Los presupuestos participativos son como los chistes de Chiquito de la Calzada

|


Albarosa2


Cuando llega el verano, hay personas que se cortan el pelo: el calor, la comodidad, el cambio de imagen, lo que sea, pero están contentas con su decisión. Pero hay algunos personajes que les gusta tomar el pelo al personal, y eso que se les llaman “servidorespúblicos. En la Colla del Mamut estamos convencidos que se sirven a sí mismos, como está mandado.


En el Barrio de Albarrosa, por primera vez, los vecinos estaban contentos, iban a decidir las mejoras de su espacio público por medio de los presupuestos “participativos”. ¿Participativos?, eso lo serán, para algunos, pero no para los vecinos en particular.

Richard, el concejal del distrito, en la primera reunión ya tenía montado una Comisión para trabajar sobre las necesidades de los vecinos: No la votó nadie y no hacía falta. Dicen que han estado trabajando, seis meses, para finalmente tomar ellos solitos -asesorados por el Richard y compañía política- lo que se va a hacer en Albarrosa.

 

Verguenza


Para eso convocaron la segunda reunión vecinal, explicaron el trabajo realizado -está vez no tomó parte el representante de la empresa que se lleva 30.000 euros en el proceso participativo, por si le soltaban una fresca- que la decisión era... 


No se votó, no se entregaron papeles para mirarlos detenidamente, por si se encontraba alguna cosa y después todos a su casa 


Los presupuestos participativos en el Barrio de Albarrosa se resumen para los vecinos en: una primera reunión de bienvenida y una segunda, de esto es lo que hemos decidido en la comisión y adiós muy buenas, hemos cubierto el expediente.


La propuesta aprobada lleva, como el que no quiere la cosa, el soterramiento del cableado de dos calles del barrio, en una primera fase, de un proceso, que durará un mínimo de 15 años. ¿Y quién sebeneficiará , como el que no quiere la cosa ?, pues el Grupo Mediapro, cuyo dueño es Jaume Roures, el camaleón que lo buscan hasta en Estados Unidos. 


Mediapro firmó con el alcalde un contrato en el 2010 que preveía que en 2018 Viladecans tendría 21.000 puntos de servicios activos, frente a los 2.500 que tenía entonces. La concesión también implicaba preservar el modelo de red mayorista y “neutral” durante 15 años. 


"Nada es casualidad", decía un malpensado, que acertaba siempre.


Pero esa segunda asamblea, fue un camino de rosas y espinas, para los representantes municipales, debido a varias preguntas que les hicieron los vecinos para disipar dudas.


A los dos concejales que llevaban la voz cantante, Richard -y el diplomático- Pere Gutiérrez, se les llenaba la boca de hablar, de presupuestos participativos, hasta que alguien les espetó que eso no eran participativos y el bueno de Gutiérrez dijo que los presupuestos participativos eran voluntarios y que el Ayuntamiento lo hacía porque quería. 


Se olvida el edil que la decisión fue adoptada por unanimidad en el pleno municipal de diciembre de 2015 - por una moción propuesta, por el partido de la oposición, Viladecans sí se puede-.  Así que, ¿qué tienen de voluntarios unos presupuestos participativos aprobados en un pleno?.



Pere

Debe fallarle la memoria a Don Pere. A algún asistente , "amigo de", le molestaban las críticas e hizo una férrea defensa del equipo de gobierno. Mientras que uno de los miembros de la "Comisión vecinal Dedocrática" manifestó que había que felicitar al Ayuntamiento porque por primera vez se hacía algo en el Barrio de Albarrosa. Cabe decir que allí estaban dos representantes de la oposición- de ERC y C's- y que se enteraron por los vecinos de esta segunda reunión y se tragaron la “asamblea vecinal", sin decir "ni mú".





Por cierto, entre las propuestas, creemos que la tercera o la cuarta en orden de prioridades estaba la de derribar las plantas de más del "Edificio de la vergüenza".


Para este sainete tan malo mejor irse a otro teatro y reirse con los hermanos Álvarez Quintero que tienen más gracia….

El hotel de los líos y Harpo
El Baix Llobregat un lugar entrañable

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial