sí, como han leído, ¡limpieza!. Con esas premisas, las mentes pensantes han decidido que deben adelantar a la empresa que está realizando las obras de la C245, es decir la carreta general que va a Sant Boi y Gavà, la cantidad de 1.600.000 de euros que según los cálculos deberían abonar en los años 2022 y 2023. ¿Por qué lo hacen?, se preguntarán. Porque vienen las elecciones y hay que dejar pagadas las “deudas”.


Siguiendo con su afán de apostar por la movilidad, se  anula la partida de 130.000 euros que estaba destinada al mantenimiento de las instalaciones deportivas que usan todos los ciudadanos y donde hacen deporte. Muy buena decisión de las mentes pensantes. 


Por el contrario, se gastaran 22.000 euros en colocar otro radar “disuasivo”, como el resto que se han colocado esta ciudad/pueblo. Pero las decisiones no se quedan ahí, sino que se destinan unos 16.000 euros en retirar las “runas”- escombros- de Can Alemany. A eso se le llama limpieza. A los que dejan las runas, no se les multa, pero los de siempre a pagar. También hay otra partida para pintar los pasos de peatones, el carril bici y esas cosas que "ayudan" a seguridad vial.


La oposición, una más que otra, protestó por las decisiones y le recriminaron al equipo de gobierno que hubiera superávit, y que no se destinaran a otras necesidades de las personas, empresas y comercios. Hasta alguien llegó a decir que se podía bajar o congelar el IBI como han hecho en otros municipios. No entendían como había sin gastar 18 millones de euros del presupuesto municipal en tiempo de crisis.


El concejal ecologista reconvertido, Jordi Mazón, justificó el superávit de 18.000.000, por el cambio de partidas y el pago adelantado a la empresa constructora de la C245. Manifestó que esto se debía a que la actividad económica había crecido, ¿en tiempo de crisis?. 


En cuanto al adelanto no supo muy bien que explicar, solo que “la Diagonal del Delta” o "Bulevar" como él lo llama, va a unir Castelldefels con Cornellà, y más tarde con Barcelona. Será un espacio de bicicletas, patinetes, bus y un paseo para las personas. Eso mejorará el medioambiente al quitar coches de la circulación. Todo muy bucólico, lo pinta Mazón. Pero la realidad como saben supera siempre la ficción.


Mientras eso sucede, no hay dinero para seguir con las obras prometidas a los vecinos del Barrio de Albarrosa, cuyas calles dan pena, pero se adelanta dinero a las constructoras. No hay dinero para los arreglos en las instalaciones deportivas, sin embargo, se compra un radar. ¿Alguién da más?.


Ni Jordi Mazón el "ecológico" y su compañera Joana la "invisible", que lleva la hacienda municipal, no quisieron detallar de dónde viene la subida de la actividad económica, cuando todo el mundo sabe que se han producido cierres de establecimientos y ERTES en empresa. Está claro que la subida de actividad económica viene de las obras del Plan de Llevant, u Olivaretas, como prefieran. 


Esas construcciones que traerán más personas, más actividad humana y más coches y eso como todo el mundo sabe beneficia mucho al medioambiente como se puede deducir y la huella de carbono. Pero el ecologista no se atreve a decirlo en voz alta, pensando en la gran contradicción de sus explicaciones. Por cierto, a la oposición no se le ocurrió preguntar la procedencia de ese incremento ¿no les interesaba?, o miran para otro lado y en el pleno, como se retransmite en directo deben actuar de cara a la galería. ¡Qué nivel!.


Así que ya lo saben, un gobierno con superávit, que cuida a sus proveedores y deja a sus vecinos a su buena suerte. Un buen ejemplo de recaudación, o una política de camuflar las cosas creyendo que los ciudadanos son idiotas. Esto es más viejo que el sol y canta.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE