Los partidos del procés tienen un candidato que no es Puigdemont

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Lluis escola escolata carleS puigdemont


Los días van pasando y las negociaciones para llegar a un pacto de investidura donde pueda elegirse al President de la Generalitat y después este forme el gobierno que devuelva la "normalidad" institucional a Catalunya, debería ser la prioridad de los grupos políticos que tienen más opciones para conseguirlo. Eso debería ser, la realidad es bien diferente. 


Los personalismos, que en el fondo ocultan un interés para asegurase privilegios, sueldos, y notoriedad, no dejan avanzar las negociaciones. Situación que es realmente surrealista e injusta. ¿ Puede un pueblo sacrificarse por una sola persona?. Así lo entiende el divino Puigdemont que hasta el último minuto seguirá presionando para conseguir su objetivo que no será posible.


Se suele decir que las apariencias engañan y en política mucho más. La puesta en escena es fundamental para seguir despertando el interés de la ciudadanía, o al menos una buena parte de ella. No se explica lo que realmente está pasando. Se engaña con nocturnidad, alevosía y sin rubor alguno.


Las cosas que realmente están sucediendo, solo son conocidas por los negociadores. En muchas ocasiones, ni la mayoría de los dirigentes de los partidos implicados son conocedores de lo que se cuece en las "cocinas". Se enteran por los medios de comunicación, que suelen ser utilizados, también, para enviar mensajitos entre las partes, si las cosas no van como esperaban. Eso sí, los periodistas tienen la culpa de las filtraciones y las "mentiras" que publican en sus respectivos medios de comunicación, ¿ serán adivinos?. Hay  que echarle la culpa a alguien, menos a los verdaderos delatores.


¿ Qué novedades hay de la investidura del deseado –por agotamiento - president de Catalunya?. Aparte de la insistencia de Puigdemont por ser el elegido, que no lo será, la situación va cambiando. ERC no está dispuesta a que la justicia impute a más personal suyo. La CUP, apuesta ya por otro posible candidato que no sea el huido a Bruselas y el PDeCat, está hasta la barretina de los delirios de Puigdemont que pretende ser presidente a distancia para seguir cobrando un sueldo, que le pague el casoplón de 500 metros, coche oficial, escolta y gastos de representación. Eso sí, su sacrificio es por Catalunya, qué a nadie le quede la menor duda.


Los pocos días que faltan para el día D -sin que los juristas del Parlament se hayan pronunciado aún sobre la cuestión- y después del que el presidente del Parlament, Roger Torrent haya visitado a su jefe Junqueras, en la  prisión, para conocer personalmente su opinión de la situación, lo más lógico, si es que todo esto tiene sentido, es que finalmente propongan a otro candidato. Unas nuevas elecciones, ahora, sería como jugar a la lotería. El patio de la incertidumbre no está para jugársela a un solo número por lo que pueda pasar. Buscarán una formula, sin Puigdemont de presidente, pero  que le garantice las coles de Bruselas, sus cervezas y algo más, hasta las próximas elecciones europeas, donde el expresident puede ser cabecera de cartel, que le permita continuar en la ciudad con el cargo de eurodiputado y seguir dando la lata desde dentro, con continua presencia en los medios de comunicación dando la matraca. ¿ Es posible?, así lo comentan algunos en privado, en público opinan otras cosas políticamente correctas con el objetivo de que nadie se moleste. Eso es la política.


Decía Thomas Jefferson que “ Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado”


Artículo original publicado en Catalunyapress

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial