Los trabajadores de Seat Martorell, preocupados por su futuro

|

Hace unos días, saltaba la noticia de que Seat podría abandonar Martorell. El grupo Volkswagen, de hecho, ya dio el visto bueno a esa posibilidad tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y los conflictos provocados por grupos independentistas tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés, hizo disparar de nuevo todas las alarmas.


Los sindicatos se apresuraron a decir que es prácticamente que Seat se vaya de Martorell, desde la CGT incluso llegaron a decir que "deberíamos estar como Siria" para que esto se diera, ya que es un centro largamente consolidado donde ha habido una gran inversión. Mientras, desde UGT recuerda que para montar una infraestructura como la que Seat tiene en el Baix Llobregat hace falta al menos cinco años, y no hay un plan así a la vista.


Seat martorell



Lo qué si es cierto es que el secretario general de CC.OO., Javier Pacheco, llegó advertir de una cosa, "si se deja caer a Nissan, Seat puede caer". Y allí todo volvió a moverse. Muchos han querido hacer una llamada a la calma, especialmente porque los trabajadores cada vez están más inquietos ante este tipo de declaraciones, pero ¿tienen motivo?


Desde CC.OO., de repente, han querido quitar hierro a las declaraciones de su secretario general aportando un matiz, justificando que Pacheco se refería que si Nissan se iba, empresas satélites que trabajaban para esta automovilística pero también para Seat pueden ver reducido su nivel de trabajo o plantearse irse y eso complicaría a su vez a la empresa con sede en Martorell. Y sí, eso preocupa a los trabajadores.


Por otro lado, el mercado está cambiando y Seat está sufriendo las consecuencias. El llamado diesel gate acabó afectando a la producción a finales de 2018 y ahora, las nuevas medidas para combatir la contaminación en todo el mundo y la apuesta por el coche eléctrico les ha pillado a traspiés. No porque no lo supiera, sino porque se ha acelerado este cambio de modelo.


El responsable de CGT en Seat, Paco Plaza, intenta por eso calmar a los trabajadores asegurando que el sindicato está luchando para convertir estos retos en posibilidades de trabajo. Las nuevas tecnologías se estaban desarrollando en diferentes empresas que trabajan para Seat en Martorell, y en la propia empresa, por lo que intenta transmitir que todo está bajo control.


DE SEAT A CUPRA, ¿MENOS PRODUCCIÓN?


Lo que realmente ha preocupado más a los trabajadores es el anuncio del replanteamiento de la marca Seat. La automovilística ha anunciado que quiere reorientar la estrategia de la empresa, darle un vuelco y apostar por la producción de vehículos de gama alta, diferenciarse así de Skoda, e incluso dejar de comercializar estos nuevos vehículos con la marca Seat y apostar por la, dicen, más potente Cupra. Un cambio de nombre que desde la CGT dudan que se aplique en España o Alemania, donde la marca está bien consolidada.


Este cambio de estrategia que podría ser no ser un problema sí tiene inconvenientes. Desde el sindicato se asegura que obviamente la actual producción de Seat se sitúa en torno a unos 500.000 vehículos al año, porque los coches de gama media que se fabrican tienen un amplio mercado. Un mercado que es más reducido cuando se producen coches de gama alta. En resumen, que los coches de alto standing tienen su público, pero éste es menor, por lo que si Seat decide pasarse a ese mercado podría pasar a producir menos coches y quien sabe si dejarlos casi a la mitad.


Seat martorell




Esto es lo que más inquieta a los trabajadores, menos coches significa menos horas de trabajo y menos horas de trabajo puede suponer una reducción de plantilla. Y este es el gran temor de los empleados de Seat. 


A esto se le suma que "aún no se sabe cuál va a ser el futuro del Seat Ibiza". Los profesionales señalan que un módelo de coche tiene una vida de unos 8 años, 9 o 10 como mucho, y que el desarrollo de nuevos vehículos y modelos necesitan un timing de entre 4 y 5 años. "No tenemos conocimiento de que se esté desarrollando el futuro del Ibiza y este ya lleva más de tres años produciéndose y no tiene relevo", asegura Plaza.


"Estamos en el ecuador del Ibiza a nivel de producción sin haber un nuevo modelo a la vista" y además el Audi A1, que se produce también en Martorell "no tiene tirón en el mercado. Había unas previsiones muy grandes que no se han cumplido", señala Plaza, que indica que este vehículo requiere sólo de dos turnos de trabajo y no de tres como la mayoría. Si a esto se le suma que podrían producir menos coches si se apuesta por la gama alta, todo hace sospechar que se vienen los recortes. 


"El futuro es incierto por la reestructuración del modelo del mercado de la automoción y por la reconversión del mismo" admiten desde los sindicatos. Y hay algo que tienen claro "esta reconversión no la tienen que pagar los trabajadores" que no quieren oír hablar de robotización y se preocupan por la producción de baterías más longevas o el excedente de producción de algunos vehículos. Así lo indican fuentes sindicales a este periódico, pero insisten en llamar a la calma.


Aún así, el mercado no es el único que se mueve, desde los sindicatos se aseguran que van a velar por los 14.000 puestos de trabajo que mueve aproximadamente Seat, "sin contar con las externalizaciones", matizan. Por eso, los sindicatos están tratando de que la automovilística traiga a Martorell la producción de otros modelos del grupo como el Azteca, el Tarraco o el Alhambra, así como alguno de Skoda.


Lo que tienen claro es que Seat no se va a ir de Martorell, por muchas inquietudes que haya, lo que no tienen tan claro es cómo frenar el impacto de la reconversión de la marca en los trabajadores.



Seat, condenada tras la muerte de un trabajador en su centro de Martorell
CC.OO. alerta de que Seat puede irse si se deja caer a Nissan

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial