• Usuario

La zona azul, las líneas amarillas y los privilegiados en Viladecans

Las personas que tienen coches, cada vez lo tienen más complicado a la hora de aparcarlo en la vía pública y en Viladecans mucho más.

|

Vilapress cocheviladecans
Vehículo del Ayunamiento de Viladecans aparcado en la zona azul sin tiket/ @Vilapress

 

Entre las zonas azules, que crecen como champiñones y las restricciones- pintadas de amarillo- en otros espacios, el problema se agranda. La idea es que la gente no coja el coche, lo deje en casa - ¿Y si no tienen plazas de parking? -, y utilice los transportes públicos, la bicicleta, el patinete, o lo que se les ocurra a las mentes pensantes del consistorio.  Y es que saben perfectamente que la ciudad/pueblo es lo más parecido a la meseta castellana: toda plana sin una cuesta, con carriles propios para estos nuevos artilugios “rodantes” que hacen las delicias de los conductores cuando les toca ir detrás de ellos en una de esas calles “planas”.


Pues bien, cuando los ciudadanos utilizan el aparcamiento de las zonas azules para dejar sus coches, la norma dice que hay que sacar el tiket correspondiente, previo pago. Si pasan unos minutos del tiempo abonado, los vigilantes multan. Unas veces dejan el “papelito” y otra se les olvidan. Con el olvido, llega la multa correspondiente., y claro ya saben lo que les toca: pagarla o recurrirla. Como el ayuntamiento es juez y parte, el 99,9% de los ciudadanos no tienen razón. Si se enfrascan en litigio, -la mayoría no lo hace – hay que rascarse el bolsillo y el problema puede durar meses, incluso años y pagar con recargo la “infracción”.


Mientras los ciudadanos tienen que pagar la zona azul, los vehículos del ayuntamiento que aparcan  en ella, no pagan por estacionar allí como hace cualquier hijo de vecino. ¿Pero qué hacen aparcados en esa zona?, esos trabajadores que utilizan el vehículo municipal  están desayunando, cosa que nos parece normal, como cualquier trabajador, pero que abonen el coste de la zona azul, como  hacen el resto de ciudadanos. En ese tiempo, curiosamente no aparecen los "vigilantes de zona" .


No sabemos quiénes son las lumbreras que diseñan, donde hay que colocar las líneas amarillas que significa que no se puede aparcar. Hay varias zonas discutibles, pero sin lugar a dudas la que se lleva la palma es la que hay en los cruces de la Avenida Torrente Ballester. Como se puede apreciar en la fotografía, en un espacio no se puede aparcar y enfrente , hasta casi la  curva sí. ¿Por qué?. Se preguntan muchos. Si se deja el coche en ese espacio unos minutos donde hay línea amarilla, los urbanos vienen raudos y veloces a poner en el limpiaparabrisas el correspondiente papelito amarillo que le va a alegrar el día al “afortunado” conductor. Todo  una muestra de incongruencia de planificación de zonas

 

 

Vilapress zonaparcamiento
Avenida Rourereda con Avenida Torrente Ballester/@Vilapress

 


Hay más, cuando aparcan en zona que no molestan, para dejar a una persona discapacitada, multan y si le justifican los motivos dicen que hagas un escrito y que ya contestarán. Todo por escrito. Y ya se sabe, cual va a ser la respuesta: los ciudadanos no tienen razón, así que hay que pagar rápidamente para que hagan el descuento y “solo” se abone” 50 euros.
 

Y es que a los urbanos de Viladecans -hay excepciones, no muchas, por cierto- eso de la tolerancia, la consideración y el servicio a los ciudadanos se les debió olvidar al abandonar la escuela de policías cuando han terminado su formación.


Así están las cosas en esta ciudad/pueblo que tantos premios recibe, de fuera, mientras ese servicio a la ciudadanía  que se espera del gobierno municipal se ha revertido: el ciudadano está para servir al equipo de gobierno, a la policía municipal y si no están de acuerdo que acudan a los tribunales, pagando los denunciantes de su bolsillo los gastos, porque el ayuntamiento tiene abogados propios, y si no los contratan en los grandes bufete que cuestan una pasta gansa, con el dinero todos, no de sus bolsillos.   
 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal - Política de Cookies - Configuración de cookies - Consejo editorial
AMIC CLABE