Conoce todas las novedades de la Renta 2021

|

La campaña para la liquidación del IRPF y el impuesto de patrimonio del ejercicio 2020 arranca el próximo miércoles, 7 de abril, y se extenderá hasta el 30 de junio.



Renta 1


@EP


Una de las principales novedades la disfrutaran los afectados por un ERTE y  cuya declaración tenga resultado positivo y estén obligados a pagar, ya que la Agencia Tributaria planea modificar la normativa vigente para permitir fraccionar el pago en seis plazos en lugar de los dos actuales.


Los datos fiscales están disponibles desde el pasado 24 de marzo, pero los contribuyentes tendrán que esperar hasta el 7 de abril para poder presentar la declaración, que en ese momento solo podrá hacerse a través de internet, ya sea con el programa Renta Web o la aplicación móvil de la Agencia Tributaria.


Para acceder a tod la información será necesario identificarse con certificado electrónico, Cl@ve PIN o número de referencia, que se puede solicitar con los datos de la casilla 505 de la renta 2019.


La presentación telefónica de declaraciones comenzará el 6 de mayo, mientras que quienes prefieran hacerlo de manera presencial en oficinas tendrán que esperar al 2 de junio. En ambos casos será necesario solicitar cita previa.


El plazo de presentación de declaraciones termina el 30 de junio, salvo para aquellas con resultado a ingresar que quieran domiciliarse, que tendrán que estar presentadas antes del 25 de junio


CALENDARIO ORIENTATIVO DE LA DECLARACIÓN DE LA RENTA


7 de abril. Se puede empezar a presentar la declaración de la renta.

6 de mayo. Se pueden presentar las declaraciones por teléfono.

2 de junio. Se pueden presentar presencialmente en las oficina de Hacienda. 

25 junio. Último día para docimiliar el pago de la declaración de la Renta.

30 junio. Fin presentación declaraciones.


¿QUIÉN TIENE LA OBLIGACIÓN DE HACER LA DECLARACIÓN DE LA RENTA EN 2021?


La liquidación del IRPF es obligatoria para los contribuyentes que obtuvieron en 2020 rentas del trabajo superiores a 22.000 euros de un único pagador o de 14.000 euros de dos o más pagadores (siempre que la suma de los abonos de todos los pagadores que no sean el principal superen los 1.500 euros).


También están obligados a declarar quienes hayan recibido rendimientos del capital mobiliario de más de 1.600 euros o rendimientos del capital inmobiliario y otros conceptos superiores a 1.000 euros.


Aunque no estén obligados, los contribuyentes que no alcancen estos umbrales pueden presentar su declaración si lo desean, ya que es posible que se le haya practicado retenciones excesivas para su situación y tengan derecho a una devolución.


También están obligados a declarar a todos los beneficiarios del ingreso mínimo vital (IMV) a pesar de tratarse de una renta exenta, lo que afecta a unas 460.000 personas, de las que 226.000 son menores de edad.


Los  afectados por un ERTE que hayan cobrado una prestación del servicio público de empleo estatal (SEPE), tendrán que tener en cuenta algunas circunstancias en su declaración.

Entre ellas, figura que al haber cobrado del SEPE les aplican los umbrales para dos pagadores y que es posible que no les hayan retenido lo suficiente y tengan que abonar los impuestos pendientes.


Los afectados por ERTE podrán devolver el importe de la Renta a plazos y sin intereses


En caso de que el SEPE les haya pagado un exceso de prestación, la Agencia Tributaria recomienda esperar a que les reclame lo abonado de más. De no ser posible, los contribuyentes tendrán que declarar todo lo cobrado y pagar los correspondientes impuestos para después, una vez completada la reclamación del SEPE, solicitar una rectificación con devolución a la Agencia.

Si el resultado es positivo y el contribuyente que ha estado inmerso en un ERTE en 2020 tiene que pagar, este año podrá dividir la cuantía en hasta seis plazos, sin intereses, y abonarla entre los meses de julio y diciembre.


El Gobierno tiene previsto aprobar en breve una orden ministerial para introducir este cambio, ya que ahora solo se puede fraccionar el ingreso en Hacienda dos veces (el 60% al presentar la autoliquidación y el 40% restante en noviembre).


La prestación por maternidad, que cobran las mujeres con hijos menores de tres años, está vinculada al desarrollo de una actividad por cuenta propia o ajena, de manera que si se interrumpe por un ERTE o cese de actividad se dejan de cumplir los requisitos para aplicarla.


COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR COIGES GLOBAL BUSINESS SIGLO XXI SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial