Carlos Ruiz: un Sancho Panza con “corazón negro”

Se nota que falta menos de un año para las elecciones municipales. Los partidos que disponen de dinero, ya están buzoneando en forma de “revistilla” que es un verdadero panfleto la propaganda de sus logros ¡Que alegría cuantas cosas hacen para los ciudadanos y estos sin enterarse si enterarse!  El penúltimo panfleto recibido ha sido el del PSC, con el eslogan “Viladecans corazón Rojo”. 

|

Vilapress carlesruis
VIladecans Corazón Rojo la publicación del PSC para estas elecciones municipales/ 2EP

 

Se nota que faltan 10 meses para las elecciones municipales. Los partidos que disponen de dinero, ya están buzoneando en forma de “revistilla” la propaganda de sus logros políticos. ¡Que alegría! cuantas cosas hacen por los ciudadanos y estos sin enterarse!.El penúltimo panfleto recibido ha sido el del PSC, con el eslogan “Viladecans corazón Rojo”. Y de fondo una gran fotografía del alcalde, Carles Ruiz, que muestra un gesto que quiere ser una sonrisa, sin llegar a enseñar los dientes, por si acaso.

 

En ese panfleto nos llena de gozo lo bien que lo ha hecho Don Carlos, que abre el “folleto” con una entrevista a la carta. Entre otras perlas afirma que “Viladecans es la fuerza de ser de pueblo y vivir en una ciudad”. Un eslogan que en su día invento una empresa de márqueting- previo pago- y que la han venido utilizando como si hubieran descubierto América. 

 

Pero analicemos la fantástica frase. Viladecans es un pueblo porque casi todos nos conocemos y más de uno sabe  la trayectoria de los que ostentan “el poder”. Es un pueblo por su manera de gestionar -tipo "caciquil" y "clientelismo a tope"- que no ha cambiado en los últimos tiempos.  Es un pueblo porque la gran familia socialista - la dócil- está protegida por el padre prior y sus acólitos. Es un pueblo porque los coches de la brigada ¿Urbaser? aparcan en la zona azul, como les da la gana- ver fotografía-, no sacan el tiket correspondiente- como cualquier ciudadano- y la correspondiente persona que vigila y sanciona a los ciudadanos si se pasan del tiempo o no han colocado el tiket  en el salpicadero del coche, para los "infractores municipales", pasa de largo sin denunciarlo porque es del ayuntamiento y tiene bula. 

 

Vilapress camion
Furgoneta del servicio de limpieza de Viladecans aparcada encima de la acera/ @Vilapress

 

Vilapress camionayuntamiento
Furgoneta de limpieza del Ayuntamiento de Viladecans sin tiket de pago en la zona azul/ @Vilapress

Mientras los responsables de este "mal ejemplo" a la ciudadanía, se encuentran en la terraza de enfrente, con otros compañeros, desayunando, como está mandado. Es un pueblo porque pese a las promesas, dos días antes de las elecciones, que hizo Carlos Ruiz, el alcalde que pronto se recuperaría el cine, aún los ciudadanos lo están esperando sentados a la fresca con un botijo al lado Y eso que los ciudadanos soñaban con estar viendo tranquilamente las sesiones cinematográficas. Pero esta es una promesa incumplida, como tantas otras. 

 

Viladecans es un pueblo porque parece haber poca “inteligencia” ya que los puestos de trabajo de  responsabilidad en el ayuntamiento están ocupados por personas de fuera de Viladecans. El talento se trae de fuera, porque en el pueblo no lo encuentran. ¿De verdad que no lo hay?.  Es un pueblo porque los postes de la luz y el teléfono siguen perennes en muchas calles desde hace más de 35 años, como ejemplo de que Viladecans es un pueblo, y ahí van a seguir durante unos años más. Es un pueblo porque muchos de sus ciudadanos tienen miedo a las represalias de los que obstenta el poder local y lo ejercen despóticamente.  Y podríamos seguir, pero paramos aquí, por ahora. 

 

¿Y por qué Viladecans es una ciudad?. Porque dispone de un teatro donde están colocados los amigos y fieles servidores. Es una ciudad, porque todo lo fían a campañas de marketing, aunque sean engañosas. Es una ciudad porque tienen "embajadores ilustres"- que la mayoría noconocen- que hablan bien del municipio.

 

Es una ciudad porque lo mejor que se está haciendo son los pelotazos urbanísticos que se venden como la oportunidad de disponer de viviendas sociales, y luego son el "gran camelo". Es una ciudad porque los atascos que se forman cada día en las horas punta de entrada y salida son comparables a Barcelona o Madrid. Es una ciudad porque está llenando sus calles de radares para “saquear” los bolsillos de los ciudadanos. Los últimos seis se aprobaron hace dos o tres plenos y se van a pagar con los fondos de la Unión Europea. ¿Eso es ayudar a la ciudad y a sus ciudadanos?, el gobierno municipal cree que sí.  

 

Es una ciudad, porque la guardia urbana -no todos sus miembros, pero una buena parte- andan muy ágiles en poner multas, con una chulería propia del Oeste americano y no de una democracia.  Es una ciudad porque hay demasiadas zonas azules y los parquins públicos han pasado a ser privados, como el del CAP Maria Bernades. Es una ciudad porque la limpieza, como Barcelona, brilla por su ausencia. Es una ciudad porque los ciudadanos/as pagan un IBI altísimo. Es una ciudad, porque tiene un presunto caso de corrupción llamado INIPRO. Es una ciudad por el edificio de la vergüenzaque sobre sale de los demás de su entorno. Y podríamos seguir enumerando las razones, pero nos paramos aquí. 

 

En el panfleto “corazón rojo”, hay un apartado titulado “Más sobre Carlos Ruiz”, alias "Carlitos"- no precisamente el amigo de Mafalda -en la que habla del libro que más ha leído y no es otro que “El Quijote” ¿Habrá mirado el título del libro varias veces y lo da por leido?. Es evidente que Carlos Ruiz tiene más similitud con la figura y manera de pensar de Sancho Panza, por razones evidentes. 

 

Pero siguiendo con sus preferencias literarias, el entrevistado afirma que "le ha gustado siempre “Alicia en el país de las Maravillas”, no es broma, lo dice él. ¿Películas preferidas?: La Reina de África y la vida de Bryan. Un plato preferido, los canelones que hace su hijo. En cuanto a una virtud afirma “que persigo mis sueños y que trabajo para que se hagan realidad”. ¿Un defecto?: “Que pongo a mis sueños por delante de muchas otras cosas”

 

Y en cuanto a un sueño "Que Viladecans sea una ciudad neutra en emisiones, que sea la primera ciudad en igualdad de toda España. Una ciudad capaz de atender a todas las personas y nadie se sienta solo. Una ciudad con más calidad de vida y más justicia social. Es mi sueño y es en lo que trabajo". 

 

¿No les suena demasiado la palabra sueño? Ahora se entiende más de una cosa. Con tanto que sueña el alcalde -y eso que no hay cines- la realidad del pueblo- ciudad de la que es el sheriff mayor, la ve distorsionada. 

 

Lo que, si es Viladecans, es la primera ciudad donde más tochos se emplea, donde se aumenta la construcción de viviendas, y consecuentemente aumentará la contaminación de los coches que van a utilizar las más de 10.000 personas que van a ocuparlas. Lo que sí pasa en Viladecans, es que uno de los pulmones de la ciudad- pueblo que es el barrio de Albarrosa, cada vez se construye más y se pierden árboles.  

 

 

Ricardo Arjona cantautor y compositor de unas de sus canciones tiene una estrofa que puede definir muy bien al Sancho Panza del alcalde de Viladecans: “Por andar por las nubes uno se olvida del suelo”. 

 

 

Pues eso, "Carlitos": Menos soñar, y más trabajar por toda gente, no solo una parte.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE