​¿Se reinventa la antigua CDC con el grupo de Poblet?

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Los días van pasando y la convocatoria de nuevas elecciones en Catalunya previsiblemente para octubre está más cerca. Esto significa que los partidos mueven ficha de cara a conseguir más votos. Algunos de ellos lo hacen a coste de otros partidos, dado que la abstención va a seguir siendo el gran problema de cualquiera de los comicios que se celebren: municipales, generales, autonómicos y europeos. Es la gran asignatura de la democracia y ningún partido ha encontrado la barita mágica que la borre del mapa.


Con este panorama, las formaciones políticas catalanas ya han iniciado sus respectivas estrategias de cara a afrontar unos comicios que algunos han calificado como plebiscitarios. Las diferencias manifiestas públicamente entre los dos partidos que gobiernan Catalunya han ido empeorando cada día más por la actitud de Puigdemont de querer controlar el movimiento independentista, que se ha ido dividiendo cada vez más. Al huido no le gusta ERC y parece que ahora tampoco la ANC, tras manifestar su presidenta la posibilidad de que la entidad "social" se presente a las elecciones, y así se van creando o reconvirtiendo entes como contrapeso a los ya establecidos en la órbita independentista. Se trata de una maniobra que no gusta tampoco al PDeCAT, que lleva tiempo dándole vueltas a encontrar la mejor manera sin que haya heridos, pero parece imposible cortar el cordón umbilical de quien se ha proclamado salvador de la patria y de quien se ha hecho amo y señor de parte del partido ex convergente y de la totalidad de JXC, teniendo a varios peones a sus órdenes: Eduard Pujol, Elsa Altadi y Albert Batet, entre otros.


El pais de demà, Poblet



Mientras los problemas crecían en esta parcela independentista, políticos significativos de la ex Convergència ponían el grito en el cielo por la deriva de la formación. Algunos se han marchado, otros han creado pequeños partidos. El último es la creación de un nuevo partido impulsado por el grupo de Poblet, ex de CDC y algún socialista. La nueva formación se define como catalanista, soberanista ,moderado y contraria a la vía unilateral. ¿ No suena a la antigua CDC?


El grupo de Poblet quiere incorporar a la posible plataforma de partidos catalanistas a Units per Avançar, así como al partido de Fernández Teixidó, Lliures, que sigue dándole vueltas al proyecto, pero ya se sabe cómo es Fernández Teixidó.


Carles Campuzano, Jordi Xuclà, Lluís Recoder y Marta Pascal han participado en las distintas reuniones del grupo de Poblet y es más que probable que se integren en el nuevo partido, si no se produce un cambio radical en el PDeCAT que lidera Bonvehí, quien en su último encuentro con Puigdemont para aclarar la situación de dualidad de partidos salió tan decepcionado que hasta hoy, sigue sin hacer declaraciones y hablar del tema.


Mientras todo esto sucede, Quim Torra sigue la hoja de ruta marcada por su jefe de desgaste a la formación republicana. Este lunes, ha conseguido una gran victoria haciendo que el conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, presentara su dimisión por el escándalo de acoso sexual de su exjefe de gabinete. Un caso que en nada beneficia al partido de Junqueras.


Los próximos meses van a ser de gran intensidad, no solo por la situación del coronavirus -ahí tendrá que espabilar la consellera de Salud de ERC- sino por todos los torpedos que van a ir apareciendo hasta el día de la celebración electoral.


Como decía Winston Churchill, "la política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra podemos morir una vez; en política, muchas veces". 



Artículo publicado originalmente en catalunyapress.es

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial