La reforma del barrio de Albarrosa de Viladecans un ejemplo de “eficacia”

|

El 21 de agosto del 2020, el Ayuntamiento de Viladecans anunciaba a bombo, plantillo y trompetas que se iniciaban las tan “esperadas” obras de transformación urbana de la zona más dejada de la ciudad/pueblo que es Albarrosa


Era el inicio de la mal llamada transformación integral del barrio, que se comenzaba en dos calles pequeñas separadas por la calle Margaritas, pero que en realidad es una y corta: calle Lilas y pasaje Tamariu. Según los voceros municipales, el proyecto de Albarrosa se había consensuado con el vecindario, una afirmación de dudosa credibilidad, poca transparencia y falta de ética por el método elegido y posterior decisión, que puede bautizarse como "dedazo". 


Según miembros del consistorio, esa transformación “facilita la movilidad de los peatones y la conectividad con el resto de la ciudad. Pero realmente ¿qué es lo que se ha hecho para tal afirmación?.


Las obras de “transformación”  de las dos calles iban a terminar a finales de 2020. Fecha que no se llegó a cumplir, pasaron algunos meses más del  año siguiente, 2021. Y el presupuesto para la “transformación” de los 216 metros de calle han sido de 531.294 euros. La empresa adjudicataria, Catalana de Inversión y Construcción Tres  que protagonizó un incidente con el cableado aereo del barrio cuenta con varias adjudicaciones de obras del Ayuntamiento de Viladecans, entre otras, las de mejora del parque de Can Guardiola, cuya dirección de obra recayó en la arquitecta Laura Coll de Arquitectura Independent Architecture & Planning Professional, muy conocida en el consistorio viladecanense. 


Pero centremonos en el tema de nuestro relato. En esta nueva transformación del barrio se iban a soterrar las líneas eléctricas y de telefonía, es decir se iban a quitar los postes para hacer accesibles las aceras a las sillas de ruedas y carritos. Esto tampoco se ha cumplido como puede verse en las fotografías, siguen allí como si nada hubiera sucedido, mejor dicho se ha quitado el aparcamiento.

 

Postes1

Parte de la calle arreglada sin aparcamiento y con postes/ @Vilapress


La excusa será que las compañías no lo han hecho aún. Pero cuando se planifica una obra, con tres años de retraso -fueron aprobadas en el 2017- se supone que el acuerdo con las empresas también está cerrado. ¿ O habrá que esperar otros tres años para quitarlos?. Pues ahí siguen los postes y por cierto el césped que hay en los parterres está sin cortar, con hierbajos y eso que el consistorio vendió que “se incorporaria una franja de parterres con una docena de árboles y césped que dotaria al barrio de una nueva imagen y fomentaria la biodiversidad urbana”. Y todo eso se "incumplido" como se puede apreciar.


Postes3

Césped salvaje en la nueva calle reción pavimentada/ @Vilapress


La decisión de actuar en Albarrosa se produjo después de las presiones realizadas por muchos vecinos a título individual y colectivo durante años- también desde la AAVV del barrio- y se anunció que sería de cerca de 4millones de euros para acometerla. 


Terminada la primera actuación “de transformación” se iniciaban las obras de la siguiente calle, que era la calle Ginestas, cuyas obras, siguiendo el calendario, deberían haber empezado en enero, pero estamos en octubre y las obras siguen en el papel, pero no en la calle. Todo un cumplimiento y una planificación excelente como se puede comprobar.


Si se ha estado una treintena de años sin realizar inversiones en el barrio y solo en una calle de 216 metros se ha invertido 531.294 euros la pregunta es ¿cuántas calles más se van a poder arreglar con el resto del dinero que queda?, como supondrán bien pocas. Lo que significa que el barrio tardará más de cincuenta años en conseguir esa transformación que tanto necesita. Y muchas de las personas que han luchado por este cambio, no podrán disfrutarlo.


Calle4

El Ayuntamiento de Viladecans ha invertido 531.294 euros en estos 216 m2. @Vilapress

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial