Doble ataque a un centro de menores no tutelados de Castelldefels

|

INFORMACIÓN RELACIONADA: La Generalitat traslada a los menores


El Ayuntamiento de Castelldefels ha anunciado que si se confirma que los ataques al centro Cal Ganxo, donde residen menores extranjeros tutelados, son fruto de ujn delito de odio, se personará como acusación particular.


El centro de de menores tutelados que la Generalitat tiene en Castelldefels, el centro Bassam, ubicado en Can Ganxo, ha sido víctima de dos violentos ataques por parte de un grupo de encapuchados que acabaron con la hospitalización de un menor y con numerosos desperfectos en el centro este fin de semana.


El primer ataque se produjo la noche del sábado 9 de marzo a las 21:30 cuando un grupo de unas 25 personas encapuchadas entraron en el centro, hicieron destrozos en el edificio e intentaron agredir educadores y menores. El equipo de profesionales del servicio pudo proteger a los niños pero uno de ellos tuvo que ser trasladado al Hospital de Viladecans. Dos educadores también fueron atendidos por contusiones.


Cal ganxo castelldefels


Un rato antes, el mismo sábado, un grupo de jóvenes migrados que volvían solos al centro y un grupo de jóvenes del municipio habían protagonizado una discusión que terminó con lanzamiento de piedras.


En el ataque perpetrado en el centro, uno de los menores, al que tiraron de una tapia de dos metros y lanzaron piedras, resultó herido y tuvo que ser traslado al Hospital de Viladecans y ya ha sido dado de alta. Además dos educadores sufrieron contusiones.


El Departamento de Treball, Afers Socials i Famílies manifiestó al día siguiente su rechazo frontal y su condena más enérgica al ataque que se produjo en el centro de emergencia para jóvenes migrados, conocidos como MENA (Menores Extranjeros No Acompañados).


El conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani, afirma que "este tipo de ataques violentos no tienen cabida en nuestra sociedad y son detestables por violentos, intolerables para injustos y del todo contrarios al sentir mayoritario de la sociedad catalana".


SEGUNDO ATAQUE


Pese a la condena de la Conselleria, al día siguiente del primer ataque, el domingo 10 de marzo, ya no fueron 25 personas, sino un grupo de 60 individuos, algunos de ellos participantes de los incidentes del sábado, se presentaron de nuevo en las instalaciones de Cal Ganxo y lanzaron piedras contra el centro. 


Los hechos obligaron a actuar a los Mossos d'Esquadra que finalmente lograron dispersar a los concentrados y hacia las 21 horas la situación se dio por controlada sin producirse heridos ni registrarse ninguna detención.


El conseller de Treball ya reafirmó el sábado que "el compromiso de este Gobierno y el mío personal es hacer frente a cualquier actitud violenta hacia el colectivo que sea y venga de quien venga".


Por eso, El Homrani, además, explicó que "el Govern se presentará - como ha hecho en otros casos- como acusación particular contra los agresores en defensa de los derechos de los niños. Y, además, también se pondrá una denuncia en la Fiscalía de delitos de odio".


INVESTIGACIÓN


Los Mossos d'Esquadra están tomando declaración como testigos este lunes 11 de marzo a monitores, menores y un guardia de seguridad del centro de menores tutelados, dentro de una investigación abierta por posibles delitos de lesiones, coacciones y daños.


Según han informado a Europa Press fuentes policiales, durante este lunes los investigadores han ido tomando declaración a varios testigos, y más adelante se prevé citar a la veintena de personas que fueron identificadas el sábado y domingo ante el centro, así como otras personas que resulten de la investigación.


Los Mossos están confeccionando el atestado correspondiente, que se remitirá a la autoridad judicial, al haber iniciado de oficio una investigación tras tener conocimiento del ataque producido al centro Bassam.


POSIBLE DENUNCIA DEL AYUNTAMIENTO


Por su parte, el Ayuntamiento de Castelldefels asegura que está esperando la conclusión de la investigación que los Mossos están llevando a cabo para determinar el origen y la motivación de estos "condenables" hechos. Si la investigación policial confirma, como señalan los primeros indicios, que se trata de un delito de odio con motivaciones racistas, el consistorio ha adelantado que se personará en la causa como acusación particular.


La alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda, señaló que "queremos ser cautelosos antes de calificar los hechos, pero si se confirma que hay una motivación xenófoba actuaremos en consecuencia, porque Castelldefels es una ciudad que se reconoce en el espejo de la solidaridad y la diversidad y donde estas conductas no tienen cabida ".


Asimismo, el Ayuntamiento hace un llamamiento a la responsabilidad de todos -partidos políticos y ciudadanía en general- para que no alimenten el falso discurso que vincula inmigración y delincuencia. En Castelldefels, la presencia de los menores tutelados no ha significado un incremento de los delitos, como se confirmó, dicen, en la Junta de Seguridad Local celebrada la semana pasada de manera ordinaria.


PENDIENTES DE TRASLADO


En declaraciones a TV3 , la alcaldesa de Castelldefels, María Miranda, ha valorado que el enfrentamiento inicial entre los los jóvenes, se trató de una pequeña pelea, en sus palabras: "Y a raíz de eso, cuando los menores se marcharon, los jóvenes se organizaron entre ellos, subieron y sucedió este ataque, que desde el Ayuntamiento por supuesto rechazamos".


El Ayuntamiento ha subrayado que tuvo conocimiento el 30 de noviembre, de manera oficial, de la presencia de los menores tutelados en Castelldefels, en concreto en la masía Cal Ganxo, un equipamiento municipal la gestión de la cual se adjudicó a Fundesplai para llevar a cabo actividades de educación y sensibilización medioambiental.


Desde entonces, y aunque consideraba que el centro Cal Ganxo no reunía las condiciones óptimas para acoger estos menores con las mejores garantías, el gobierno municipal, a través de las concejalías de Servicios Sociales y Nueva Ciudadanía, se ofreció para trabajar conjuntamente para acompañar a los menores en varios servicios como por ejemplo el aprendizaje de idiomas. La respuesta de la DGAIA fue que no era necesario emprender este trabajo conjunto para que la presencia de los menores en la ciudad era provisional. Cabe decir que esta colaboración se ha estado llevando con normalidad en otros casos.


En este contexto, dado que desde los servicios municipales no se podía trabajar con estos menores y que el centro no reunía las condiciones óptimas, el ayuntamiento, hace dos semanas envió una carta a Fundesplai para que reanudaran las actividades medioambientales. La marcha de los menores tutelados prevista para el próximo 14 de marzo, se ha acelerado con los condenables hechos que se han producido este fin de semana.


MOVEM ACUSA AL GOVERN


Pese a la la llamada a la prudencia hecha por la alcadesa de Castelldefels, Movem Castelldefels ha lamentado este lunes 11 de marzo "la mala gestión" de la Generalitat de los menores no acompañados, con un sistema de acogida que considera improvisado e insuficiente y con falta de coordinación con los ayuntamientos.


Según ha explicado el partido en un comunicado, los incidentes ocurridos este fin de semana en la ciudad, donde el sábado y el domingo se produjeron sendos ataques al 'esplai' Cal Ganxo que acoge a estos menores, suponen "un ataque racista" injustificable.


"Viene alimentado por la supuesta responsabilidad que se les ha atribuido por el aumento de la delincuencia en la ciudad, hechos que la Policía Local desmiente", ha afirmado el partido.


El partido ha señalado que lo que comenzó el sábado como una pelea entre jóvenes, se acabó convirtiendo "en una acción coordinada y premeditada" durante la jornada del pasado domingo, armados con palos y con gritos abiertamente xenófobos, señala.


"A ESPALDAS" DEL CONSISTORIO


Movem ha confirmado, como ha hecho el consistorio, que la Dgaia trasladó a una treintena de menores a Cal Ganxo, eso sí, lo ha fechado en diciembre de 2018 y ha verbalizado que se hizo "a espaldas del Ayuntamiento de Castelldefels, que fue informado posteriormente, y del cual no se aceptó ninguna colaboración".


En ese sentido, López ha subrayado que el trabajo coordinado entre las diferentes administraciones "es imprescindible para crear un clima de buena convivencia" y evitar situaciones como las que se han dado este fin de semana en Castelldefels".


El centro de Castelldefels, que dispone de 35 plazas para menores no tutelados, no ha sido el único que ha sido atacado durante esta semana pasada, ya que el 5 de marzo, un hombre entró en otro centro de menores, esta vez en Canet de Mar, armado con un machete, en una casa de colonias donde se atiende a los menas, donde los Mossos detuvieron al agresor y no hubo que lamentar heridos.



COMENTAR

Pressdigital
redaccio@vilapress.cat
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso legal Cookies Consejo editorial