Anselmo y sus hombres en la Fiesta de la Rosa del PSC

|

Policia viladecans psc

FOTO: @PSCViladecans


La Fiesta de la Rosa, que organiza el PSC, y que se celebró este pasado domingo en la Pineda de Gavà, cumplía 40 años. Un acontecimiento que había que celebrar por todo lo alto, aunque la asistencia ha sido inferior a la edición anterior. Cada año, va menos gente, según comentarios de los que no se han perdido ninguna edición.


Anselmo, el secretario de organización del PSC de Viladecans y concejal responsable, entre otras cosas de la Guardia Urbana, no quiso desaprovechar la ocasión y se "llevó" a una representación de "su guardia urbana" a la fiesta. El objetivo, hacer entrega de la aportación económica -¿a cuánto ascendía ésta?- de la campaña Escudos Solidarios contra la investigación del cáncer infantil que realiza el Hospital de Sant Joan de Déu y que cuenta con la colaboración de unos cuantos cuerpos de policías locales. La ocasión se aprovechó para que Anselmo acompañado de otra compañera del consistorio, la concejala, María Avila, inmortalizara el gran momento en una fotografía con tres de sus agentes.


La pregunta es: ¿no podrían hacer el acto en Viladecans, en cualquier dependencia, o en el calle? La presencia de los agentes municipales, con su jefe político en una fiesta de partido, la del PSC, que además es el que gobierna, no es muy ético que se diga, por mucho que lo disfracen de acto solidario. Está mal hecho por parte de Anselmo y por los propios agentes que se prestaron al juego. Situaciones como esta solo pueden ser interpretadas de una manera. ¿En cuántos actos de partidos políticos de Viladecans han estado presentes los policías municipales con su campaña? Que lo digan y así la gente se enterará de que no existe predilección por el partido de su jefe.


Los "hombres de Anselmo", deberían cuidar más su independencia de los partidos políticos, sobretodo de los que gobiernan. Lo que puede ser una buena obra, se convierte en una acción de marketing con un cierto tufillo de partida de billar pactada. Eso sí, damos fe de que no ha sido con el billar de los abuelos de Sant Jordi y que le "desapareció" a un grupo de jubilados con la excusa de unas obras. Las obras terminaron y ellos se quedaron sin billar y sin local. Según el propio Anselmo, porque el local no era del ayuntamiento sino de la antigua Caixa de Catalunya. Pero ese local sí que lo está utilizando una asociación de vecinos. Para los jubilados, nada de nada. Que hagan deporte caminando por las calles de Viladecans.


Y tengan ustedes cuidadín con algunos "hombres de Anselmo", sobre todo con aquellos que manifiestan que "ellos no están para servir a los ciudadanos". Hay unos cuantos que lo dicen. No todos los policías municipales son así, no, aún los hay peores.

La policía de Viladecans persigue a los perros Yorkshire "peligrosos"

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial