Esplugues pone en marcha una operación contra el incivismo de los dueños de los perros

|

Durante todo este mes de octubre Esplugues de Llobregat desarrolla una nueva edición de la Operació Can. El objetivo de la campaña es detectar, denunciar y corregir las conductas asociadas con una tenencia o conducción de los perros de manera incívica aplicando tolerancia cero ante las conductas más graves. La campaña responde al compromiso logrado y recogido en el Pla Local de Seguretat y a las quejas reiteradas y fundamentadas de la ciudadanía.


Perros esplugues



Para llevar a cabo la Operació Can, se dispone de agentes de la Policía Local –en turnos de mañana, tarde y noche– tanto uniformados como de paisano, Agents Cívics/ques, servicios municipales de Jardineria i Neteja Via Pública y vigilantes de los parques. La vigilancia se hace por toda la ciudad, especialmente en las zonas de parques y paseo. 


En la edición del mes de abril de la Operació Can, la Policía Local efectuó una decena de denuncias por infracciones como llevar un perro potencialmente peligroso sin bozal o sin licencia, por no llevarlo con correa o por no recoger sus excrementos.


Desde mediados de este año está en vigor la nueva ordenanza reguladora de la tenencia de animales en Esplugues para adaptarla sobre todo a los "cambios de mentalidad social en relación con la convivencia ciudadana", según dice el texto. El objeto de esta ordenanza es "regular la protección, el control y la tenencia de animales dentro del término municipal de Esplugues y, especialmente, la interrelación entre las personas y los animales en aspectos de convivencia humana y en actividades de recreo y lucrativas con un doble objetivo: la protección de la convivencia, la seguridad y la salud de las personas, y la protección y el bienestar de los animales".

Esplugues se pone estricta con la tenencia de animales

COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial