200 estudiantes del Instituto El Palau se manifiestan pidiendo respeto para los hijos de guardias civiles

|

Elpalau

IES El Palau - Maps.


Unos 200 alumnos del instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca se han concentrado la mañana de este jueves para pedir respeto hacia sus compañeros hijos de guardias civiles.


La concentración ha dado comienzo a las 8 de la mañana a las puertas del instituto, que está a apenas 100 metros de la comandancia de la Guardia Civil, y los participantes se han mantenido en la puerta, sin entrar a hacer clase.


En las paredes del centro educativo se han hecho pintadas en defensa de la Guardia Civil y proclamas como 'Stop adoctrinamiento'.


La concentración se convocó ayer miércoles entre los alumnos con el fin de expresar su protesta contra la actitud que ha mostrado el instituto "discriminando" a alumnos hijos de guardias civiles y en demanda de "respeto".


La presencia policial en las calles de Catalunya durante la jornada del 1-O el pasado domingo ha creado un ambiente de crispación contra los cuerpos de seguridad. Un odio injusto para muchos de los que lo estan pagando, sobre todo los niños.


Esta semana, en el colegio El Palau, un profesor le dijo a un hijo de Guardia Civil que "estarás contento con lo que hizo tu padre ayer", delante de toda la clase. 


"Hoy no puedo daros la clase como siempre. Estamos muy afectados. la ignorancia de la Guardia Civil ha quedado en evidencia. Sólo saben dar palos", dijo el docente. 


Este ataque irresponsable a un crío es inversamente proporcional a la participación que tuvo el censo municipal en el referéndum ilegal, pues solo votaron un 14% de los santandreuenses (2.865 de 19.215).


Además, el centro educativo está a escasos 100 metros de la comandancia de la Guardia Civil, por lo que muchos niños son hijos de agentes. Un cuartel que da de comer a unas 200 familias, mil personas aproximadamente.


El director del colegio, Josep Anton Asín, ha explicado que "han sido varios los padres que han mostrado sus quejas por lo que ha pasado".


"Ahora estamos recogiendo todas las versiones y adoptaremos las decisiones adecuadas para que lo ocurrido no altere la convivencia, que aquí siempre ha sido buena", ha dicho.


FORZADOS AL REPUDIO


Los maestros conminaron a los niños a mostrar su repulsa por la violencia policial del domingo. Cinco de ellos se negaron y llamaron a sus familias, que los pasaron a buscar. "Hubo muchos niños que no tuvieron el valor de quejarse. Aguantaron y rompieron a llorar al llegar a casa", explica un agente.


"Mi hija saltó. Tiene 15 años y su carácter. Yo le había dicho que tuviera mano izquierda. Que las cosas estaban tensas y que no se alterara si le decían algo. Pero no pudo contenerse. Ella ha nacido en Catalunya. Dijo que eso era injusto, que se estaba generalizando y preguntó si se podía marchar. Le dijeron que se fuera", dice otro agente que vive en Catalunya desde el año 89.


APOYO A LA GUARDIA CIVIL


Este jueves, medio millar de personas se arracimaron frente a la comandancia de la Guardia Civil de Sant Andreu de la Barca, la más importante de toda Catalunya para mostrar apoyo a los agentes.




La concentración obligó a cortar la vía durante una hora y media, mientras los allí presentes ondeaban banderas españolas y aplaudían a los coches que entraban y salían con cánticos como "Puigdemont, a prisión".

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial