​El meneíto al Rey

Manuel Fernando González Iglesias
Manuel Fernando González Iglesias

La ausencia del Rey en el acto de Barcelona ante las jóvenes juezas y jueces, ha sido una pésima maniobra política dirigida desde la Moncloa, sin lugar a dudas, en la que su endiosado inquilino, olvidándose de la historia, ha querido emular a los franceses cuando sacaron por las bravas a los Reyes Borbones de Madrid y provocaron la matanza del dos de Mayo. Y aunque los tiempos son diferentes, los modos se parecen mucho y el resultado más que evidente ha provocado dentro de la propia familia judicial un cabreo monumental, cosa rara en la casa de la Justicia, visualizado en las representaciones progresistas y conservadoras que han alzado la voz para pedir explicaciones por el desaire institucional cometido ante un auditorio que va a ser el futuro de nuestros Juzgados y Audiencias. Se ve que  la derrota sanchista en el Congreso por el apropiamiento indebido de los dineros de los municipios, no le ha enseñado nada al Presidente del Gobierno, y quiere repetir la hazaña política pasándose, de paso, la Constitución por la entrepierna del poder. Habrá pensado que “un meneito al Rey” le sale gratis y encima le alegra el día a Torra y sus afluentes. Imprescindibles para la aprobación de los Presupuestos generales del Estado.


La cosa viene de lejos y podía intuirse fácilmente la nueva estrategia, cuando el Vicepresidente Iglesias arengaba pocas fechas antes a los suyos contra la Monarquía despreciando las reglas del juego democráticas pre calentando el ambiente, para que luego su socio, huido a Bruselas con la excusa de “salvarnos” la vida y la hacienda, aprovechara para, desde la sombra y por lo bajini, ordenara al monarca que no viniera a Barcelona, con unas razones que todavía desconocemos y que la muy poco democrática Vicepresidenta Calvo explicaba con muy malas formas a la prensa en medio de una calle de Madrid, como si mis colegas madrileños fueran empleados suyos y no se mereciesen respeto y una educación cívica que a todos nos han enseñado en nuestras casas sin la menor de las dudas. A ella se ve que no.


Es cierto que en este país nadie nos ha preguntado si queremos ser monárquicos o republicanos y que , más pronto que tarde habrá que hacerlo, sin miedos ni coacciones. Y también es evidente que el Monarca Emérito la ha cagado echándose una querida a la que ha llenado de un dinero que no le pertenece ni a él, ni a la barragana que lo ha recibido, a la que deseo fervientemente se la siente en un banquillo, a poder ser suizo, para que nos ilustre con “sus verdades de dormitorio, y acabemos este despropósito cuanto antes. Ahora bien, de eso a que Sánchez menea al nuevo Rey y a la Monarquia Constitucional como si estuviéramos en los tiempos de Pepe Botella, hay todavía un trecho, que una Democracia seria no debe permitir, ni permitirse.


Hacen bien los jueces en protestar, y hará aún mejor nuestro Primer Ministro en explicarse cuando vuelva de Flandes, porque estos desplantes, aunque el no se lo crea, son pan electoral para hoy, pero hambre de votos para mañana, a la vista del panorama que tenemos tanto en el Congreso como en los Hospitales llenos de gente que está enferma y se muere ya.. a miles, también por su mala gestión . No tapemos la realidad contando otra vez la fábula del Rey que rabió. Seamos responsables, especialmente los que tienen el poder en sus manos y lo están haciendo fatal. Palabra de republicano antiguo.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial