Lluïsa Moret, alcaldesa de Sant Boi: "Hemos de adaptar las políticas a las necesidades y no las necesidades a las políticas"

|

La socialista Lluïsa Moret repite como alcaldesa de Sant Boi de Llobregat, tras obtener la mayoría absoluta en las elecciones del 26 de mayo de 2019, un apoyo que agradece y que ve como un aval de la ciudadanía para llevara a delante el proyecto que tiene para la ciudad. Sin dejar de lado los retos que se puedan presentar, como una posible recesión económica, Moret, está dispuesta a acabar con los proyectos pendientes y emprender otros nuevos, poniéndo la mirada en el 2030.


¿Cuál es la valoración qué hace de los resultados y lo que le representa?

Me da mucha euforia. Los resultados de un trabajo de proximidad durante la pasada legislatura. Ha sido un aval que ratificaba que esta era la línea a seguir.


¿Qué se quedó pendiente por hacer en el pasado mandato y que cree que se pueden acabar en este?

Queremos mantener el equilibrio entre diseñar la estrategia de ciudad, bien posicionada dentro del AMB, sin olvidar la proximidad y la vida cotidiana.

Y entre los proyectos pendientes que queremos realizar esta legislatura están: la piscina descubierta, que era una demanda histórica y la mejora y reurbanización de calles y plazas, como el eje comercial y cívico.

Y por otro lado los retos que no dependen del todo de nosotros como la variante. Las últimas noticias es que se esta desarrollando el proyecto de adjudicación que ha de ser efectiva en 2020.

Dentro de este ámbito está el tema de la caserna militar para ver como recuperar el convenio que se firmó con Carme Chacón y que se paralizó con el PP.


Lluu00efsa Moret alcaldesa de Sant Boi



Si en el anterior mandato se salía de la crisis en este parece que puede haber, si no la hay ya, un periodo de recesión económica. ¿Cómo lo enfrenta desde el ayuntamiento?

No son buenas noticias pero llevamos tiempo trabajando en las consecuencias de la anterior crisis y trabajando en cómo intensificar un desarrollo económico de nuestra ciudad, que sea capaz de generar un trabajo digno y diversificado para los distintos potenciales que tenemos en Sant Boi.

Esta política se ha de hacer, en primer lugar, de la mano de los agentes económicos de nuestra ciudad, que se empiezan a organizar, y luego, con los agentes y el grueso del tejido social. Sin olvidar que , además de nuestras singularidades, formamos partes del Gran Barcelona, somos metropolitanos y que las dinámicas del entorno metropolitano nos afectan y la solución ha de ser, pues, local y metropolitana.

Pero fijándonos en el ámbito local, hemos de reforzar los sectores más instalados en Sant Boi, como el sociosanitario. De hecho, dentro del Parc Sanitari Sant Joan de Déu se va a crear otro centro sociosanitario dentro que generar un centenar más de plazas nuevas de trabajo. Hay una falta de 34.000 profesionales sanitarios en el país y nosotros cedemos espacios para los servicios públicos y generando ocupación.

Otro eje importante de Sant Boi es la automoción porque acumulamos un grueso importante de empresas comercializadoras de vehículos, aunque sabemos que es un sector afectado por la crisis, pero el parque de vehículos se ha de renovar para fomentar el transporte eco.

Y por último la sostenibilidad. El 60% de terreno de Sant Boi, es espacio natural. Y fomentamos los productos de kilómetro cero gracias al Parc Agrari. Además de la gestión forestal ya que formamos parte del clúster de biomasa. Eso significa que salen nuevos puestos de trabajo, generando nuevos perfiles profesionales y además energía sostenible.

Queremos dar recursos a los emprendedores y los agentes económicos y sociales y estar preparados por lo que pueda venir.


Otro tema que preocupa últimamente a la ciudadanía es la seguridad, ¿cómo combatirá o combate el ayuntamiento esta sensación de inseguridad que parece que se esta generando? Hace poco, renovaron la plantilla de la Policía Local, por ejemplo. ¿Cuál es la situación?

Quiero insistir en que Sant Boi es una ciudad segura. Los índices de criminalidad son muy bajos, somos de las ciudades más seguras del entorno metropolitano. Hay quien teme que los problemas de seguridad en Barcelona afecten al área metropolitana, pero creo que si se hace una buena intervención en Barcelona no tiene porqué pasar. Y además muchas veces esas sensaciones son intencionadas por algunas razones y sectores que parecen interesados en ello.

Hay muchos problemas que son más de convivencia que de seguridad. El botellón en una plaza, por decir algo, no genera inseguridad, provoca un problema de convivencia. Es importante no generar alarma.

Lo que sí es importante es la coordinación entre los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad y aquí es muy buena.


Entiendo pues, que está satisfecha con el nivel de efectivos que hay en Sant Boi.

¡Hombre! A ver, nunca hay suficiente. Nosotros hemos cubierto nuestra plantilla, nos podemos plantear en un tiempo un pequeño aumento de plantilla. Lo que sí es cierto es que la plantilla de Mossos sí ha disminuido y nos preocupa, porque la suma de agentes es importante.


Ha hablado de problemas de convivencia, ¿cómo prevé solucionarlo?

Son muy diversos, pero se centran sobre todo en el uso del espacio público desde cómo lo conciben los diferentes sectores por edades, a los usos de las terrazas, si hacen demasiado ruido o no, y el mal uso de los jóvenes que hacen botellón.

Las ocupaciones también generan esos problemas. Y diferenciamos entre las que son fruto de la vulnerabilidad y la que es fruto de las mafias u otras organizaciones para otros usos, mal usos o incluso usos delictivos. Y en este último caso tenemos problemas, porque hay un vacío legal, y es cierto que generan situaciones complicadas, especialmente entre vecinos. Pero se debe abordar a nivel catalán y estatal.


La vivienda de hecho es uno de los grandes problemas, especialmente ahora por el aumento del precio del alquiler.

Es uno de los grandes problemas, sí. Y debe abordarse desde el ámbito local, pero también desde el supramunicipal y el resto de Administraciones. A nivel local estamos trabajando para construir entre 400 y 500 viviendas públicas en diferentes regímenes, de protección oficial, de alquiler asequible, de alquiler social,… precisamente para luchar contra las situaciones más acuciantes de vivienda e intentar poner freno al precio del alquiler.


¿Se plantean que condicionar la construcción de vivienda nueva a que destine un 30% de ésta a vivienda pública o de alquiler asequible?

Nos planteamos todo. Construir vivienda nueva, porque en los últimos años ha sido donde menos se ha construido. Por otro lado, rehabilitar con políticas de subvenciones a pequeños propietarios para que luego puedan ponerlo, si quieren, ponerlo en la bolsa de alquiler. Y desde el AMB se plantea rehabilitar viviendas desde la lógica de la eficiencia energética, especialmente el más antiguo y hacerlo en sectores concretos.


Dentro de la sostenibilidad está el transporte sostenible, ¿cuál es su propuesta?

En primer lugar, mejorar el transporte pública. Y desde el AMB se ha renovado el parque de vehículos y han aumentado las frecuencias y las rutas.

Luego potenciar otras lógicas de movilidad sostenible como ir a pie o en bici. Aquí priorizamos al peatón y clasificamos nuestros espacios en tres: las vías rápidas, las zonas 30, que son de coexistencia entre bici, peatones y vehículos, y las zonas 10 o peatonales.

Respecto al uso del patinete estamos tratando de revisar ordenanzas y regular velocidades, por cómo debe ir… a partir de un modelo que ha elaborado el AMB.

También apostamos por el carril bici, especialmente para conectar el núcleo urbano con los polígonos. Aunque por orografía están los barrios de montaña que requieren otras lógicas, a medida de cada realidad.


Sobre los polígonos, ¿cómo fomenta su desarrollo teniendo en cuenta de que hay informes que aseguran que no siempre están adecuados a las demandas del mercado?

Ha habido una evolución histórica, eso es obvio. Hay unas naves que se han quedado pequeñas oras grandes. Pero confiamos que con el PDU del AMB quede replanteado.

Queremos actualizar los polígonos con el plan de polígonos que desarrollamos y hacerlo de la mano del tejido productivo para ver como atraer nuevas empresas y sectores del mundo industrial.


¿Tiene algún gran proyecto urbanístico para esta legislatura?

Como dije, uno de los proyectos es la piscina municipal descubierta, que esperemos que el año que viene ya esté en marcha. Con una zona acuática de ocio y tiempo libre y crear un eje deportivo. En este ámbito, tenemos un proyecto de ampliación del Polideportivo de la Parellada, que se ha quedado pequeño y antiguo. Queremos adecuarlo a las nuevas necesidades de la ciudad y dotar la zona de equipamientos deportivos importantes.

También hay proyectos en fase de diseño y que igual no se acabarán ahora, pero que nos gustaría acabar de tenerlos diseñados. Como el parque de Can Soler para el que estamos hablando con el Incasol y el Consorci de la Colònia Güell, que se ha de finalizar y cerrar la frontera con la Ciudad Cooperativa. Luego está cerrar el entorno del Delta y que debe conectarse con la variante pero también con el río y podremos acabar con el planeamiento de este sector. Y por último, la zona de Camps Blancs, la zona del picnic, del béisbol y la zona fronteriza con el parque forestal y el entorno del polígono de Can Gavarrot.

Y luego, el Ateneu. Consensuar con las diferentes entidades y colectivo de la ciudad como levantarlo de nuevo.


¿Y el parque agrario?

Es nuestro factor distintivo. Somos la ciudad que más terreno aporta al Parc Agrari del Baix Llobregat. Y se ha de reconvertir. Evidentemente ha de mantener su valor paisajístico y ambiental, pero también potenciarlo como motor económico. Porque sino morirá.

Lo primero que se debe garantizar es el relevo generacional, porque cada vez hay más tierra baldía. Ahora, apostamos por un plan director de política agraria que quiere profesionalizar el mundo agrario y hacerlo a través de la formación. Queremos acoger la escuela de huerta y adaptarlo a la realidad periurbana y formar a jóvenes que se quedan dedicar a ello profesionalmente y ponerlos en contacto con el traspaso de estas tierras, escuchando sus proyectos y necesidades.

El Parc Agrari ha de ser un motor económico y relacionarlo con la nueva agricultura, tal y como hemos hablado con otras ciudades. Repensar la comercialización del producto, destacando el producto de proximidad, el contacto directo con el consumidor, la relación con los mercados municipales. Y luego concienciar a la ciudadanía de que el mejor producto para su salud es el que está al lado de casa.


¿Cómo plantea el plan de gobierno?

Queremos vincularlo con la Agenda 2030 y lo tenemos bastante construido así. Plantearemos los retos del mandato y los que van más allá pensando en el Sant Boi de 2030. Desde lo local a lo estratégico. Ahora el equipo de gobierno el primer borrador, luego pasará por el diálogo con el resto de fuerzas y luego lo acercaremos a la ciudadanía.

Pero queremos que sea flexible, por lo que pueda pasar. Marcaremos los principales retos pero que pueda adaptarse a las circunstancias. Hemos de adaptar las políticas a las necesidades y no las necesidades a las políticas, sino no tiene ningún sentido.

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial