¿Vuelve la Ley Fraga?

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Screenshot 415

Manuel Fraga en una fotografía de 1963 @wikipedia


Muchas veces la gente se pregunta si España en su conjunto es un país de listillos, de tontos, liantes, mentirosos o miedosos. Estos calificativos se ven reflejados en nuestros políticos tanto si tienen responsabilidades de gobierno como si no. Ejemplos los hay todos los días, y se dice que son un reflejo de la misma sociedad, no de un hecho aislado porque no son marcianos. Aunque en muchas ocasiones están en las nubes y se creen seres superiores al resto de los mortales.


Desde hace tiempo, o mejor dicho desde casi siempre, los que gobiernan engañan a la gente como si estos fueran tontos, imbéciles o idiotas. Cualquier calificativo es válido. Se intenta engañar en demasiadas ocasiones contando o haciendo cosas que nada tienen que ver con lo que explican. Para ello se valen también de los medios de comunicación amigos, y hay colegas que se prestan como tontos útiles, o listillos bien pagados. Es como un coro celestial que se entrega al juego. Solo hay que ver las tertulias de las televisiones o las emisoras de radio, donde los periodistas se han convertido en adoctrinadores ideológicos, más que en informadores. Se cambian los papeles y  son  cuotas de partidos, no periodistas independientes . Escribía José Ferrater Mora que “el poder es muy atractivo para muchos, tan atractivo que por él hace la gente cosas que no haría por ninguna otra razón”.


Hay demasiados ejemplos en los que se miente a la ciudadanía, que ve como se les toma por tontos. Lo mismo ocurre con los periodistas, que en estos tiempos de “avance” democrático y libertad de información, resulta que se está retrocediendo a pasos agigantados, sin que los distintos colegios, asociaciones y otros alcen las voces para decir: ¡basta ya! Sin libertad de información, la democracia se debilita y eso puede derivar en otra cosa muy peligrosa para todos, que todos imaginan.


Estos momentos que estamos viviendo la profesión y los medios nos recuerda la Ley de Prensa e Imprenta de 1966, más conocida como la Ley Fraga, ministro que promovió la misma y que quería darle un aire “moderno” a la ley del Prensa de 1938. Una apertura tibia - más ficticia que real- que dejaba abiertos ciertos agujeros para intentar engañar a los poderes. Error claro. Eso sí, las publicaciones que fueran críticas con el Movimiento o el régimen, las cerraba. y se quedaban tan panchos. Ahora, la cosa se ha modernizado más: ruedas de prensa sin preguntas, elección de los medios y periodistas que puedan realizar las preguntas y discriminación para el resto. Se ha establecido también la consigna de que los medios de la periferia, pequeños o medianos- como si en las redes se pudiera clasificar a los medios-, quedan excluidos de las preguntas en las ruedas de prensa de Moncloa. En el Congreso de los diputados, los jefes de prensa de los grupos políticos de izquierdas y nacionalistas piden que se les quiten las credenciales a determinados periodistas porque se les pone etiquetas de fachas ¿Se pretende también la uniformidad en los medios y sus periodistas? La sociedad es plural y diversa, esa es la grandeza de la misma y lo otro es otra cosa, con un tufillo preocupante. Decía Rosa Luxemburgo que “la libertad es siempre libertad para quien piensa diferente”.


Por eso, la pregunta es ¿por qué están calladas las asociaciones de periodistas, ¿y los colegios? La respuesta es clara: por miedo. Al final la pregunta que se hacía el filósofo Julián María es: “Lo que más me inquieta es que en España todos se preguntan: ¿qué va a pasar? Casi nadie se pregunta: ¿qué vamos a hacer?”. Eso es lo que está sucediendo con las asociaciones y colegios de periodistas ante los acontecimientos.


Con todo lo explicado ahora los lectores pueden elegir algunos de los calificativos que decíamos al principio: país de listillos, tontos, liantes o, miedosos.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE