Pedro Sánchez, la sedición, Junqueras y el Estado represor

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Julián Marías, filósofo, alumno de Ortega y Gasset, defensor de las personas en sus tratados, escribió mucho de España con su peculiar estilo. Hay una frase sobre ella que dice: “España es un país formidable, con una historia maravillosa de creación, de innovación, de continuidad de proyectos. Es el país más inteligente de Europa, pero lo que pasa es que la gente se empeña en no entenderlo”. ¿Cuántos de los políticos actuales han leído al filósofo y humanista castellano? Posiblemente menos de lo que pensamos.  Partiendo de esta frase, es curioso cómo muchas personas - especialmente determinada clase política - siempre despotrican de ella para justificar otros intereses. Es más, llegan a afirmar que es la causante de todos sus males, para justificar no sé qué cosas.

 

EuropaPress 4795353 07 november 2022 egypt sharm el sheikh spanish prime minister pedro sanchez
Pedro Sánchez @ep


Estos últimos días, el anuncio de Pedro Sánchez en una entrevista de que al día siguiente se llevaría al Congreso una proposición de ley para reemplazar el delito de sedición, que todos ya conocen, ha levantado más de una ampolla en la oposición y entre algunos barones socialistas. Cruces de acusaciones entre las formaciones que estaban a favor y las que se oponen, además de codazos y cuelgue de medallas de los “padres” de las negociaciones del cambio - ¿de cromos?-. Lo cierto es que la gran polémica está servida. Es humano que diría una amiga mía.


Con este clima de cruce de acusaciones, de batallas dialécticas en tiempos electorales, donde parece que todo está permitido, viene Oriol Junqueras, el indultado, y se monta un viaje por tierras latinoamericanas - lleva más de cuatro años sin viajar y le hacía ilusión darse un garbeo- con el objetivo de trasladar el caso catalán y la represión del Estado española” - eso dice la nota de prensa de su partido, ERC-.


El dirigente republicano y aspirante a presidente de Catalunya está, desde este sábado, en Colombia, Argentina y Chile, donde al parecer se reunirá con representantes gubernamentales, institucionales y por supuesto con movimientos y organizaciones en defensa de los derechos humanos. Para rematar el tour “pacifista” y “solidario” con el gobierno de Pedro Sánchez, impartirá conferencias en las universidades de Buenos Aires y Bogotá para explicarle a los asistentes los métodos represivos del Estado Español, que eso de hablar mal de tu propio país queda muy bien. La pregunta es: ¿Estarán presentes en esa conferencia de Bogotá algún representante de las FARC?, que como saben fueron “represaliados” por el gobierno de su país.


No sé qué cara se le habrá quedado al presidente del gobierno, el mayor defensor de reformar el código y que va a suponer rebajar considerablemente las penas. ¿Cara de tonto? Es posible viendo el resultado de su gran anuncio, con una respuesta está a la vista . Y es que volviendo a Julian Marías, este afirmaba: “No se debe intentar contentar a los que no se van a contentar”. Razón no le faltaba al gran conocedor de las personas.


Pero para enredar más la madeja política, este lunes, el gran Aladino de Moncloa, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha abierto la puerta a reformar el delito de malversación, después de que el presidente catalán, Pere Aragonés, haya manifestado que el siguiente paso en la negociación con el gobierno sea reformar el delito de malversación.  ¿El siguiente, en la negociación, referéndum pactado? Los barones territoriales con responsabilidades de gobierno y otros cargos electos municipales deben estar contentísimos con la cesión que está dando Pedro Sánchez, presidente, cuando faltan solo seis meses para los comicios, deben estar de los nervios. Decía Francisco de Quevedo que “la hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es la gran virtud política”.


Con este escenario de confrontación, con Junqueras de representante “institucional” y con las urnas tan cerca, ¿no cree Pedro Sánchez que todo esto le va a pasar factura? O quizás está convencido de que lo que viene no es mejor y al final la gente acabará votando al PSOE. Está claro que “no se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto”, decía Aristóteles. Eso al socialismo español no se le debería olvidar. El socialismo de Pedro Sánchez, no es el que muchos de sus afiliados, simpatizantes y votantes quieren, se equivoca pensando así. 
 

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
redaccio@vilapress.cat
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL - Contratación publicidad
Aviso legal Cookies Consejo editorial
AMIC CLABE