El ayuntamiento de Viladecans consuma el Plan tocho de Can Sellarès

|

El pleno telemático del ayuntamiento de Viladecans de este mes de junio, a priori tenía su morbo, por algunos de los temas a tratar y por las mociones que habían presentado los partidos políticos y que hacían referencia a Can Sellarès y la sanidad catalana. Sin olvidarnos de la nueva revisión de los precios a la empresa URBASER que "tan bien" limpia ¿las calles de esta ciudad/pueblo o su bolsillo?.


Cansellares



Pero en esta primera parte del pleno vamos ha hacer referencia a Can Sellares porque se aprobó provisionalmente el Plan de Mejora Urbana “PMU.10 Can Sellarès, lo que significa que se da luz verde a la construcción de cuatro bloques de pisos que suponen  238 viviendas en unos terrenos que eran públicos, destinados hasta ahora a  equipamiento deportivo, cultura y de ocio y que el ayuntamiento ha vendido una buena parte . Es una operación más del expolio de terrenos municipales cuya propiedad no es del equipo de gobierno, sino de toda la ciudadanía. 


Can Sellarès es un complejo deportivo-cultural y de ocio que fue adquirido por los ayuntamientos de Gavá y Viladecans en el año 1987 bajo pago de 64.200.000 millones de las antiguas pesetas que salen de los impuestos de todos. ¿Por cuánto han vendido el espacio destinado a la construcción de pisos?, ¿Quién se lleva la plusvalia de la recalificación de los terrenos?. ¿ Quienes son los agraciados de la compra?.


Nada más terminar el pleno, el ayuntamiento hacia llegar a los medios de comunicación una nota de prensa con un titular realmente indignante “L’Ajuntament rehabilitarà la masia i renovarà íntegrament els equipaments lúdics i esportius de Can Sellarès”. Para justificar el destrozo de otra zona deportiva, cultural y lúdica histórica . Un espacio que ha formado parte de la historia de Viladecans , Gavà  y de muchas personas. En la nota se afirma que "la intención del ayuntamiento es conservar y modernizar el patrimonio histórico de este espacio emblemático del barrio, incluida la Masia , así como renovar integramente los equipamientos deportivos y lúdicos a la vez que se dota la zona de nuevos equipamientos ”.


Solo al final habla del verdadero motivo del cambio de usos que no es otro que la política frenètica "del tocho" que la venden como la gran panacea para el barrio. Es decir más tochos y ¿ganancias económicas para quién?.


Si se dedica una parte del terreno a la construcción de viviendas, las zonas deportivas se reducen, eso dicen las matemáticas, pero es que además afirman que se dotaran de nuevos espacios ¿Dónde? , ¿en las terrazas de los bloques?. Quizás para las mentes no privilegiadas, las cifras de los metros no cuadran, lo expliquen como lo expliquen y lo vendan como un regalo envuelto en papel de celofán y rematado con un bonito lazo rojo.


Cuando los propietarios de las instalaciones, la família Roca, dueños de la empresa que también lleva su nombre vendieron  Can Sellarès incorporaron una clàusula que decía que no se podia realizar ninguna otra actividad -que todos conocemos- que no fuera la de sus inicios.  En 2020 se han cumplido 33 años desde la compra. ¿Qué ha sucedido desde entonces?. Algo tan sencillo como que han dejado morir poco a poco este espacio. Primero fueron sacandose de encima las actividades culturales, solo queda la Coral que lleva su nombre. Después cerraron la piscina municipal descubierta con la falta que hay de instalaciones de este tipo. Se fueron dejando de practicar otros deportes y poco a poco, las actividades que eran muchas, por dejadez se han ido perdiendo. Ya estaba en los planes de Carlos Ruiz introducir un cambio de usos, desde su faceta de concejal de urbanismo.


La venta del producto “tochos en Can Sellarès” lo hace afirmando que abren el barrio con su vecinos de Can Palmer, ese que tienen tan descuidado y donde "el trapicheo" y "venta de droga" es "vox populi" y conocida por todos en este pueblo-ciudad sin que se haga gran cosa para erradicar esta lacra que entorpece que se desarrolle el comercio donde el 90% de sus locales están vacios por esos planes secretos de ¿reactivación económica?. En un modelo urbanístico conocido en el argot "de pulpo"


También afirma el equipo de gobierno que con la construcción de  los bloques de viviendas , en los bajos de los mismos se podran abrir negocios y daran más vida al barrio. Se olvidan que todas las viviendas de la zona sus habitantes van a realitzar sus compras a Gavá, Mercado incluido. El negocio se lo lleva Gavá, no Viladecans. ¿ A quién quieren vender la moto?, a quién se lo quiera comprar, es decir, los once mil votantes, muchos de los cuales provienen del barrio de Can Palmer.


ERC presentó una moció para parar y repensar el proyecto urbanístico de Can Sellarès, todo un ejercicio de personalismo de su portavoz, Barbara Lligadas que en un acto más de incompeténcia no ha sido capaz de unificar a los partidos de la oposición para que se sumaran a la moción. Le puede más el protagonismo y su sectarismo que conseguir un lucha colectiva alrededor de un proyecto que es una auténtica chapuza.


Se nos olvidaba decir que según el ayuntamiento, el proyecto sigue adelante con el beneplacito de las asociaciones de vecinos, ¿se lo han preguntado a los vecinos?. Ya se sabe la poca “afiliación” que tienen las asociaciones, pero no le importa al consistorio

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial