​Los 1.166 estudiantes ciegos de Catalunya también se preparan para la vuelta al cole

|

Los 1.166 estudiantes sordociegos, ciegos y con discapacidad visual grave de Cataluña (7.300 en todo España) se preparan en estos días para la vuelta al cole en iguales condiciones que el resto de sus compañeros. Dado que más del 99 % de estos alumnos estudian en centros ordinarios, su incorporación a las aulas se ciñe a las instrucciones marcadas por cada comunidad autónoma, con el apoyo de los convenios de colaboración firmados entre la ONCE y los diferentes departamentos de Educación.


Niu00f1a ciega con ordenador en el aula



Para garantizar su plena inclusión en el entorno educativo, todavía más en las actuales circunstancias, los maestros de apoyo itinerantes del Servicio Educativo compartido entre la ONCE y el departamento de Educación en Cataluña, trabajan para adaptar la atención educativa en los estudiantes con sordera y ceguera, ceguera o discapacidad visual. Lo hacen de manera individualizada teniendo en cuenta las necesidades de cada alumno/a y su inclusión a las aulas como consecuencia de la Covid-19.


Para que estos estudiantes sigan el curso, estos maestros reciben o recibirán en estos días formación dirigida a desarrollar y reforzar las competencias digitales para adaptar los recursos necesarios para una formación presencial, semipresencial o a distancia: utilizar diferentes navegadores de Internet buscando la máxima accesibilidad; conocer diferentes plataformas educativas; conexión por audio o videoconferencia; la accesibilidad de los recursos educativos digitales; y mejorar la productividad de los profesionales mediante herramientas TIC.


Por provincias se incorporan en las aulas: 917 alumnos en Barcelona; 106 a Girona; 44 en Lleida y 99 a Tarragona.


EDUCACIÓN INFANTIL

Durante este curso 2020/21, los 1.166 alumnos ciegos y con discapacidad visual de Cataluña, se reparten, por nivel educativo, de la siguiente manera: 234 escolares participan en la educación Infantil; 201 están escolarizados en educación Primaria; 161 han llegado a la Educación Secundaria Obligatoria; 32 cursan Bachillerato; 67 se preparan en la Formación Profesional; 119 se enfrentan en la Universidad; y 352 están inscritos en otro tipo de enseñanzas.


Un niu00f1o ciego junto a su maestra ciega



INTEGRAL E INDIVIDUAL

La tarea del maestro o maestra de apoyo consiste a valorar al alumnado y elaborar una propuesta de intervención aplicada individualmente. Esto requiere la coordinación con otros profesionales, tanto de la ONCE (Técnico de Rehabilitación, Instructor en tiflotecnologÍa y braille, Psicólogo, Pedagogo, Monitor de ocio y tiempo libre, Coordinador de Animación Sociocultural y Promoción Deportiva, trabajador social, y/o los especialistas en las áreas de especial dificultad como Matemáticas, Música, Educación Física, Ciencias, Tecnología, etc.), como miembros de la comunidad educativa: orientadores, maestros en pedagogía terapéutica, tutores de aula o especialistas.


El CREDV (Centro de Recursos Educativos) de la ONCE en Barcelona, con un convenio con la Generalitat, coordina para toda Catalunya la atención de las necesidades educativas derivadas de la discapacidad visual de cada uno de los alumnos. Para cada alumno con discapacidad visual se elabora un Plan Individualizado de Atención, según sus necesidades, y se le asigna un maestro/a de apoyo encargado, entre otras funciones, de asesorar en el centro y al profesorado de aula, asesorar y orientar las familias y realizar un trabajo directo con el alumno.


Este trabajo directo es posible gracias a los profesionales del Centro de Recursos Educativos para Deficientes, que alcanza todos aquellos aspectos que puedan favorecer y potenciar la plena inclusión educativa del niño/a: estimulación visual; autonomía personal, orientación y movilidad, enseñanza de un sistema de lectoescritura (braille o tinta); aprendizaje del uso de la tiflotecnologia (tecnología adaptada); orientación académica y profesional; ocio y tiempo de ocio; currículum escolar; adaptación de recursos educativos; tecnologías de la información y la comunicación, etc.


Además, el maestro de apoyo coordina y realiza el seguimiento de la intervención otros profesionales específicos en ceguera, con el objetivo de conseguir la mayor autonomía del alumnado y de los profesores de los centros, pero sin sustituirlos en ningún caso.

Para cada nuevo curso, los servicios de producción bibliográfica de la ONCE trabajan intensamente porque, en la vuelta a la escuela, los niños y jóvenes ciegos puedan llevar a las mochilas, desde el primer día de clase, y con la misma ilusión que sus compañeros, los mismos libros, pero transcritos al sistema Braille. Muchos de ellos, cuentan con adaptaciones tecnológicas e informáticas facilitadas por la ONCE para seguir el curso: ordenadores que hablan; anotadores y calculadoras hablantes; impresoras en Braille; lectores de pantalla...

ONCE apoya la 'vuelta al cole' de los 7.300 escolares con discapacidad visual
​El cupón de la ONCE reparte un premio de 35.000 euros en Tarragona

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial