Manifestación el 26 de septiembre en Viladecans por la conservación de Can Sellarès y Olivaretes

|

Las plataformas Salvem Can Sellarès y Salvem Olivaretes se uniran en una protesta vecinal conjunta, el próximo 26 de septiembre, para pedir nuevamente la conservación de estos espacios culturales y forestales donde se quiere edificar un total de 2.952 viviendas en una reconversión del uso del suelo impulsada por sus ayuntamientos.  


Esta manifestación contra la especulación en ambas poblaciones, el último sábado del mes de septiembre  son proyectos urbanísticos que se remontan al Plan General Metropolitano de 1976 y que está siendo remodelado mediante el llamado Plan Urbanístico Metropolitano bajo el cuatripartido de la AMB ( Comunes- Podemos, PSC, ERC y JxCAT). Y en donde la participación ciudadana se ha articulado a través de un Programa centrado en la difusión del proceso de redacción del PDU para compartir el conocimiento y favorecer la participación a lo largo de todo el proceso con el máximo número de entidades, asociaciones y otros agentes implicados del territorio y sus municipios. Y que desde ambas Plataformas la de Salvem Can Sellarès y Salvem Olivaretes parecen ignorar. 


Hay que recordar que en ambos municipios, Viladecans y Gavà,  tuvo lugar el pasado 2 de julio otra manifestación vecinal contra la especulación urbanística  cuando la plataforma No al Pla de Ponent-Salvemos el Calamot sacó a la calle a ceca de 200 personas para expresar su oposición a un proyecto que supone la construcción de cerca de 5.000 pisos en una zona considerada por los vecinos el último conector ecológico entre el Macizo del Garraf y el Delta del Llobregat. En esta ocasión, los contrarios al Pla de Ponent de Gavà se manifestarán junto al vecindario de Can Sellarès para exigir la paralización en su ciudad y en Viladecans de intervenciones urbanísticas que no dudan en calificar como de especulativas. 



CAN SELLARÈS PASARÁ DE ESPACIO CON MEMORIA HISTÓRICA CULTURAL Y DEPORTIVA DE VILADECANS Y GAVÀ A HACER CRECER EL BARRIO DE CAN PALMER


Haciendo memoria, en 1953 se inauguró el complejo deportivo de Can Sellarès con una espléndida fiesta a la cual fueron invitados todos los trabajadores de la Compañía Roca Radiadores que había adquirido la masía y a su alrededor instaló pistas y equipaciones deportivas, un parque y jardines para ofrecer a sus trabajadores un amplio espacio para el recreo familiar.



Cansellares1




Al amparo de Can Sellarès se creó la Agrupación Cultural Recreativa, encuadrada dentro de la sección de Educación y Descanso del sindicato único de la época. La agrupación incluía diferentes secciones: infantil, juvenil, baloncesto, béisbol, fútbol, balonmano, hockey, excursionismo, ajedrez, una biblioteca, cinefòrum, fábula, canto coral, sardanas... y otras muchas que se fueron añadiendo con el tiempo. Desde aquella plataforma se empezaron a desarrollar todo tipo de actividades e iniciativas, desde préstamo de libros, enseñanza de idiomas, cine forum, debates, conferencias y otras muchas de carácter deportivo. En aquel tiempo uno de los principales atractivos de Can Sellarès era la piscina atestada durante todos los veranos que estuvo abierta al público.




Cansellares22


 


Entrados en los años setenta, muchas de las secciones deportivas ya habían dejado Can Sellarès porque habían crecido y necesitaban instalaciones más grandes y mejor acondicionadas. También cambió la actitud de la empresa hacia los trabajadores, que dejó de ser paternalista, así como las reivindicaciones de los trabajadores, expresadas en la larga huelga de 1976-77. Can Sellarès continuó funcionando, pero sin la fuerza de décadas pasadas. Quizás por ello en 1987 los ayuntamientos de Gavà y Viladecans compraron el complejo a la compañía Roca por 64.200.000 pesetas de las de entonces, o sea 10.700 euros de los de ahora. Para gestionarlo se creó una entidad gestora, la Mancomunidad de Can Sellarès. Por toda la historia que alberga Can Sellarès cuenta con un edificio histórico catalogado como bien cultural de interés local y unos espacios deportivos y culturales propios. 


Con el Plan de Mejora Urbana (PMU) impulsado por el Ayuntamiento de Viladecans actualmente pendiente de la aprobación definitiva por parte de la Generalitat de Catalunya y la AMB se pretende levantar 238 nuevas viviendas en seis edificios de diferentes alturas, hasta las nueve plantas por encima de la linea de techo del barrio donde está ubicado. 


En los nuevos locales comerciales que abarcarán un total de 3.528 metros cuadrados, en palabras del teniente de alcalde viladecanense, Richard Calle,  se pretende “revitalizar el tejido comercial y la actividad económica del barrio de Can Palmer” y no menciona en su discurso que durante años el Ayuntamiento de Viladecans ha negado licencias para la incorporación de tejido comercial en los locales comerciales con los que ya cuenta el barrio de Can Palmer, vaciando así paulatinamente de actividad económica local ese mismo espacio que ahora dicen querer revitalizar



Es decir, el Ayuntamiento de Viladecans,  primero ha vaciado de tiendas el barrio de Can Palmer no concediendo licencias para la instalación de nuevos negocios, para después afirmar que es necesario contar con locales nuevos para la reactivación económica del barrio. 


Antes de la pandemia el consistorio tenía previsto realizar obras menores de rehabilitación de la masía para el año 2024, cosa que seguramente sufrirá un retraso de una década más hasta el 2034, dada la polémica ley suscitada sobre el destino final de los "ahorros municipales" entre los Ayuntamientos y Hacienda que permitían realizar inversiones.  


Para el Ayuntamiento de Viladecans el plan es necesario llevarlo a cabo puesto que las actuales  instalaciones deportivas “se encuentran en desuso y no aportan nada en el barrio”. A sabiendas del déficit de instalaciones deportivas que lastra el municipio de Viladecans desde hace años y teniendo programado crear nuevas instalaciones deportivas en el barrio de La Montserratina ejecutando expropiaciones a bajo coste en Can Ginestar a pesar de que el barrio cuenta con el complejo deportivo Atrium y tras vender a una UTE, integrada por la constructora Vertix, los terrenos del Polideportivo Centro porque el barrio centro de Viladecans ya cuenta con el complejo deportivo Joan Masgrau a pocos metros.  Una política la del Ayuntamiento de Viladecans basada en criterios antagónicos según la zona de la ciudad de la que toque hablar y la distribución de votos en las elecciones municipales como se tercien. 


Ante este panorama la Plataforma Salvem Can Sellarès intenta evitar la construcción de los edificios previstos (238) y la pérdida de un espacio de uso vecinal y se ha organizado a través de una plataforma ciudadana, formada por los vecinos que tanto desde Viladecans y Gavà se oponen a la ejecución de este PMU. 


En el manifiesto publicado en la página web de Salvem Can Sellarès se denuncia que “el  PMU de Can Sellarès consiste en exterminar las áreas más utilizadas por la ciudadanía para sustituirlas por 238 viviendas”. Para la plataforma este es un caso claro de gentrificación, puesto que entienden el Ayuntamiento ha abandonado el espacio con la intención de dejarlo degradar para después regenerarlo con un proyecto urbanístico especulativo.  El proyecto no cuenta con el apoyo unánime de todos los viladecanenses que sostienen que la construcción de pisos en el sector “representa un retroceso” y critican que se elimine la actual piscina cerrada desde hace años. 


Desde la Plataforma denuncian que se ha aprobado sin consenso vecinal aprovechando la mayoría absoluta del PSC en el consistorio de Viladecans y reivindican que “se trata de un recinto histórico de acceso libre, público y abierto: la empresa Roca lo vendió en 1987 a los ayuntamientos de Viladecans y Gavà a un precio simbólico, con una cláusula que imponía que los terrenos se tendrían que destinar siempre a un uso deportivo, cultural o recreativo, independientemente de su calificación urbanística”. Pero con la Ley en la mano tras pasar los años perceptivos los Ayuntamientos tienen via libre para recalificar su suelo si así lo deciden, como es el caso. 


Los vecinos han presentado alegaciones ante la Generalitat y en los ayuntamientos de Viladecans y Gavà dando que estuvieron gestionandolo de manera mancomunada ambos consistorios.  Lo que piden desde la Plataforma es mantener y rehabilitar el actual espacio para uso libre, público y abierto.



SALVEM OLIVARETES SIGUE PIDIENDO LA PARALIZACIÓN QUE DESTRUIRÁ EL PULMÓN VERDE DE VILADECANS



Por su parte la plataforma Salvem Oliveretes nacida en el año 2006 quiere frenar la edificación de 2.714 viviendas en el sector de Oliveretes, una zona agrícola y forestal del Montbaig, el pulmón verde de Viladecans. Un proyecto detenido durante 30 años, que quiere ejecutarse sin ningún criterio medioambiental, y que se convirtió en urbanizable, y con la venta de terrenos de titularidad pública local se ha enjuagado la ingente deuda de una de las empresas municipales de Viladecans.


Este Plan urbanítico cuenta con una inversión de 38 millones de euros  y  las obras empezarán en breve tras haberse echado del espacio de construcción a los pequeños arrendatarios y colonias de gatos que vivian allí. En el descargo de alegaciones presentadas por diferentes partidos políticos locales y entidades locales, ninguno ha pedido sobre el papel la paralización del Plan en su totalidad ni que se modifique el número de viviendas previsto, algo que llama poderosamente la atención a tenor de lo que expresan públicamente ante la ciudadanía. ¿Qué querrán exactamente que se haga en Olivaretes?. 



Olivaretes




En su manifiesto Plataforma Salvem Olivaretes afirma que "cualquier destrucción del espacio agroforestal es innecesaria como irreversible y comportará una masificación desbordante de gente, coches, servicios y equipaciones. Queremos que se conserve esta zona de recreo y contacto con la naturaleza para toda la población”.


El Parque Forestal del Montbaig ocupa la mayor parte de la sierra de Montbaig, también conocida como montaña de Sant Ramon,  pero que no incluye el espacio agroforestal de Olivaretes, denominado de este modo por los numerosos olivos de pequeñas dimensiones que acoge.  En febrero de 2019 se empezaron a expropiar los primeros terrenos incluidos en el Plan de Llevant hecho que la plataforma denunció a través de las redes sociales, asegurando que se trata de “propietarios minoritarios que tienen que marchar de sus propiedades y no tienen derecho a ningún recurso”.


UN SAPO PROTEGIDO SERÁ TRASLADADO DE OLIVARETES A MANSO RATÉS


En julio se localizaron en la zona prevista para la construcción de pisos en Olivaretes dos enclaves de reproducción de un pequeño sapo declarado especie estrictamente protegida por la Directiva Hábitats de la Unión Europea y la Ley del patrimonio natural y la biodiversidad española.  Ante esto se notificó el hallazgo al Servicio de Protección de la Natura de la Guardia Civil y al Cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat con el objetivo de garantizar que no se malogre esta especie en Viladecans. Algo que de protegerse realmente habría salvado una parte natural de Olivaretes de facto. Un inesperado giro del destino que no asusta al consistorio viladecanense ni a su alcalde, Carlos Ruiz, quién actualmente ostenta el cargo de Presidente de la Red de Gobiernos Locales +Biodiversidad en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y quién a buen seguro hará de este "sapo protegido" santo y seña del municipio pero no en Olivaretes y os explicamos porque el alcalde ha digerido "este sapo" en lo que canta un gallo. 



Sapo2




El descubridor del sapo protegido, Jose Macias, se percató de la presencia del pequeño animal por pura casualidad. “Salí a pasear una noche con mi pareja y escuché su canto”, relata el vecino. Días después observó ejemplares del anfibio y renacuajos en un pozo de una zona de huertos urbanos ocupada por un colectivo vecinal. El ecologista tomó imágenes y alertó al servicio de Fauna y Flora de la Generalitat.


Según la ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, las zonas de cría de animales amenazados deben ser estrictamente protegidas, por lo que cualquier obra que pueda perturbarlas deberá ser paralizada hasta encontrar una alternativa. En el puerto de Barcelona, por ejemplo, están acostumbrados a tener que parar máquinas cuando la amenazada gaviota corsa (Larus audouinii) anida entre sus diques.


El pasado 21 de julio una brigada del cuerpo forestal Agents Rurals se personó en el solar para realizar un informe sobre la presencia del animal que envió  con recomendaciones al Ayuntamiento de Viladecans y en el que se pide al Consistorio que inspeccione la zona “a fin de conocer qué especies la habitan” y solicita que se contrate los servicios de una empresa para que traslade los sapos a un lugar seguro.


El Govern pide asimismo al Ayuntamiento que compruebe que no haya otros animales amenazados en los terrenos.  A esto el Ayuntamiento contestó que la obra tiene su propio informe medioambiental - que algunos viladecanenses que lo han visto califican de "corta y pega"- que ya prevé este tipo de actuaciones y añaden que un buen entorno para trasladar este anfibio podría ser una montaña colindante de pinos y encinas llamada Mas Rates.







Desde el Ayuntamiento creen poco probable que ahora se aplacen obras a causa del anfibio porque el destino del sapo está marcado y apunta al exilio forzado. Por encima de la Biodiversidad hay que darle prioridad a la necesidad habitacional de la ciudad,  y defienden que casi la mitad de los 2.900 pisos de Olivaretes serán de protección oficial y que la apertura de decenas de nuevos establecimientos dinamizará el tejido comercial y la actividad económica en Viladecans, en una cuento de la lechera que en otros lugares de la ciudad no se ha materializado según las previsiones consistoriales.



Seguiremos informando...












COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial