La Colau del "no" se suma ahora a lo público-privado y anuncia el nacimiento de Habitatge Metròpolis Barcelona

|

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni; el vicepresidente ejecutivo del AMB, Antonio Balmón; y la concejala de Vivienda, Lucia Martín, junto a los representantes de Cevasa y Neinor, Donato Muñoz y Jordi Argemí

Presentación de la Vivienda Metrópolis Barcelona /@EP


Contra todo pronóstico -si nos guiamos por el discurso público de la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau- el Ayuntamiento de Barcelona se ha aliado con Cevasa-Neinor para sacar adelante un proyecto de pisos de alquiler social. El operador público-privado metropolitano de vivienda levantará, si todo va bien, 4.500 viviendas en 8 años.


Así lo ha estimado el mismo el operador, bautizado como Habitatge Metròpolis Barcelona (HMB). La sociedad, la primera mixta de vivienda de alquiler asequible del Estado, está participada por el AMB (25%), el Ayuntamiento de Barcelona (25%) y la unión de las empresas Cevasa-Neinor (50%), y aunque se ideó hace años no se ha formalizado hasta este viernes.


Colau ha detallado que la inversión prevista para los 4.500 pisos es de 600 millones de euros. La mitad de los pisos se construirán en la ciudad de Barcelona y la otra mitad en municipios del área metropolitana. El alquiler de cada vivienda oscilará entre los 400 y los 750 euros.


58 MILLONES DE CAPITAL PRIVADO y 58 MILLONES DE PÚBLICO


Para poner en marcha el proyecto de construcción de las 4.500 viviendas era necesaria una ampliación de capital, que ahora se ha formalizado. Esta ampliación de capital ha consistido en la aportación de 6 millones de euros en forma de suelo y efectivo por parte del AMB, 6 millones más en efectivo por parte del Ayuntamiento de Barcelona y 12 millones en efectivo por parte de NICRent Residencial, sociedad creada por las compañías privadas Cevasa y Neinor.


La consecución del proyecto se hará en cuatro fases, que se materializarán en diferentes aumentos de capital social hasta alcanzar los 58 millones de euros el socio privado y 58 millones los socios públicos. En una primera fase, se construirán 640 pisos en Barcelona, Sant Boi de Llobregat, Montgat y Sant Adrià de Besòs.


El AMB aporta los suelos en la ampliación de capital, y el Ayuntamiento formalizará su cesión bajo la fórmula de derecho de superficie. Todas estas viviendas, así como las posteriores promovidas por Habitatge Metròpolis Barcelona, se destinarán al alquiler protegido, por debajo del precio de mercado.


En la construcción de estas viviendas, el operador deberá garantizar la calidad ambiental y la sostenibilidad de los proyectos, con criterios de ahorro energético, y los proyectos tendrán que fomentar la calidad arquitectónica, la accesibilidad universal y garantizar "buenos" espacios comunitarios y exteriores.


COLAU AHORA APUESTA POR LA "COLABORACIÓN"


Con todo, la alcaldesa se posiciona ahora a favor de las iniciativas público-privadas y se refiere a estas como una "nueva forma de colaboración" que espera que sea "un éxito por Barcelona y el área metropolitana". Las palabras de Colau sorprenden cuando la propia alcaldesa ha sido la encargada de defender a capa y espada la municipalización de servicios como el agua, a través de litigios y batallas judiciales contra Agbar. Lo mismo ha ocurrido con la electricidad y la empresa pública Barcelona Energia.


Así, Colau ahora apuesta -en palabras suyas- por "asociarse con empresas privadas que tienen una larga experiencia y profesionalidad acreditada". Y esto no es todo. La titular del Ayuntamiento también ha dicho que espera que proyectos como este "se conviertan en un referente que se replique a todas las administraciones públicas".


BALMÓN SIEMPRE HA DEFENDIDO LO PÚBLICO-PRIVADO 


Por su parte, el vicepresidente ejecutivo del AMB, Antonio Balmón, también se ha mostrado satisfecho con la nueva colaboración aunque ha recordado que "esto viene de lejos". Fue en el 2008 cuando nació la idea para intentar frenar o remediar la lacra de los desahucios, pero en el 2015 -justamente cuando Barcelona en Comú entró en el Ayuntamiento- "se aparcó hasta el día de hoy". "Al final el tiempo nos ha dado la razón", ha sentenciado Balmón.


El vicepresidente ha añadido que "tenemos prisa, ganas y ambición", y ha reconocido estar complacido por haber conseguido sumar esfuerzos privados y públicos para "mejorar las ciudades".


LAS EMPRESAS PRIVADAS, LAS MÁS SATISFECHAS


Desde Cevasa, Donato Muñoz, ha apuntado que la oferta de vivienda asequible es una tradición para esta empresa, que lo hace desde hace más de 50 años. "Estamos aquí después de un largo proceso de licitación", ha admitido reiterando todo el compromiso con el proyecto.


Por su parte, Jordi Argemí, representante de Neinor, ha asegurado que el objetivo de un operador mixto para realizar 4.500 pisos de alquiler asequible es motivo de orgullo. El proyecto de HMB, ha dicho, es pionero y espera que dé respuesta, aunque parcialmente, a los problemas de acceso a la vivienda.


A LA BÚSQUEDA DEL SOCIO PRIVADO


En el mandato pasado, el concurso para encontrar a un socio privado para construir 4.500 pisos de alquiler asequible quedó desierto. En junio de 2020 el Ayuntamiento de Barcelona reactivó la investigación y la hizo más atractiva modificando el pliego de condiciones.

Apenas hace un año cuatro empresas pasaron a la segunda fase del proceso para formar parte de la sociedad mixta y Cevasa-Neinor, y en mayo de 2021, el Consejo de Administración del operador de HMB anunció que la empresa Cevasa-Neinor era "la mejor clasificada" en el proceso para seleccionar al socio privado.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE