El G20 se reúne en Bali con la guerra de Ucrania de telón de fondo

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Con un escenario complejo por las consecuencias económicas y derivadas del COVID y en plena guerra en Ucrania por la invasión de Rusia, Bali está siendo el escenario de la reunión de los mandatarios que integran el G20. Es una buena oportunidad para discutir los problemas que más apremian a este mundo convulso y cambiante económicamente, geopolíticamente y medioambientalmente 

 

Bajo el lema “Recuperarse juntos, recuperarse más fuertes", a lo largo de dos días, 16 y 17 de este mes, transcurrirá con las tensiones propias entre países por la guerra que ha complicado la posibilidad de alcanzar consensos sobre el cambio climático, mejorar la salud alimentaria, construir sistemas de salud más sólidos y afrontar de la mejor manera posible el control de la inflación y evitar una recesión.

 

En paralelo, la cumbre está sirviendo para reuniones en privado entre los distintos mandatarios para tratar sus intereses individuales. En medio de las conversaciones, discusiones y posibles acuerdos, llega el incidente del misil que este martes causaba dos muertos en Polonia, país que pertenece a la OTAN. La crisis se desató en pocos minutos al creer que había sido Rusia la causante del grave incidente. Tras los primeros momentos, al final -queda pendiente una investigación más a fondo- las cosas quedaron aclaradas y resultó ser un incidente desafortunado. Así que, de momento, la “alarma” quedaba desactivada y la posible intervención de la OTAN, que recoge la intervención de la misma cuando cualquier país miembro es atacado, también. 

 

Aun no se ha dado a conocer públicamente las decisiones aprobadas ni las conclusiones de algunos temas debatidos, pero sería bueno conocer si se ha tratado y cómo van a decidir los países ricos la deuda de los países más “frágiles”, que es un elemento muy importante de solidaridad. El presidente francés, Emmanuel Macrón, declaraba que “debemos salir del statu quo de los países más pobres y movilizar masivamente al sector privado, en todo caso movilizarlo mucho más para la revolución energética, agrícola e industrial”, aflojando “algunas de las restricciones en el acceso a la financiación”. Es de esperar que la intención se plasme no solo en un papel, sino que finalmente se lleve a la acción. 

 

Otra de las propuestas que se han presentado en la cumbre hace referencia a la integración en el G20 de la Unión Africana como elemento clave de la recomposición de las reglas de gobierno de las instituciones internacionales. Es una la demostración de que la solidaridad con el Sur no es solo una teoría. La Unión Africana, como la Unión Europea, deben estar presentes en la mesa del G20. Sería una buena decisión. 

 

Con la guerra en Ucrania, los posicionamientos estratégicos de algunos países, como China, India y el papel mediador de Turquía en el conflicto, todo lo que puedan explicar públicamente los mandatarios mundiales es menos del 50 por ciento de lo que realmente se ha negociación entre bambalinas. Eso forma parte de la estrategia y del secretismo que siempre acompaña a este tipo de eventos donde los poderosos imponen las reglas y algo más. 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE