​El ayuntamiento de Viladecans siempre está pensando en las personas

|

La pandemia sigue estando ahí, no acaba de marcharse y eso conlleva no solo preocupación sino miedo. Pero no se puede vivir siempre con miedo. La vida sigue y las cosas deben volver a la “normalidad” con prevención.  Todos tenemos que poner de nuestra parte y las administraciones también, han de volver a dar los servicios presenciales, para los que quieran, sin tener cita previa.


El ayuntamiento de Viladecans, no atiende a sus ciudadanos si no tienen cita previa. Así lo ha comprobado más de un viladecanense  cuando se han dirigido en persona a sus oficinas, ¿tiene cita previa?, es lo primero que le pregunta, si la respuesta es no, pues le espectan que la solicites. Lo hacen y cual es la sorpresa cuando la dan para dentro de 15 días. ¡15 días!.


Pero si es solo para entrar un documento por registro, les dicen algunas de las personas -otras son para diversas gestiones-. Entonces le comunican  que tienes otras dos opciones: ir a Correos y lo envía por ese medio. Es decir, otra perdida de tiempo y además hay que pagar el servicio. La otra, utilizar la sede electrónica y lo harán más rápido. Dos soluciones que no sirven para todos


Mientras el escandalizado ciudadano observa como algunos miembros del personal está de cháchara con el compañero y podría atender a esas personas “sin cita previa”. 



Se cre  que las administraciones están para servir al ciudadano, facilitarle sus gestiones, ayudarle en lo que haga falta, pero la realidad es otra bien distinta: los ciudadanos están cada día más indefensos, o lo que es lo mismo, más puteados y con la sensación de que ellos son los que deben servir al consistorio. Esto tiene que terminar, y buscar procedimientos para que la  ciudadanía puedan solucionar sus problemas lo más rápidamente posible y no esperar 15 días para ser atendidos.


Mientras el ciudadano se siente desprotegido, el Ayuntamiento facilita a las grandes constructoras que hagan de las suyas en este municipio que tanto habla de sostenibilidad, cuando es la ciudad/pueblo donde reina la política del tocho, que como es compresible es muy sostenible. 


Un ejemplo, hay muchos más, la carretera que pasa por el centro del pueblo la quieren convertir, -cosa de varios municipios, en una especie de paseo, donde los coches se verán reducidos a la mínima expresión. Pues bien, la calzada central en la confluencia con la calle Antonio Machado está cortada y han desviado el tráfico por el lateral. 


En ese punto estratégico no han colocado un cartel grande donde se pueda leer que está cortada, hay una señal muy pequeña porque en ese espacio “publicitario hay una gran valla, como puede apreciarse en la fotografía, donde se anuncia en letras grandes Viladecans-Llevant, con una indicación de donde se encuentra las oficinas de venta de pisos de "las Olivaretes" como se conoce popularmente a este nuevo barrio. 



C6215325 deaa 48bd 9179 2b90b07f5b4e


@Vilapress


El eslogan es “Construimos pensando en las personas” y se debe referir a las que construyen y que se van a llevar de esa macrooperación un "buen pellizco", en forma de euros, porque tanto la Generalitat como el Ayuntamiento han vendido terrenos públicos, es decir de la ciudadanía, para que se construyan pisos  con la excusa de disponer de viviendas sociales, cosa que son escasas y con determinadas condiciones.


¿Por qué la empresa municipal VIMED no hace de promotora y de verdad se hacen viviendas sociales?, ya saben la respuesta. Este ayuntamiento siempre está pensando en las personas como se puede comprobar.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial