​Vuelven, a la carga, los embajadores de Viladecans

|

Amvaixadors

@AjuntamentViladecans 



No si los lectores de Vilapress recordaran que allá por el año 2018, no hace tanto tiempo, al gurú del ayuntamiento de Viladecans se le ocurrió la idea de crear bajo la terminología “embajadores y embajadoras de Viladecans", para mayor gloria de su alcalde, Carles Ruiz y supuestamente también del turismo local. 


Ya en su día explicamos lo que definía su autor intelectual, pero bueno es recordarlo:  “Embajadores” busca impulsar la proyección internacional de la ciudad -ya no ponen pueblo-, así como posicionarla como ciudad atractiva para emprender a nivel empresarial, educativa y personal La misión es la promoción de la ciudad para atraer oportunidades hacía Viladecans con la “ayuda” de unas personas-embajadores/as que tienen una conexión personal o profesional con esta, pero, sobre todo, emocional “. 


A esta Colla del Mamut nos llama la atención eso de la “conexión emocional”. ¿Que será eso? Algunos especialistas la describen de la siguiente manera “la conexión emocional surge de la inclinación afectiva hacia la otra persona - en este caso la ciudad- y también de la reciprocidad. Es decir, para que exista una conexión, es fundamental que sea mutua, de lo contrario, este enlace no ocurre. Cuando se habla de conexión, generalmente se hace referencia a los vínculos afectivos.”


Siendo así ¿Es mutua?, creo sinceramente que no, porque si le preguntan a la ciudadanía de esta ciudad/pueblo si existe esa conexión o si conocen al 90% de los embajadores que han sido, como siempre, elegidos a dedo - es la política que mejor aplica este consistorio llamado de izquierdas-, les dirán que no los conocen. Si a eso añadimos que, si se entretienen en mirar la primera lista de ellos, con la actual no tienen mucho que ver, aunque algunos de ellos se han desvinculado y ha sido necesario nombrar nuevos. Todos ellos “de reconocido prestigio”.


Pero hay más, los organizadores del “proyecto” – que se han quedado calvos de tanto pensar- han comparado a los embajadores con el pájaro Ballester - y que como ya es conocido en este municipio hay muchos pájaros y "pajarracos" de diversos plumajes- por su vocación de innovar, voluntariado y valentía. El simbolismo de esta ave que aterriza en Viladecans para la época de cría, que vuelve año tras año -creo que algunos se quedan para siempre- al municipio, ha sido considerada como una actitud de fidelidad y fuerza, la misma que tienen los 19 seleccionados. Esto decía la nota de prensa del ayuntamiento cuando presentaban en su día a los insignes personajes locales. Pero lo único evidente radica en que tanto el número como las personas han cambiado en estos tres años de vida.


Para escenificar mejor la obra “Embajadores”, el alcalde Carles Ruiz, decía en su presentación, entre otras muchas cosas que: “Tenemos que conseguir que las personas de fuera nos vean como lo que somos, una ciudad equilibrada, con muchas posibilidades y que se hace querer. Y los embajadores son muy importantes para que lleven el orgullo y la estima por Viladecans por todo el mundo”, rubricaba el primer edil. 


Un discurso “engrescador”, sincero y sentido. Ahora falta que los embajadores hablen de la Viladecans real, esa en la que impera la "política del tocho", de los “amigos”, de la atrocidad de Olivaretes, del "Edificio de la Vergüenza", del pelotazo "Roca", de los "tejemanejes del Polígono Centro", del cambio de cromos en Can Sellarés, del ecologismo denostado, de las multas de los radares y de las zonas de aparcamiento reguladas más conocidas como "zonas azules", del despotismo de los concejales que no responden escritos, ni contestan recursos y así podríamos ir numerando todas las virtudes de esta gran ciudad que hay que vender fuera para atraer inversiones, y ciudadanos que ocupen los miles de viviendas que se están construyendo. ¿De eso van hablar los embajadores/as?. Seguro que no, aunque algunos de ellos se han marchado sin hacer ruido.


Nos hemos acordado de los “embajadores “porque hace más de un mes, volvían los encuentros post pandemia con este grupo de insignes viladecanenses. ¿Con comida incluida?. Anteriormente se habían reunido en dos lugares “insólitos” de la vila para estimular el dialogo entre el alcalde y los embajadores/as para mantenerlos al día sobre la actualidad de Viladecans y hacerlos participes de la estrategia de ciudad. ¿Pero no están integrados? .Si es así, con toda la información que genera el ayuntamiento y la transparencia que les caracteriza, ¿cómo es posible que ellos y el resto de la ciudadanía no estén informados de todo?. Y eso que en la publicidad que hace el ayuntamiento en Google, habla de los temas que les interesa a las personas: los huertos urbanos. ¿Lo defenderán también los ilustres embajadores/as?


Pasen y lean e informense bien porque luego vienen las Fake News del Butlletí Municipal que les cuelan y que inventan más que la Tia de Mortadelo y Filemón. 


https://www.sandradios.es/proyectos/amvaixadorxs-de-viladecans/

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial