Brians 1, líder en agresiones al personal de prisiones

|

Las agresiones a los trabajadores de los centros penitenciarios de Catalunya no dejan de crecer y la cárcel de Brians 1, en Sant Esteve Sesrovires, es junto a Quatre Camins, en La Roca del Vallès, lidera el ránking. Y no sólo eso, sino que también es la prisión con una plantilla más envejecida. Lo que hace más difícil la situación.


Así lo ha denunciado la Agrupación de Personal Penitenciario de CC.OO. Catalunya tras eleaborar un informe que ofrece unas conclusiones preocupantes: Las agresiones han ido creciendo de manera desmedida y continua a pesar de que la población interna se haya mantenido remarcablemente estable desde 2016, cuando se introdujo un nuevo sistema de clasificación de incidentes, a 2018.


Brians 1


Las cifras hablan por sí solas. Si en 2016 fueron el número total de incidentes en las cárceles catatalanas fueron 313, en 2017 ascendieron a 411 (92 incidentes más) y en 2018 han pasado a ser 503 (otro incremento de 92 incidentes en términos absolutos). En cuanto a los incidentes considerados graves, la cosa no cambia. Si en 2016 fueron 46 incidentes graves y en 2017 fueron 57, en 2018 se han disparado a 95, doblando ampliamente las cifras de 2016 y superando en más de un 60% las de 2017. 


Las agresiones directas de internos con voluntad de dañar a los trabajadores aumenta también sin ningún freno. Si en 2016 fueron 103, en 2017 se incrementaron en 41, llegando hasta 144. En 2018 se han incrementado en otros 41, hasta llegar a 185 agresiones directas. Dicho de otro modo, durante el año 2018 se ha producido en los centros penitenciarios catalanes un incidente de agresión consumada contra uno o más funcionarios cada dos días.


Así si se suman las agresiones consumadas con las tentativas a llevarlas a cabo, los incidentes el número de incidentes en los módulos no psiquiátricos durante 2018 se eleva a 406. Por el contrario, en 2017 fueron 333, lo que supone un incremento en números absolutos de 73 incidentes (un 22% en términos relativos).


Y precisamente, uno de los centros de Sant Esteve Sesrovires, Brians 1, junto con Quatre Camins, son los puntos negros del sistema, concentrando casi un 48% de todas las agresiones e intentos de agresión. 


EL CASO DE BRIANS


CC.OO. ha delimitado incluso la modalidad de las agresiones al personal de prisiones, considerando graves aquellas en que el reo ha agredido físicamente al funcionario y que ha provocado que sea traslado a un hospital con su posterior baja, y llama leves a aquellas que van desde el escupitajo a la agresión física que no comporta la baja del trabajador.



Brians 2


Teniendo esto en cuenta, Brians 1 acumula en 2018, ocho agresiones graves y 39 leves, en total 47, las mismas que en Quatre Camins, con la diferencia que en el centro de La Roca, se han dado cuatro agresiones graves más y cuatro leves menos. En el caso de Brians 2, también ubicada en Sant Esteve, los trabajadores han sufrido 34 agresiones, cuatro de ellas graves.


En cuanto a tentativas de ataques se dan muchas más en Brians 1 que en Quatre Camins. En la primera se han dado 52 tentativas de agresiones (5 graves y 47 leves), frente a las 47 de la segunda (7 graves y 40 leves). En Brians 2, se han dado 28 tentativas en 2018, cuatro de ellas graves.


Así, si se suman los intentos con las agresiones producidas, en tan sólo un año, se han producido 99 incidentes en Brians 1, 94 en Quatre Camins y hasta 62 en Brians 2.


PLANTILLAS ENVEJECIDAS


A este problema de las cárceles catalanas se le añade el envejecimiento de la plantilla. Las razones, acusan es una "política suicida" en materia de personal, sin oposiciones desde hace 10 años, con un decreto de segunda actividad inoperante y sobrepasado y sin jubilación anticipada que pueda resolver la situación.


De 4.644 trabajadores penitenciarios en Catalunya, 1.300 tienen 55 años o más y otros 1.091 tienen entre 50 y 54 años, es decir, más de la mitad de la plantilla deben enfrentarse con edades de 50 años o más a internos de una edad media muy inferior (el 60% son menores de 40 años), la agresividad de los que no cesa de aumentar. Este envejecimiento incide de manera grave en las consecuencias de las agresiones que sufren los trabajadores penitenciarios.


En los dos centros (Brians 1 y Quatre Camins) donde se producen casi la mitad de los incidentes de agresión la plantilla mayor de 50 años en interior sube al 47% (CP Brians 1) y al 44% (CP Cuatro Caminos) , es decir, prácticamente la mitad.

Los sindicatos de prisiones aplauden la dimisión del director de Brians 1
Presos de Brians 2 compiten en carreras solidarias

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial