​El presidente Sánchez tiene el enemigo en casa

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Dicen que rectificar es de sabios, no nos cabe la menor duda. También es bueno no hacerlo demasiado porque se da la sensación de que no se es competente, sobre todo los que gobiernan.

Desde que se inició la pandemia del coronavirus, las criticas al gobierno no han dejado de cesar por lo que se ha calificado una mala gestión de la misma. Bien es cierto que la situación es nueva, que no hay experiencia. No obstante, los errores han sido los suficientes como para poner en alerta las actuaciones en esta materia del gobierno de coalición.


El presidente del Gobienro, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante la primera sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Congreso desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo, un pleno reclamado desde



Este martes, tras el Consejo de Ministros, hubo  comparecencia de los ministros. En ella se anunciaba que los niños hasta 14 años podrían salir a la calle acompañados de mayores. Pero esta salida no era para ir a los parques o dar un paseo, sino para acompañar a los adultos en las actividades permitidas durante la alarma (ir a supermercados, farmacias, bancos hospitales y centros de salud). Esta decisión ha caído mal a la oposición, padres y colectivos, porque no la ven lógica, al exponer a los pequeños al contacto más directo, y no disfrutar de un paseo tranquilo. No sé quién habrá sido la cabeza pensante de esta medida que tanto esperaban los padres, pero que ha generado indignación. Una vez más se ha metido la pata hasta el fondo.


Todos los partidos de la oposición, padres, profesionales han pedido al gobierno que rectificara. Horas después de las críticas, se anunciaba una nueva comparecencia para las 20 horas- la puntualidad en las ruedas de prensa no existe- del ministro de Sanidad, Salvador Illa. Se intuía que algún cambio de postura se iba a producir. Podemos, que es a la vez gobierno y oposición, no quiso perderse la oportunidad de colgarse otra medalla. Su portavoz en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique realizaba unas declaraciones antes de la comparecencia del Ministro Illa en las que decía que no estaba de acuerdo y pedía una rectificación del gobierno. Pero  ¿Podemos no está en el gobierno?. Pero la cosa no quedó ahi, sino que Pablo Iglesias, vicepresidente del gobierno utilizaba su cuenta de Twitter para anunciar en "primicia" la rectificación del ejecutivo con esta nota "Nos congratulamos de que se adopten las recomendaciones que ha venido planteando nuestra Dirección General de Derechos de la Infancia y de la Adolescencia. Desde el próximo domingo los niños y las niñas podrán realizar paseos acompañados de personas adultas".


Media hora después de estas afirmaciones de los dos Pablos, salía el ministro Illa y anunciaba la medida que ya había dicho Pablo Iglesias. La indignación entre algunos ministros y sectores del PSOE era más que evidente. Una vez más Pablo Iglesias se la ha vuelto hacer a Pedro Sánchez. Con lo que queda más que demostrado que el ministro podemita no puede estar en un gobierno, por insolidario con el resto del gobierno socialista, por la falta de visión de Estado y por traidor.


El presidente del gobierno debe reflexionar sobre el juego sucio de Pablo Iglesias en el ejecutivo. Pedro Sánchez  no debe buscar fuera a los enemigos de su  gobierno, es un error, el enemigo lo tiene dentro y alguna cosa tendrá que hacer. La ambición y el protagonismo de Pablo Iglesias no tiene límite.


Escribía Mario Vargas Llosa que “Está llegando la época en la que la honorabilidad es la excepción y la traición es la norma

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial